El Gato y La Caja

Las ideas al sol

~10min

Una vez, en el año 2018, el doctor Damián Blasi, investigador de la Universidad de Zúrich, Suiza, estaba en un asado en Argentina, ya en sus últimos días de visita antes de partir de vuelta hacia Europa. En medio de una conversación, mencionó con entusiasmo un estudio reciente en el que se había hallado que uno de los genes que correlacionan con mayor “inteligencia general” −medida a través de tests estandarizados− se expresa en la corteza prefrontal del cerebro. Esto parece tener sentido dado el rol de esta área del cerebro como región organizadora del pensamiento. Cuando terminó de decirlo, se hizo un silencio incómodo. 1Cuando decimos que un gen se expresa en algún tejido determinado del organismo nos referimos a que, a pesar de que cada célula de nuestro cuerpo comparte el mismo genoma (con excepción de las gametas y algunos tipos celulares del sistema inmune), nuestros genes no se “activan” de la misma manera en todas las células, sino que su patrón de expresión depende de factores como el tipo celular, el momento de desarrollo o el ambiente. Recordemos que la expresión de un gen se refiere a que este se active para generar ARN (que a su vez puede generar proteínas). Por otra parte, los tests estandarizados son tests que han sido probados, estudiados y validados en diferentes poblaciones, de forma que sus límites y alcances son en principio conocidos, o por lo menos han sido investigados y debatidos. Al ser utilizados en muchos estudios con poblaciones diferentes, permiten la comparación entre ellas.

¿Qué había pasado? ¿Damián estaba sugiriendo que la “inteligencia” de una persona (entendamos lo que entendamos por inteligencia) puede en alguna medida estar influenciada por la información genética contenida en sus células? Sí.

¿Estaba diciendo que habría que eliminar a las personas menos inteligentes para así “mejorar” la especie? Claro que no, y este es precisamente el tipo de confusiones que, creo, necesitamos allanar.

En ciertos ambientes parece difícil tener una conversación abierta, razonable y sana sobre algunos descubrimientos de la genética. ¿De dónde surge semejante sensibilidad a temas que están en la vanguardia de la agenda de investigación mundial? Cualesquiera sean los conocimientos descubiertos por la biología, la neurociencia y la genética sobre el comportamiento humano, creo que la mejor opción que tenemos hoy en día es sacarlos a la luz del sol, que es siempre el mejor desinfectante, también para las ideas. 2“La luz del sol es el mejor de los desinfectantes” es una famosa cita de Louis Brandeis, juez de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos a principio del siglo XX. Hoy sabemos que, rigurosamente, esto no es tan cierto. En algunos casos la luz del Sol puede eliminar gérmenes, pero de ahí a decir que es “el mejor desinfectante” hay un largo trecho. De todas formas, la analogía me resulta tan linda que preferí dejarla.

El Gato y La Caja