Un millón de años luz

Un millón de años luz

TXT

Alexis Caporale

IMG

Andrés Rosenberg

¿Qué es un año luz? ¿Cuánto dura? ¿Tiene sentido la pregunta anterior?

Un millón de años luz

Confucio decía que hasta el camino más largo empieza con un primer paso. El tema es que a veces ese paso puede ser directamente hacia un pantano, a menos que tengamos recontra claro que lo que pensamos que sabemos es además la respuesta correcta.

Como para pegarle al sentido común mientras todavía nos desperezamos, empecemos con una pregunta: ¿cuál de estas dos frases es correcta?

  1. “No te veo hace un año-luz”. (hace una bocha)
  2. “No voy ni loco, queda a un año-luz de casa” (en la loma del ogt)

Obvio para algunos, generador de ACVs para otros, resulta que la segunda opción es la correcta. Sí, aunque parezca absolutamente absurdo, un año-luz es una unidad de distancia, no de tiempo. Hecha esta aclaración por si llegaste a este post por un pifie de Google buscando ‘¿cuántos años va a durar este corte de luz?’, podés seguir leyendo.

Pero, ¿a qué equivale un año-luz? Se define como la distancia que recorre la luz en el vacío durante un año. Ahí, la luz viaja a 299.792.458 metros por segundo, unos 300.000 kilómetros por segundo.

300.000 km/s * 60 s =  18.000.000 km/minuto * 60 minutos = 1.080.000.000 kilómetros por hora * 24 horas = 25.920.000.000 km/día * 365 días = 9.460.800.000.000 kilómetros por año.

Voilà, ¡un año-luz son 9.460.800.000.000 kilómetros!

Aha, mirá qué dato más útil, me re sirve. Es un número muy práctico para usar en mi día a día. Por ejemplo, de mi casa a la cancha de River hay 9,258 km en bici, o sea 0,0000000000009786 años-luz, y ni hablar de lo que puede hacer esta nueva unidad de medida en los locales de pizza por metro o por los hombres de uno sesenta y cuatro que intentan confundir.

OK, quizás, y solo quizás, ésta no sea la forma más sencilla de manejar distancias cotidianas.

¿Entonces? ¿Para qué sirve? Como bien podemos pensar, los años-luz son útiles para medir distancias en un Universo donde todo es angustiantemente enorme. Claro, ¿quiénes sino los astrónomos podrían ser tan coquetos de usar una unidad de medida así de complicada? Todo muy ‘Hola, soy Javier, no soy de Escorpio pero puedo ubicarla en el cielo y mido las cosas en años luz. ¿De dónde sos? ¿Venís siempre acá? ¿Cuál es tu unidad de medida preferida?’ (una apertura válida, pero cuestionable en términos darwinistas).

Ahora bien, sería bueno saber por qué empezaron a usar esta unidad de medida tan estrambótica (y cabe aclarar que hay unidades de distancia aún más complicadas, porque la física no tiene límites a la hora de hacerle la vida imposible al ciudadano común y corriente). Imaginemos que estamos mirando las estrellas y tenemos que descifrar cuán lejos están de nuestro querido planeta (la Tierra, para quienes anden con muchas cosas en la cabeza). Es evidente que lo primero que miramos de esos lindos puntitos nocturnos es su luz.

Los egipcios, los griegos y los mayas, entre otros, ya entendían un montonazo sobre las constelaciones, los planetas, los días, las horas, las cosechas, los signos y todas esas cosas que ahora se disputan entre la astronomía y la astrología.  Pero el que peló la punta de esta cinta scotch fue Ole Romer, un astrónomo que, observando Ío —una de las lunas de Júpiter—, encontró que, dependiendo del momento del año, la órbita hacía medio cualquiera. Romer, en vez de poner un parche teórico geométrico, tuvo una idea reloca.  Pensó que capaz la luz tarda en ir del punto A al punto B algo distinto de ‘infinito punto rojo’.

Por primera vez, la Humanidad encontraba una forma de relacionar a la luz con el tiempo y la distancia.

Además, el curioso nombre de esta unidad no es al voleo porque, aparte de la distancia, nos da una noción muy simple del tiempo que hace que pasaron las cosas o el tiempo que tardaríamos en llegar hasta esas cosas. ¿Eh? ¿Qué? ¿Por qué?

Bueno, si yo sé que una estrella de esas bien brillantes como las del sistema Alfa Centauri —la constelación más cercana a nosotros— está a unos 4,37 años luz, entonces sé que esa luz que yo estoy viendo tardó 4,37 años en llegar hasta mis ojos. O sea que esa luz se estuvo moviendo a la velocidad de la luz (spoiler alert: la luz se mueve a la velocidad de la luz) durante 4,37 años, atravesando kilómetros y kilómetros (4,1343696 x 1013 km) para llegar desde su lugar de origen hasta nosotros.

Es decir que, encima de todo, entender los años-luz nos obliga a enfrentarnos con el hecho de que lo que vemos en nuestro presente es el pasado del resto del Universo. Lo que suena a Coehlo, pero bien, y significa que es posible que algunas de las estrellitas que vemos ya no existan en su tiempo presente. Algunas se extinguen sin pena ni gloria, otras tienen suerte y pasan a la inmortalidad en forma de agujeros negros. Pero, cualquiera sea su destino, siempre nos enteramos tarde. El último orejón del cosmos.

También nos chocamos contra una dura realidad: si quisiéramos llegar a Alfa Centauri tendríamos que viajar 4,37 años a la velocidad de la luz, y medio que está difícil tocarle timbre a esos vecinos intergalácticos cuando tomarte la línea M (Tribunales – Alfa Centauri) lleva tiempos comparables a generaciones y generaciones humanas, cosa que nos deja bastante desolados, estemos o no acompañados.

Por suerte existen cosas más a mano en el Universo. Nuestra queridísima Luna está a ‘solamente’ 384.400 km de la Tierra, unos 1,28 segundos-luz. Eso significa que no vemos la Luna en tiempo real, sino que nos llega con 1,28 segundos de delay, tiempo que cada dos por tres promete ser acortado por algún que otro romántico irresponsable.

Otro elemento bastante importante de nuestro sistema solar que está a una distancia medible en años-luz es el maravilloso Sol. La distancia media entre la Tierra y el Sol es de 149.600.000 km, que vendrían a ser 8,31 minutos-luz. O sea que si el sol se apagara de repente nosotros tardaríamos 8 minutos en darnos cuenta de que ese era nuestro último ratito de bronceado de la historia.

Ocho minutos-luz que no son tiempo, sino distancia. Distancia entre ser y no ser. Dos canciones pop, un Stairway to Heaven, tres estaciones de subte, una vuelta al perro, una ducha rápida.

Tiempos asimilables para distancias ridículas, descabelladas, incompatibles con la intuición. Porque el Universo es más como es que como nos gustaría que sea, y ahí nos tiene a nosotros, con nuestras humildes unidades de medida, haciendo lo que podemos para tratar de entenderlo.

En esta nota se anda diciendo...

Omar Antonio

03/06/2015

Omar Antonio

Muy Buena nota!
Genio.
Me gustó mucho.

Sebastián

02/06/2015

Sebastián

Muero por saber cómo hacer para buscar en Google ‘¿cuántos años va a durar este corte de luz?’ SIN LUZ. *No vale grupo electrógeno*
Perdón, ahora sí leo xD

Julian

01/06/2015

Julian

Estrictamente, no sólo al ver las estrellas estamos viendo el «pasado», sino al ver, a secas, ya que la luz tiene una velocidad, desde la fuente emisora de esa luz (o reflectora), hasta el sistema visual del que la recepta hay una distancia (sea cual sea), por lo que siempre que vemos algo, es pasado. Se entiende absolutamente que es mas fácil entenderlo cuando decimos que la luz de (Sid Meier’s) Alpha Century salió hace 4,73 años, y se complica mas fraccionarlo y achicarlo para comprender que al ver la piba en la vereda de enfrente, estoy viendo un pasado de 0,0000000007 segundos de antigüedad.
La nota, impecable.

P.D: «En unos minutos Saturno va a entrar en la constelación de Andrómeda, que generará una explosión de energía erótica en todo el universo: esperemos juntos ese momento». Juro que me sirvió.

Ana laura

01/06/2015

Ana laura

Muy buena explicación mundana !!!!!

tia Nora

01/06/2015

tia Nora

Muy bueno Ale. !!. por fin alguien de la familia q le interesa la cosmología.

Julieta Ru

01/06/2015

Julieta Ru

Que genial rejunte de gente! Que buenas conversaciones en los comments!
Me gusta mucho la nota, se la voy a pasar a todos los no-científicos a los que al menos una vez al mes les digo que usan mal el año-luz.

Lau

01/06/2015

Lau

«9.460.800.000.000 kilómetros» No. No se ni decir ese numero.
«‘Hola, soy Javier, no soy de Escorpio pero puedo ubicarla en el cielo y mido las cosas en años luz. ¿De dónde sos? ¿Venís siempre acá? ¿Cuál es tu unidad de medida preferida?’ (una apertura válida, pero cuestionable en términos darwinistas).» Estaras intentando levantar a la chica equivocada….

Enrique

01/06/2015

Enrique

A mí con los 3 mnutos de Nahuel me queda un olor a bolas que ni te cuento… Me conformo con 5. Acá en Neuquén, en verano te tenés que bañar cerrando la canilla al enjabonarte porque el agua no sube al tanque más que de noche… (a mi tanque personal me sube el agua de vez en cuando, si estoy sobrio)…
Me gustó mucho cómo enfocaste el tema. Quizá habría que pensar en alguna analogía para peques de 3 a 5… trabajo en formación docente para nivel nicial y sería apasionante desarrollar un poco el tema. Hasta ahora he conseguido un par de modelos y analogías con el Big Bang y también con la teoría general de la (bombos y platillos) Relatividad y funcionaron bastante bien… Si querés te armo un articulito (así de chiquitito).

Gervasio

01/06/2015

Gervasio

Una ducha rápida 8 minutos? o sea que además de todo, los divulgadores son inmundos obsecuentes del baño polaco

Lisandro

01/06/2015

Lisandro

Contrario a la lógica Darwinista, el discurso de «Sabías que vemos el pasado del universo?» me ha sido útil con la pibada (puede que el fernet haya sido un factor coadyuvante).

De todos modos, muy buena nota! Espero sigas apareciendo por el gato.

guanaco

01/06/2015

guanaco

…lo cual prueba que el flaco Spinetta, no se dedico a la física o la astronomía (por suerte) http://www.youtube.com/watch?v=vWH6dSnvLm4

Nahuel

01/06/2015

Nahuel

Hola (Eh´) gatos!

Dos aclaraciones.
Como bien dijo Francisco, Alfa Centauri está a 4,37 años luz, no millones (que sería la distancia ida-vuelta a Andromeda… si te bajas una estación antes y caminas).
Y segundo. A la hora de la conquista todo homo astroloco macho cachondo se inclina por los parsec como intento de atraer pareja. Lo que explica la baja tasa de reproducción de astrónomos.

Salud!

Paula

01/06/2015

Paula

Tenés un estilo hilarante para escribir. Escribiles guiones a los de Comedy Stand-Up si estos del Gato no te aumentan el sueldo.

La nota, además de matarme de risa, me fue muy útil para entender al fin por qué los colectiveros nunca respetan la luz roja. Es que miden en años luz la duración del semáforo cuando tendrían que medir con eso el ancho de la avenida. (Spoiler alert: El colectivo 151 viaja a la velocidad del 151).

Francisco

01/06/2015

Francisco

Muy buena nota! y muy interesante! Sin embargo, una cosa, el universo es muuuuuy grande, pero tampoco la boludez :P Alfa Centauri tengo entendido que esta a «solo» 4.37 años luz (sin el millones). Lo que es muy practico, porque uno podría viajar dentro de velocidades físicamente legales y llegar con solo un poco mas de panza :P

Lisa, en esta casa respetamos las leyes de la termodinamica.

Saludos!

Ana

01/06/2015

Ana

Bunísimo!! Creo que es muy didáctico y que atraparía la atención de los alumnos de la escuela media. El tema se trata en Física, pero también en Cosmografía. Felicitaciones!!

Leo

01/06/2015

Leo

Interesante nota, importante aclarar esta cuestión. una consulta que me surgió cuando leía «la historia del tiempo» si yo quiero hacer llegar un pulso de laser a saturno -que está a 4 hs luz de la tierra- tengo que apuntar a saturno o a donde va a estar saturno en 4 hs?