El Gato y La Caja
Modelo para armar

Modelo para armar

TXT

Pablo A. González

IMG

Maggie Cubino

¿Qué es un transgénico? ¿A cuánto estamos de los tomates asesinos?

Modelo para armar

‘Pero el que ha oído y no ha hecho nada, es semejante a un hombre que edificó una casa sobre tierra, sin echar cimiento; y el torrente rompió contra ella y al instante se desplomó, y fue grande la ruina de aquella casa.’

Lucas 6:49

 

No quiero empezar a escribir porque sé lo que viene después. Viene la tormenta de cómo no alcanzó. De las cosas que faltaron. La arena en los ojos, la pelea que va directo al barro, que se desmenuza hasta no tener sentido y que se mezcla con suficientes discusiones puntuales para terminar teniendo tanto gusto a todo que no tiene gusto a nada.

Es difícil empezar a escribir porque si dejamos pasar tanto tiempo antes de abrir esta puerta es porque necesitábamos un piso firme sobre el cual plantarnos, y nunca terminás de estar seguro si el piso nuevo aguanta tu peso. Necesitábamos un espacio, ese que nos regala el que lee al permitirse dudar antes de tomar una decisión. Antes de asumir que las cosas son o no son sin haber transitado un no saber sincero, una posibilidad de cambiar de opinión, o de formar una que siempre se basó en el miedo.

Con la intención de mantener la arena lo más lejos posible de los ojos, arranco por decir que trabajé 6 o 7 años en un laboratorio en donde se hacen transgénicos y en donde hoy aspiro a doctorarme.

Esto no necesariamente es parámetro de postura general sobre la práctica, pero sí por lo menos la garantía de haber explorado e involucrado de primera mano en el ejercicio de algunas técnicas. Resulta que la transgénesis en sus muchas formas es hoy una herramienta indispensable para la investigación así como para la vida en general (y ‘vida’ lo estoy usando en el más amplio sentido de la palabra, ese que incluye al humano como una ramita chiquita de algo enorme). Resulta, también, que todavía tengo un número par de ojos, brazos y piernas, y que es mucho más fácil rascarse con 6 manos, así que punto para trabajar en transgénicos.

Esta es la nota 1 de 82745 que deberíamos escribir para poder decir que estamos hablando cabalmente sobre este tema. Como alguna que incluya la discusión sobre las repercusiones (o no) de los transgénicos sobre la salud y el ambiente, o sobre cómo el uso mayoritario (o más conocido) de esta tecnología está enfocado en sostener la productividad y rentabilidad de un modelo económico basado en el agronegocio como lo conocemos (con todo lo que eso conlleva). Alguna otra sobre el uso de transgénicos en cosas que no tienen absolutamente nada que ver con la agricultura, como puede ser la producción de insulina para diabéticos más dulces o de enzimas para jabón en polvo que permitan gastar menos agua para lavar nuestros calzoncillos. También habría que incluir una sobre lo absurdo que me resulta pensar en patentar los genes secuenciados siendo nosotros una especie exitosísima en gran medida gracias a nuestra capacidad de generar conocimiento de forma colectiva. Pero, para llegar a esas discusiones, tenemos que empezar por saber exactamente de qué estamos hablando cuando hablamos de transgénesis.

 

Entender, o por lo menos intentar entender de la mejor manera posible el entramado político, científico, económico, técnico y social (básicamente, el entramado humano) que se teje alrededor de una idea puede ser profundamente complicado, más allá de que la idea de fondo sea tan sencilla que podemos expresarla en una forma bien simple, algo como ‘vamos a agarrar un pedacito de material genético de este bicho y se lo vamos a poner a este otro bicho’.

Es que para construir cualquier discusión necesitamos primero saber exactamente qué carajo es un transgénico (o, con el branding moderno, un Organismo Genéticamente Modificado). No vamos a patalear esta vez por la noción más o menos amplia de ‘genéticamente modificado’. Está claro que todos los bichos vivos estamos genéticamente modificados. Por el azar, por la evolución, por el ambiente o, d) Por una combinación de todos los anteriores y bocha de cosas que no estoy nombrando. En este caso, vamos a acotar ‘OGM’ a un organismo al que modificamos usando técnicas modernas de manipulación genética (cosa medio importante de aclarar, porque cruzar a los dos perritos más lindos de la camada también es manipulación genética, y que si comés duraznos del tamaño de un puño es por manipulación genética, no por obra y gracia del Espíritu Batman).

Algo re interesante llegado este punto es entender que la misma definición de OGM implica definir exactamente lo que estás haciendo. En este caso, suponemos que le vas a sacar el cachito de ADN a un organismo y a pegarlo en otro (por eso es transgénesis, que si le sacás a un bicho un pedazo propio y se lo volvés a poner en otro lado es cisgénesis, posta). Este no es un tema menor, porque freír la papa no es la única forma de cocinar la papa y manipular de manera precisa la información genética de un bicho (o intentarlo) no es la única forma de generar organismos con características diferentes. Acá es donde la cosa se pone abogadosa y fan de las excepciones: parece que agarrar semillas, exponerlas a rayos X, que los rayos hagan mutar su genoma completamente al azar, plantarla y ver qué onda no es generar un OGM; y tiene regulaciones legales diferentes, de las que hablamos poquito.

Pero no da meterse en 8 agujeros de conejo a la vez, volvamos a uno: ¿cómo le edito a un organismo lo que lo hace ser? Básicamente, imito a la naturaleza, que juega con genes TODO EL TIEMPO. El problema, una vez más, es ponerle cajoncitos de ferretero a los pendorchos. En este caso, el firulete del cosito viene a ser tratar de acotar qué es un gen.

En algún momento definimos ‘gen’ como ‘el pedacito de ADN que codifica para formar una proteína’. Esa definición estaba re buena porque era cuestión de asignarle a cada fragmento de material genético una contraparte capaz de accionar sobre su entorno, y las proteínas hacen eso: HACER y FORMAR. Las proteínas son el ladrillo de muchas construcciones vivas, pero al mismo tiempo las herramientas que se usan para que esos ladrillos sean el ladrillo fundamental de la construcción de cosas más complejas. El problema es que, como toda definición humana, al Universo medio que le importa un huevo tu noción de casillero y resulta que hay muchísimo ADN que nunca llega a proteína pero que hace de todo, desde regular la expresión de otros genes o llevar y traer información entre diferentes partes del bicho, hasta convertirse en otras formas de material genético que se doblan en el espacio para convertirse en un tipo distinto de maquinaria celular. O sea que definir ‘gen’ de una manera tan ligada a su traducción en proteínas nos queda requete corto. Es un problema, sí, pero al mismo tiempo nos tira un guiño hermoso sobre lo mucho que ha avanzado la biología molecular. Así hemos tenido que redefinir el significado de una de sus propias palabras fundacionales. Tanto cambió la idea de ‘gen’ que la opción actual es re pragmática y útil en el día a día, y define ‘gen’ como un cachito de material genético que contiene información para eventualmente realizar una acción (precisión: -10), y, sí, la definición es vaga, pero la culpa no es del chancho sino de los congresos internacionales que reúnen miles de científicos que tampoco han encontrado todavía una definición más piola y/o más precisa.

¿Quiere decir eso que manipular genéticamente un organismo es manipular sus genes? No siempre, porque hay un montón de otros pedacitos de ADN que podemos toquetear y cambiar al organismo completo que no son genes sino que operan SOBRE los genes, regulando cuánto, cuándo o ante qué estímulo se expresan. O sea que un organismo genéticamente manipulado puede no haber tenido manipulación en sus genes, sino en otras cosas que no definimos como genes pero que igual son información que resulta en acción. De nuevo, el tema de las definiciones y los casilleros y el embole de saber que los abogados y los biólogos necesitamos hablarnos BOCHA, pero BOCHA más de lo que lo hacemos.

Ya más cerca de entender qué changos es manipular un gen (o un no gen, que igual es re importante), ahora nos enfrentamos al cómo. La manipulación genética implica varios sabores de manoseo de la información. Podemos agregar, sacar y/o cambiar porciones de material genético. Estos procesos de operar sobre la información genética son tan novedosos que podemos verlos suceder en todos los organismos vivos, de alguna manera, desde el inicio mismo de la vida, con la única diferencia de que somos los primeros en charlarlo entre nosotros antes de hacerlo, cosa no menor.

Tan vieja es la manipulación genética que las herramientas que usamos para operar son muchas veces organismos vivos (casi siempre bacterias), casi vivos (virus) y cachitos de los anteriores, en un menú que, mal y pronto, se abre en un abanico de opciones básicas para que el cachito de información que nos copa se integre a un organismo blanco (que puede ser casi cualquier bicho que se nos ocurra).

Pero no es soplar y hacer soja resistente, así que en vez de desplazamiento de moléculas de aire por ejercicio de presión positiva con el diafragma sobre un globo de silicio caliente,  la manipulación de material genético utiliza otros métodos para armar nuestro aterradora creatura Frankensteineana, clasificándolos en función de una creciente delicadeza en físicos, químicos y biológicos

Los métodos físicos más usuales implican, a grandes rasgos, disparar partículas de oro recubiertas de ADN contra una célula y rezar (o por lo menos hacer mucho puñito y esperar) para que ese material genético se integre al del bicho que estamos mutando. Lo más divertido es que ‘mal y pronto’ fue el nombre no oficial del primer experimento de biobalística, que implicaba usar una pistola de clavos calibre 22 modificada para tirarle microperdigones de oro a una hoja. UNA PISTOLA DE CLAVOS y describir una visita al Easy en Materiales y Métodos.

Pero arrojar ADN con fuerza no es la única estrategia, y a veces la manipulación nos tira un centro cuando le apuntamos a bichos más chicos, esos que suelen compartir promiscuamente cachitos de su ADN con otros. Cuando es la hora de las bacterias, podemos elegir métodos químicos para enredarles el ADN. Como las Tortugas Ninja pero sin Tortugas, sin Ninjas, sin Splinter, sin alcantarillas, sin material verde brillante no determinado y, principalmente, sin Megan Fox.

Uno de los métodos químicos de modificación genética más populares implica el agregado de sustancias que se pegan a la pared bacteriana y que facilitan la penetración del material genético en el interior del organismo blanco, como puede ser usar cloruro de calcio.

Estúpida y sexy transformación bacteriana.

La tercera opción del menú es la biológica, y es requete hermosa, porque implica usar un organismo que normalmente modifica genéticamente a otros bichos. Un parásito capaz de infiltrarse tras líneas enemigas y alterar al huésped para su propio beneficio.

De estos hay muchos, pero los ejemplos más clásicos son usar virus que se integren al genoma del blanco cuando trabajás con células animales, o Agrobacterium tumefaciens, una bacteria que modifica células vegetales inyectando genes que codifican para hormonas que hacen que la planta le suministre comida y situación piola generalizada. Sí, hay una bacteria que hace eso, estafar al hospedador para que le dé de comer. Como vos, que tenés 30 años y vivís en el mismo dormitorio de cuando eras pibe. Sí, fue por evolución basada en el azar y la selección. Sí, la vida es requete loca. Pero, más que nada, sí, hubo transgénesis vegetal antes de haber humanos.

Nuestra capacidad cada vez más delicada de manipular la información genética arranca en los 70, hace solamente 40 años, con Paul Berg dando a luz todo un campo de la ciencia: la ingeniería genética. ¿Es distinta esta ingeniería de la de Roberto, el egipcio de nombre históricamente cuestionable que a principios de la Revolución Neolítica eligió los dos tomates más pulenta y los cruzó? Por un lado, sí, sobre todo porque no había tomates en Egipto y estoy exagerando una situación. Por otro, no es tan distinto, salvo que nos hemos hecho mucho, mucho, MUCHO mejores a la hora de identificar qué pedacitos queremos usar y cómo, y, más que nada, porque cada vez podemos tomar piezas genéticas de organismos más lejanos entre sí para generar combinaciones nuevas. Roberto, nuestro egipcio hipotético, mezclaba información de dos fuentes muy cercanas y generaba descendientes. Él lo hacía apoyado en el azar y elegía las combinaciones que mejor le venían para producir lo que quería producir.

Miles de años después, nosotros mezclamos información de dos fuentes que ya no están limitadas por la cercanía de los organismos originales (porque es re difícil hacer copular un oso con un cactus y créanme, lo he intentado), pero lo hacemos con fines idénticos: obtener bichos nuevos que cuenten con mezclas genéticas copadas.

¿Es distinto? Depende de cómo lo evalúes. ¿Es peligroso? Sí, pero subirte a un auto también, y comer fiambre, ni hablar. ¿Es intrínsecamente destructivo y tenemos que contenerlo en una bóveda subterránea para jamás hablar del tema? No, tuvimos esa oportunidad con Arjona y la dejamos pasar.

Lo que quiero decir con esto es que tratar de reducir la discusión sobre Transgénicos a ‘sí o no’ es establecer una falsa dicotomía que nos lleva a tener que aceptar o rechazar absolutamente algo y nos niega la posibilidad de desarmarlo y entender realmente de qué está hecho. Nos priva de poder abarcar mejor el objeto de estudio así como de tratar de observar a los sujetos que lo orbitan, y si hay algo que deberíamos haber aprendido a este punto de la historia es que estar ciegamente a favor o en contra de cosas no suele terminar bien.

En su momento, el humano necesitó de la revolución agrícola para pasar de caminar todo el tiempo buscando comida a armar ciudades, charlar con muchos más hombres y pasar más tiempo inventando cosas, cantando canciones y mirando estrellas. Hace poquísimos años, otra revolución agrícola fue imprescindible para sostener un sistema con cada vez más gente.

¿Son estos pasos prístinos? No, pero qué linda palabra.

¿Son ausentes de intereses enormes y maquiavélicos? Ni a requetepalos. Pero encarar cualquier discusión sobre esto implica construir primero desde abajo, tratando de comprender de qué hablamos cuando hablamos de modificar genéticamente un organismo y, a partir de eso, qué ventajas, desventajas, riesgos y oportunidades vienen asociadas a una técnica que no es más que eso antes de que personas y contextos enormes las conviertan en acciones con efectos positivos, negativos, utópicos o apocalípticos sobre nosotros y nuestro entorno.

COMPARTÍ LA NOTA

En esta nota se anda diciendo...

Nicolás

05/09/2019

Nicolás

Note que en varias ocasiones se acude a lo que yo aprendí como “la analogía del martillo”: el martillo puede usarse tanto para clavar un clavo como para romperle la cabeza a alguien. Con esto se que señalar que el problema no está en el martillo sino en como se use. Lo que me parece que falta decir es que antes de fabricarse un martillo o buscar algo que oficie como tal uno ya podría tener una idea de cuál va a ser el fin que se le va a dar. Mi duda es, ¿ Sabe la ciencia cuál es la finalidad de los martillos que construye?

Julián

22/04/2017

Julián

Pablo, retomo esto después de tanto tiempo para recordarte la promesa que nos hiciste a tus seguidores tiempo atrás:

“Esta es la nota 1 de 82745 que deberíamos escribir para poder decir que estamos hablando cabalmente sobre este tema. Como alguna que incluya la discusión sobre las repercusiones (o no) de los transgénicos sobre la salud y el ambiente, o sobre cómo el uso mayoritario (o más conocido) de esta tecnología está enfocado en sostener la productividad y rentabilidad de un modelo económico basado en el agronegocio como lo conocemos (con todo lo que eso conlleva).”

El tema está introducido ya. Se desarrollaron algunas cositas pero quedaron muchas en el camino. El tema de los riesgos de los transgénicos en la salud, la alimentación y el uso del glifosato es un debate que se tiene que dar para tener mas certeza sobre lo que se está debatiendo. No digo que uds tengan la posta (argumentos ad hominem no, por favor!), pero si tienen la retórica necesaria para problematizar este tema y lubricar un debate necesario.
Saludos!

Sofía

05/11/2016

Sofía

Hola! Soy estudiante de Biotecnología (felizmente casi recibida) y debo decir que me encanta la carrera que elegí. Como tal, encuentro esta herramienta como una de LAS herramientas del presente y del futuro (tal vez soy un poco apasionada). Leyendo los comentarios, me surge hablar sobre algo que me sucede cotidianamente: el rechazo total y absoluto de los transgénicos por gran parte de las personas con las que hablo (en realidad, lo más cotidiano que me pasa es que me miren con cara de WTF cuando digo que estudié biotecnología, pero bué…). Lo que me sorprende es que, mayoritariamente, esa gente que rechaza ABSOLUTAMENTE los transgénicos, no sabe ni lo que son, ni lo que es un gen, ni nada. Lo dicen, muchas veces (y esto me preocupa mucho) porque muchas veces prefieren leer (y lamentablemente, compartir en facebook) una noticia apocalíptica sobre lo terrible que es modificar un organismo, que ponerse a leer de qué se tratan y si están o no buenos para el desarrollo de la humanidad. Hay toda una tendencia en muchas personas que conozco, en creer que la ciencia actúa para el mal, que todo es malintencionado. Comen una lechuga fea y dicen “y si, son los transgénicos”. Hace poco, en una clase de francés, hablábamos sobre los que para nosotros serán los avances del futuro. Mi profesora comentó que su médico le habló que en un futuro podríamos corregir ciertas enfermedades genéticas, para que no pasaran a la descendencia. Automáticamente, mi compañera dijo que estaba “en contra” de eso. Yo, con los ojos fuera de lugar, le pregunté si estaría en contra de evitar que una persona tuviera una enfermedad genética horrible, como la que tuvo mi tío, que la pasó muy mal. Ella me dijo “Bueno si, eso está bien, pero después van a empezar a modificar el color de ojos, la piel… qué saben lo que pueden hacer”. O sea, una persona está totalmente en contra de algo que puede salvar vidas porque especula con que lo van a usar para algo terrible.
Por todo esto, apoyo totalmente que hagan divulgación, que se acerquen a la gente y me gusta lo que hacen. Creo que hay que empezar a comentar más lo que hacemos, lo que estudiamos. Obviamente, los debates éticos están y TIENEN que estar siempre en el desarrollo de la ciencia. Pero para debatir, primero hay que conocer sobre lo que estamos debatiendo, como dijiste al comienzo de la nota.
Saludos!!

Matias Díaz

27/08/2016

Matias Díaz

¿quien dice que es la mejor evidencia disponible? Vos?

Matias Díaz

23/08/2016

Matias Díaz

Estos suizos.. son unos conspiranoicos… mirá vos! no quieren comer transgénicos… por suerte nosotros, los argentinos (que somos unos vivos bárbaros), lo tenemos a Gonzalez, Arrieta, Cía., que van a salvar el mundo del hambre.

Los transgénicos están prohibidos en 38 países.

La lista de países con algún tipo de prohibición de los cultivos transgénicos es el siguiente:
Azerbaiyán, Austria, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Croacia, Chipre, Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Moldavia, Países Bajos, Irlanda del Norte, Noruega, Polonia, Rusia, Escocia, Serbia, Eslovenia, Suiza, Ucrania y Gales.

Los países que forman parte de la Unión Europea tenían una opción de darse de baja de abandonar los cultivos transgénicos a través de una regla de la Comisión Europea aprobada en marzo de 2015. La prohibición fue pensada especialmente para el maíz de Monsanto MON 810, ya que otras variedades de maíz u otras plantas son ampliamente rechazados por toda Europa.

En las Américas 4 países tienen prohibiciones en su lugar:
Belice, Ecuador, Perú y Venezuela.

También hay 4 países de Asia que han prohibido los cultivos transgénicos:
Bhután, Kirguistán, Arabia Saudita y Turquía.

Y dos países de África que han hecho lo mismo son:
Argelia y Madagascar.
http://checkoutthehealthyworld.com/sorry-monsanto-gmo-crops-now-banned-38-countries-grown-28/

Matias Díaz

23/08/2016

Matias Díaz

Que raro los cabeza de milanga de soja a sueldo del Gato y la Caja, defendiendo los crímenes contra la humanidad y el medioambiente.

Hepatotoxicidad de Bacillus thuringiensis como cristales de esporas cepas Cry1Aa, Cry1Ab, Cry1Ac o Cry2Aa en ratones Suiza Albino.

“Este resultado corrobora la literatura que demostró que los álcalis solubilizadas Bt de esporas-cristales causó hemólisis in vitro en líneas celulares de rata, ratón, oveja, caballo, y eritrocitos humanos y sugirieron que la membrana plasmática de las células susceptibles (eritrocitos, en este caso) puede ser el objetivo principal de estas toxinas [33]”

“Combios inmunofenotípicos se han demostrado en los sitios del intestino y periférica de los ratones jóvenes y viejos después de la ingestión de maíz Bt MON810 que codifica la forma activa de Cry1Ab [44], y la administración intragástrica de Cry1Ac prototoxina ha inducido la secreción de anticuerpos de la mucosa en ratones [45]. Nuestros resultados corroboran estos hallazgos para Cry1Ac y también demuestran la actividad leucomogénico para otras esporas-cristales aún no reportados en la literatura.”

“En conclusión, los resultados mostraron que las esporas de Bt-cristales genéticamente modificados expresan de forma individual Cry1Aa, Cry1Ab, Cry1Ac o Cry2A pueden causar algunos riesgos hematológicos a los vertebrados, lo que aumenta sus efectos tóxicos con la exposición a largo plazo.”

Bélin Poletto Mezzomo, et al. Hematotoxicity of Bacillus thuringiensis as Spore-crystal Strains Cry1Aa, Cry1Ab, Cry1Ac or Cry2Aa in Swiss Albino Mice
Department of Genetics and Morphology, Institute of Biological Sciences, University of Brasilia, Brasilia/DF, Brazil
http://www.gmoevidence.com/wp-content/uploads/2013/05/JHTD-1-104.pdf

Genes Completos Pueden Pasar de los Alimentos a la Sangre Humana

“… hay estudios en animales, centrándose principalmente en la cuestión de los OMG [4], que dan apoyo a la idea de que pequeños fragmentos de ácidos nucleicos pueden pasar al torrente sanguíneo e incluso entrar en diversos tejidos. Por ejemplo, los fragmentos de ADN extraño se detectaron mediante técnicas basadas en PCR en el tracto digestivo y los leucocitos de truchas arco iris alimentadas por soja modificada genéticamente [37], y otros estudios informan de resultados similares en cabras [38], los cerdos [39], [40] y ratones [5]. … El análisis de todos los datos que circulan de secuenciación de ADN libres de células disponibles al público de más de 1000 sujetos humanos confirma nuestra hipótesis de que la presencia de ADN extraño en el plasma humano no es inusual. Se muestra una gran variación de un tema a continuación sorprendentemente bien una distribución log-normal con la concentración más alta en pacientes con inflamación (enfermedad de Kawasaki, EII). Estos hallazgos podrían conducir a una revisión de nuestra visión de los mecanismos de degradación y absorción de los ácidos nucleicos en el cuerpo humano.”

http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0069805

Neon_Knight

04/05/2016

Neon_Knight

– “A vos te compró Monsanto”
– “Y a vos te compraron Mike Adams, Alex Jones y todos los que hacen videos sensacionalistas de mierda en Youtube y blogs basura”

Porque a veces no es necesario el dinero para comprar a alguien. Con un discurso persuasivo que suene bonito y que esté basado en el miedo alcanza.

Esteban Siravegna

07/10/2015

Esteban Siravegna

Más evidencia. 19 añitos de análsis de morfi de ganado, con transgénicos. Nada, che.
Este muchacho, Sèralini, parece que le pifió.

http://theness.com/neurologicablog/index.php/19-years-of-feeding-animals-gmo-shows-no-harm/

MaríaC

28/09/2015

MaríaC

Pablo:
me encantó el artículo y los chistes que lo hacen digerible para los simples mortales del populacho o gatos neófitos como una servidora. No cambies tu estilo ya que la difusión de la ciencia necesita gente que transmita su conocimiento con generosidad sin tanta ceremonia. De hecho ya me sospechaba un poco sobre las secretas intenciones de satanizar tanto a los transgénicos, ahora me picaste la curiosidad para investigar más a fondo antes de tomar una posición.
Saludos de una gata adicta a su blog.

Drarko

17/09/2015

Drarko

Error común que muchos cometimos alguna/s vez/ces
“[…] para armar nuestro aterrador Frankenstein”

Frankenstein fue el nombre del doctor, no del monstruo.

Laura

24/08/2015

Laura

No voy a hablar de transgénesis, ni de biología ni de nada que no sea mi rama.
Voy a hablar de lo que esta nota me demuestra: que el mundo está lleno de opinólogos extremistas y que eso no construye nada.
¿Cómo hacemos para cambiar las cosas que se comparten en las redes sociales y luego se replican en los medios? ¿Cómo hacemos para volver a creer en alguien que nos muestra una foto y nos dice que esto es así? Al final, la pérdida del aura de la que hablaba Waltercito no estaba tan errada, eh.
Necesitamos un mundo con más gatos y más cajas. Necesitamos que recuperen la voz las personas que se toman en serio un laburo y hablan desde su lugar, sin opinología ni subjetividades.
Dicen que es un síntoma de la posmodernidad (citaría a Bordieu, Perry Anderson y otros pero me iría mucho de tema) así que espero que pronto podamos avanzar hacia una Era mejor.
Y ojalá que si me toca un viaje en manada con ustedes, no me discriminen por ser la Sid del grupo.
Abrazo de gol :)

Guillermo

18/08/2015

Guillermo

Excelente muchachos, bien desarrollado y por fin pude leer algo bastante objetivo sobre el tema. Por mi profesión, mi me toca lidiar todos los días con el temita del fracking.
Una sola cosita y sin ser troll, coincido en el concepto (no así en la forma de comunicarlo) de Marcelo. Los chistes en todos los párrafos me distraen más de la cuenta sobre un tema que es interesantísimo y que está muy bien escrito. Es sólo una opinión de alguien que los lee siempre, si quieren la toman y si no va a la papelera.
Saludo!

andres

18/08/2015

andres

Soy un simple mortal, y si no pones el chiste por parrafo no llego ni al 20% del articulo, y estos temas están buenos que lleguen también a gente como yo, que nos dedicamos a hacer plata sin estudiar mucho (comerciante).

rafa

15/08/2015

rafa

batman es un científico!!!!
voy a hacer una pregunta básica y creo estúpida…¿al modificar una planta por ej: que soporte el calor del desierto o el frió de los polos …. no abrimos la puerta a cultivar en lugares del planeta que la evolución marco como lugar no apto para la cosecha?

Martín

13/08/2015

Martín

” ¿Es intrínsecamente destructivo y tenemos que contenerlo en una bóveda subterránea para jamás hablar del tema? No, tuvimos esa oportunidad con Arjona y la dejamos pasar.”
Perdon, me sigo riendo todavia.

Luciana

12/08/2015

Luciana

Simplemente…TE AMO, ajjajajaj Ya se habló de la monogamia, así que solo quería expresarlo.

Ani

11/08/2015

Ani

Muy buena nota!!! Para seres del populacho, como por ahí se dijo, es fundamental a la hora de entender un tema, que alguien lo haga accesible al entendimiento medio.
Considero que para que haya una verdadera discusión y que no se torte en cierto punto vaga o infantil, hay que empezar por saber de qué se habla cuando hablamos de transgenicos, genes y todas esas hermosas cositas que fuiste contando.

Ahora.. no puedo creer que nadie se hay percatado de tamaño parrafo. ” ¿Es intrínsecamente destructivo y tenemos que contenerlo en una bóveda subterránea para jamás hablar del tema? No, tuvimos esa oportunidad con Arjona y la dejamos pasar”.
Como hombres de ciencia que son, el hecho de dejar libre a un ser tan nefasto como Arjona habla a las claras de su falta de idoneidad casi para cualquier cosa, hasta para hablar de trasgenicos.
Igual los quiero.

Georgina

11/08/2015

Georgina

me parece muy flojo el artículo, todo el mundo sabe mas o menos que los transgénicos tienen pros y contras. No tiene casi ninguna difusión estudios sobre sus contras, pero si algunos países los han prohibido o por lo menos los tratan con mucho cuidado no debe ser porque son devotos de san Cayetano, algunos científicos deben asesorar estas cuestiones.

De ninguna manera esta claro su absoluta inocuidad ya sea para la salud humana ni para la de los ecosistemas, creer que simulamos los procesos evolutivos, es ridiculo, básicamente porque entendemos muy poco de como esos procesos suceden a distintos niveles biológicos.

Aplicamos exitosamente algunas técnicas, que le dan mucha plata a unos pocos seres humanos, y esto de por si ya habla de lo desviada o jodida que es la muy promocionada ingeniería genética y la industria que la banca en su acelerado crecimiento, aporto por ultimo, que no estaría mal un baño de humildad, de ética y de mirada socio política de estos temas

Saludos

Belu

11/08/2015

Belu

Yo agradezco el estilo que tienen para comunicar. No paro de reír y aprender con ustedes. Hay un desborde de buena onda en cada uno de sus textos que se agradece infinitamente. Indudablemente también hay mucho laburo detrás de cada nota.

Gracias por el gran trabajo, y ¡¡¡gatís!!! que hacen por una sociedad mejor!
Se los quiere bocha!

Ceci

11/08/2015

Ceci

Excelente comienzo… Concuerdo con que es un tema demasiado profundo y que hay que dejar las bases bien claras antes de empezar a debatir..

(deBatir, claras… Merengue.. Perdón, me colgué..)

Leí un comentario genial que decía:

“…… deberían enseñar en la escuela y en la casa a sospechar cada vez que aparezca la simplicidad”

Nada es tan negro ni tan blanco (no importa lo que digan los de Skip Ultra)

Ese, creo yo, es el quid de la cuestión.

El tema es que parece que es más fácil creerles a los ANTITODO o a los AGUANTETODO que formar una opinión propia.

Por más blogs como este que, aunque sea, planten la semilla de la duda..

Gracias!

PD: justo hoy vi una nota de que en Escocia “prohibieron los trangenicos”… La verdad la verdad, no entre a leerla aun, porque seguramente eso despierte minecesidad irrefrenable de comentarle algo a la persona que lo compartio (descontado que mi comentario va con link a esta nota). Pero necesito un buen café con medialunas antes de hacer ese tipo de viaje.

diego

11/08/2015

diego

Muy buena nota, me ayuda a encontrar un equilibrio entre los extremistas de los “transgenicos y el gilosfato matan a todos” y los “sin transgenicos nos moririamos de hambre”.
Hay muchísima desinformación respecto a esto, lamentablemente hay muchos hippie con Osde que tienen poder de convocatoria, también se llegó a una suerte de convencimiento cuasi dogmático de los anti-transegenicos.
Son muy interesantes las aventuras de J. M. MULET, autor de “comer sin miedo” a quien prácticamente invitaron a escracharlo o lincharlo en Córdoba http://jmmulet.naukas.com/2015/05/10/aventuras-en-argentina/

Fausto

11/08/2015

Fausto

Hola, la forma en que expresan sus palabras me dan ganas de unirme a transgenicos anónimos y decir ” mi nombre es Fausto y marche contra Monsanto”. Pero al ver las consecuencias en el suelo y en la población de los métodos que se utilizan o se necesitan para la siembra de semillas de Monsanto me hace desistir de la idea. Que los avances científicos ayudaron a que la humanidad este donde hoy esta (no se si eso es bueno o malo) es cierto, que tiene riesgo llegar al conocimiento también, pero si hay gente muriendo por una forma de producción estamos muy lejos del riesgos que genera comerse un sanguche de crudo y roquefort, siendo este ultimo un riesgo que yo elijo correr. Ahora que la transgenesis son un monton de cosas mas que semillas gracias por la aclaración, y gracias también por aclararnos que semillas transgenicas no es el nombre indicado para hablar de estos muchachos que intenan apoderarse de la agricultura mundial.

Gabriela

11/08/2015

Gabriela

Me encanta que hayan decidido abrir esta caja y que lo hagan como dijo Mostaza.
Junto a mis felicitaciones (y a riesgo de descubrir que no entendí un chiste) necesito comunicar que el doctor Frankenstein nunca le dio su apellido al monstruo. ;)

Fermín

10/08/2015

Fermín

Hola, muy buena nota. Tengo 17 y estoy en el último año de la secundaria. Todo esto de la ingeniería genética y la biotecnología me fascina y me encantaría estudiar algo así. No se si este es el espacio adecuado pero, ¿qué carreras hay en Argentina que tengan que ver con todo esto?

Fer

10/08/2015

Fer

Retomo la pregunta de Francisco, que medio se perdió: ¿por qué se usa oro?
Y otra: ¿cómo se “fabrican” las semillas estériles? ¿hay plantaciones destinadas a producir semillas que dan origen a plantas que no se pueden reproducir?
Graciasssssssssssss!

horacio

10/08/2015

horacio

Es difícil dejar una opinión con tanta información deformada, mezclada y macaneada (las regulaciones legales sobre los transgénicos (¿?), buen chiste, el ninguneo al patentamiento de genes, uno de los objetivos de la transgénesis que proporciona el telón de fondo al asunto o la necesidad de la “revolución agrícola en su moento” para la alimentación -absoluta falacia-, respectivamente) sin embargo un solo elemento condena a charla de café a toda la nota: el principio universal de protección a la salud llamado en Argentina: Principio Precautorio (art. 4, ley 25675, derivado del art. 41 C.N.), frente al cual el pretendido debate carece de sentido, a saber: “Quien introduce un elmento potencialmente peligroso debe demostrar su inocuidad”, mientras ésto no suceda, como, por otra parte, sugiere la lógica más elemental, siga participando. Peor aún habiendo sucedido todo lo contrario. De modo que, como no sea por la fuerza -manu militari o la de los lobbistas como el que aquí aparece- los transgénicos están condenados a ser un mal recuerdo, para desgracia de la industria biotecnológica.

Cristian

10/08/2015

Cristian

Muy buena nota! Al igual que muchos/as acá arriba, me he visto enredado en discusiones sobre transgénicos en las que siempre se caía en una dicotomía muy boba. Me han llegado a decir que por no estar en contra de los transgénicos era parte de la ¨derecha de la química¨. WTF?

MARIANA

10/08/2015

MARIANA

Me encantó el tema y el tono. Suficiente para que lo entienda alguien como yo (arquitecta del populacho, según definición de otro lector).
El Gato es accesible para los que no somos científicos, seguramente habrá quién se quede con ganas de más, y esa es la magia: a seguir buscando…
Muchas gracias!

Yanina Mor

10/08/2015

Yanina Mor

No me considero una aficionada al tema, ya que he estudiado y justamente por estar en contra decidí cursar biotecnología vegetal como optativa, ahí aprendí los métodos que se usan y que no es tan blanco o negro como quienes lucran y quienes estan en contra argumentan, es mas complejo que eso, es una cuestión de conciencia y moral. Estoy de acuerdo con tu nota, está muy clara e interesante. Me encantan los chistes de por medio, considero que mantiene la atención y el entusiasmo del lector de la edad que sea (siempre hay amargos, pero bueno, viste como es). Tu forma de escribir me recordó al libro de Diego Golombek de la colección Ciencia que Ladra. Te felicito. Siempre sentí que a los biólogos (mi caso) y a los científicos en general, no nos enseñan a comunicar a la sociedad lo que se sabe (y lo que no se sabe tanto), sino que nos encasillan en informes estructurados, monografías y publicaciones científicas que se alejan demasiado del cometido principal de la ciencia, que es adquirir conocimiento y compartirlo. Nuevamente te felicito. Tu blog ahora está entre mis marcadores del navegador :). Saludos!!

luciano Debanne

10/08/2015

luciano Debanne

estamos de acuerdo!
Igual yo nunca hable de bueno o malo, no hable de moral, sino de política. O sea cómo, por qué y para quien -y agregaría con quienes- se hacen las cosas.
Saludos!

luciano Debanne

10/08/2015

luciano Debanne

Muy interesante, muy agradecido por el coraje para escribir sobre temas difíciles.
De todas formas hace un cacho de ruido la corrida de cuerpo respecto de los “intereses enormes y maquiavélicos”. Sabemos que saben (pero se hacen medio los bobos en el afán de romper mitos y lugares comunes) que no hay desarrollo humano no político, no posicionado, sin objetivos.
Las tecnologías se desarrollan con un fin y tienen esa marca de origen, si se quiere esos límites. Suspender esa marca es un poco alivianar la reflexión, y la práctica, volverla bonita y etérea. Como un globo o un angelito.
Como decir que una pistola es sólo una herramienta y que podría usarse para hacer plantas más resistentes y evitar las hambrunas, pero intereses oscuros las usan para matar personas. Y que si uno bien lo mira y llegara una invasión zombie, qué haríamos sin pistolas.
No, momentito señores, las investigaciones para desarrollar pistolas las bancan para matar más y mejor a la gente, y eso no es inocente y define qué tipo de pistolas se diseñan y para qué.
Queda a la final un tufillo a “la culpa no es del chancho modificado” que parece útil para seguir entrándole a la pistola de clavos de oro sin tener pesadillas por las noches.
Capaz estaría bueno, capaz ya lo hicieron y no lo vi, que incluyan reflexiones sobre ética y política de la ciencia.
Mi respeto al escriba y mi admiración a la pagina.

Tomas

10/08/2015

Tomas

Excelente la nota, Pablo.

Mi humilde consejo del ciudadano comun no académico (todavia) es que sigas con el chiste por renglon, nos ayuda a amenizar y comprender mejor lo que estamos leyendo.

PD: Aguante la transgenesis (?)

Mar

10/08/2015

Mar

Veo que el gato no esta castrado; por un trabajo tan genial te mereces una caja de alfajores Havanna.

Neon_Knight

10/08/2015

Neon_Knight

“Tratar de reducir la discusión sobre Transgénicos a ‘sí o no’ es establecer una falsa dicotomía que nos lleva a tener que aceptar o rechazar absolutamente algo y nos niega la posibilidad de desarmarlo y entender realmente de qué está hecho. Nos priva de poder abarcar mejor el objeto de estudio así como de tratar de observar a los sujetos que lo orbitan, y si hay algo que deberíamos haber aprendido a este punto de la historia es que estar ciegamente a favor o en contra de cosas no suele terminar bien.”

Esta es la clase de razones por las que deberían enseñar en la escuela y en la casa a sospechar cada vez que aparezca la simplicidad. Y que hay que evitar que otros simplifiquen el mundo por nosotros porque eso significa que pretenden usarnos como peones para su plan. (!)

Excelente el artículo, como siempre.

Lila

10/08/2015

Lila

Como con la energía atómica, pero igual.
(Buena estrategia la de romper el hielo con los experimentos en animalitos para pasar a esto).
Me pregunto qué pensará Ezequiel.
Me gustó la nota y claramente nunca es mejor no hablar de ciertas cosas, aunque Prodan.

francisco.leto.mera

10/08/2015

francisco.leto.mera

Conozco mas de un/a Ipie anti-transgenicos dueñ@ de un caniche toy. Tenia que decirlo.

Francisco

10/08/2015

Francisco

Muy buen articulo, es un debate interesante y hay bastantes cosas que decir, pero antes necesito resolver dos dudas existenciales:

1) ¿Por qué oro? Digo, tiene que tener alguna propiedad super copada para usar oro antes que cualquier otra cosa ¿no?

2) “es re difícil hacer copular un oso con un cactus y créanme, lo he intentado” Video or didn’t happen.

Ahora si… yo creo que el verdadero problema que es que se mezcla la responsabilidad de la ciencia/tecnologia (que no tiene ninguna) con la responsabilidad social o politica de su uso. La ingenieria genetica en si misma no tiene nada de malo, y el hombre la usa seguramente desde antes de ser hombre, el problema viene de usarla irresponsablemente, y de ni siquiera intentar entender el impacto que puede tener.

Si la soja fuese naturalmente resistente a pesticidas sin necesidad de intervención humana, estaria igual de para el orto fumigar una escuela rural con glifosfato. El problema no es la soja, ni la ingenieria genetica ni el glifosfato. El problema son los hijos de puta.

Después hay aun mucho más que decir sobre que modelo productivo queremos. Manosearle el ADN a una planta para hacer alimentos mejores, más resistentes y más baratos, siempre y cuando no envenenes ni le destruyas la fuente de ingreso a tus vecinos, me parece perfecto y ademas necesario. Modificar ademas esa planta para que sea esteril, patentarla, y condenando al productor a comprarte cosecha a cosecha las semillas a vos y solo a vos… Bueno, lo mismo que el parrafo anterior.

Nicolás

10/08/2015

Nicolás

Muy bueno, claramente da lugar a un montón de continuaciones enfocándose en distintos puntos de vista y demás.
No hay drama con modificar organismos, ahora, en el hashtag escribir “Miguel el Ángel” es medio pasarse de la raya. No sé, perdón si estoy pecando de puritano tortuganinjeano. Abrazo, muchachos.

Nacho

10/08/2015

Nacho

a mi un hippie (se dice jipi se escribe ipie) me dijo que por culpa de los transgénicos había plantas carnívoras; y lloró un Norman Borlaug por ahí

Marcelo

10/08/2015

Marcelo

Hola. Muy bueno el blog, pero….sugerencia: no meter un “chiste” por oración, porque la sobreabundancia hace ruido. Y da onda “chicos, lo que les tengo que explicar es muy técnico así que bajo unos cantos decibeles para que lo entienda el populacho”, que en realidad es el fin del blog (y está muy bien que así sea), pero habría que tratar que no se note tanto. Saludos

Agustin Russo

10/08/2015

Agustin Russo

¡En el clavito, Pablito! Justo anoche se armó una discusión en casa sobre el tema.

Muchas veces, la gente se planta en contra de los GMO porque los relaciona con Monsanto+monocultivo+patentamiento de seres vivos+envenenamiento de gente. Yo creo que estar en contra de todos esos no implica estar en contra de los GMO. Me parece que es cuestión de regular el qué, el para qué y el cuánto.

Pablo Molinari

10/08/2015

Pablo Molinari

Un OGM es un “Oh My God” genéticamente modificado.
Perdón por desvirtuar, no me pude resistir.

Lau

10/08/2015

Lau

Roberto la pifio, los tomates son cada vez mas plasticos. Lo primero que aprendi sobre transgenicos fue hace unos 8 años por una profe de biologia en 3er año del secundario. Nos conto que servian para hacer mas resistentes a los cultivos. Entonces si tienen un efecto positivo no se puede ser tan rapidos en decirles que no. Hay que investigar, charlar, decidir, equivocarse, aprender, todo eso muchas veces. La respuesta no se saca a la primera.
Mas ciencia es mas libertad.

El Gato y La Caja