Instrucciones para armar un pollo

Instrucciones para armar un pollo

TXT

Pablo A. González

IMG

Ale Viña

¿Cómo se relaciona un pollo, un Ministro y el aborto? ¿Dónde están los planos para armar un organismo vivo?

Instrucciones para armar un pollo

Recuerdo la primera vez que pensé en la vida como una forma de organizar información. Fue hace unos cuantos años ya, y a hacer ese click me empujó un docente, Lino Barañao, que eventualmente se convertiría en Ministro de Ciencia y Tecnología e Innovación Productiva, un título tan largo que lo tuve que googlear.

Lino (el docente, no el ministro) mostraba una diapositiva simple con un huevo y un pollito y nos preguntaba cuál era la diferencia. Claramente lo que estaba pasando me sorprendió porque todavía recuerdo el aula y hasta la corbata bordó que él tenía puesta ese día (gracias, Ballarini). La diferencia era tan simple que una vez que la veías no la podías desver: cantidad de información.

Si bien el huevo contenía el ADN del potencial pollito, el pollito pollito contenía muchísima más información. En su desarrollo embrionario pollal, ese ADN había sido multiplicado en miles de millones de células diferentes que se comunicaban unas con otras, modificaban los patrones de expresión (o sea qué parte del ADN se transformaba en algo que pudiéramos percibir), y se generaban estructuras hipercomplejas, musicales, interconectadas de manera que toda la información en estado potencial que ese núcleo de la primer célula guardaba en el huevo se convertía en mucho más (sí, esto recontra alimenta otra discusión y no quiero decir ‘aborto’, pero, ups).

Complejidad a partir de sencillez, acción a partir de idea. Todo adelante mío, progresando del punto huevo al punto pollo y parando en cada uno de los grises, todo gracias al flujo de información de un lugar a otro, de una forma a otra.

Pero para que yo pueda entender esa diferencia y contar esta historia, antes alguien tuvo que tener una idea enorme, un núcleo alrededor del cual iba a crecer la biología molecular (también conocida como ‘esa cosa horrenda que nos da transgénicos y todos moriremos’, pero no, la verdad que no, y ese es otro molino enorme para cachetear). Esta idea era potente, hermosa, y tenía un nombre horrible ‘El dogma central de la biología molecular’. El que la empujaba no era otro que Francis Crick, el Crick de Watson y Crick, algo así como los Simon & Garfunkel de la biología molecular (si Simon & Garfunkel hubiesen ganado un Nobel por descubrir la estructura del ADN e ignorado completamente el aporte de Rosalind Franklin).

Crick había ordenado la transmisión de información en los sistemas vivos en un orden secuencial claro y unidireccional: de ADN a ARN, de ARN a proteínas, y sin vueltas atrás.

Más allá de todo el marketing negativo que tenía —tiene— usar la palabra dogma en ciencia (que el mismo Crickfunkel reconoció eventualmente como una pésima elección de palabras), la idea era clara, sintética y hermosa, y conectaba lo que sabíamos de herencia con una serie de pasitos bioquímicos claros. Pasos que hoy sabemos que a veces tiran un moonwalking, como cuando un virus genera ADN a partir de ARN, pero son todas excepciones y merecen cada una capítulos aparte.

Esta idea nos permitía empezar a pensar realmente la vida como un gran sistema de intercambio de información de una forma a otra. Ahora teníamos un responsable del almacenamiento a largo plazo: el ADN. Esa molécula que hoy revoleamos como argumento en cualquier discusión, desde una prueba de paternidad hasta la calidad de un champú. Esa molécula de la que estamos orgullosos al punto de gritar ‘Esto no lo elijo, es parte de mi ADN’, sin que nadie nunca repregunte ‘Che, pero, en serio, ¿vos estás seguro de que ser de Racing está codificado en forma de información secuencial de 4 bases nitrogenadas en los núcleos de todas tus células?, ¿o en una de esas estás exagerando? ’.

Porque sí, la información más básica acerca de lo que somos (o de en lo que eventualmente vamos a convertirnos) está codificada en el ADN, pero capaz hay un poco más. Esta molécula que guarda información en forma de 4 bloques en orden, lo hace como plano básico de lo que podemos llegar a construir. Pero eso no somos nosotros, eso es un plano, y al que diga que nosotros somos nuestro ADN, que se tome un plano del 152 mientras escucha música en la patente de fabricación de un iPod y me espere comiéndose una receta de pizza con un pdf de ‘Cómo hacer cerveza artesanal’.

O sea que esa información tiene que convertirse a otra forma, una usable, pero para eso primero tiene que cambiar de soporte. En este caso, ese cambio de plataforma implica transcribir la información almacenada en una cadena gigante de ADN en partes más sencillas, más usables. Pero las transcripciones no son ni perfectas ni estables en el tiempo, porque la verdad es que no vas con el plano original de una catedral a la obra, te caés con un par de fotocopias y ya. Eso es el ARN, una forma de tomar pedacitos de información del ADN, a veces copiando exactamente la secuencia original, a veces tomando partes, recortando y pegando párrafos enteros. Porque resulta que algunos bichos tenemos la información partida en forma de intrones y exones (bloques del ADN que se transcriben como ARN y bloques que no) y a veces hasta copiamos diferentes exones de la misma secuencia original, ganando riqueza y variantes, como quien corta pedazos de la fotocopia y arma planos diferentes para situaciones diferentes o lugares distintos. O sea que de la misma secuencia de ADN podemos generar muchas variantes de ARN, y volvemos a la escala de grises huevo/pollito y cómo se puede hacer algo complejo a partir de partes simples, ganando cantidad y calidad de información en cada paso.

Pero todavía no hacemos mucho (aunque decir que el ARN no hace cosas es pifiarle, pero si vas a hablar de acción posta, tenés que ir hasta la proteína), y convertir ese plano práctico en herramienta implica traducir la información de los bloques que forman el ADN y el ARN (los nucleótidos) a una forma diferente, los aminoácidos. Esos aminoácidos van a ir encadenándose uno atrás del otro usando la información que lleva el ARN, y las proteínas que van naciendo son esa cadena de aminoácidos, pero también la forma en la que se pliegan y el entorno en el que lo hacen. Así que de nuevo estamos agregando información por todos lados, variantes, riqueza, y hacemos un megasuperpollo hipercomplejo a partir de una tira de información hueval simple.

Recién ahí empezás a tener un pollo, que en realidad es una orquesta pollal que se va armando a sí misma con información que se prende y se apaga, se autorregula con delicadeza y precisión, y va construyendo algo más grande que ella misma. Entender ese paso creciente en complejidad a partir de lo simple es entender un pollo, pero también entender todos los pollos, los huevos, lo que vino antes del huevo y aceptar pollos más grandes.

Aceptar que algo simple puede generar algo complejo ayuda a abarcar eso que armamos y de lo que formamos parte, pero nos trasciende. Es entender los recitales, la comida china, la literatura policial y todo ese pollo gigante al que le decimos cultura, todos entretejiendo información, de una forma a otra, sin más límites que los arbitrarios, los que podemos, los que usamos para tratar de entender.

 

En esta nota se anda diciendo...

Marina

28/12/2016

Marina

«(…) Entender ese paso creciente en complejidad a partir de lo simple es entender un pollo, pero también entender todos los pollos, los huevos, lo que vino antes del huevo y aceptar pollos más grandes» o cuando el reduccionismo y generalismo se toman una birra.

Agustina

30/03/2016

Agustina

Hoy salí de una clase de Biología sin entender mucho ese proceso tan complejo que se llama, según los expertos «síntesis de proteínas». Después de leer el texto, (no voy a decir que me convertí de la nada en una erudita del tema) pero por lo menos me dió el pie para seguir investigando, y para concluir que la ciencia natural no está al margen de la vida social. Sino que ambas se complementan y se enriquecen.
Aguante la interdisciplinariedad.
Saludos!

Esteban

26/09/2015

Esteban

Genios, los leo desde hace mucho, por favor me pueden ayudar con esta pregunta: ¿ Que fue primero el adn, el arn o las proteínas? me la hizo mi profe de biología molecular y quisiera saber que opinan. Gracias por responder!
Saludos desde Ecuador.

Catalina

28/01/2015

Catalina

Qué tal? Me encanta su blog. Soy una publicista aficionada que lee todas las entradas y, al hacerlo, sumo un pedacito de conocimiento que aporto a mi futura reunión con mis amigos científicoignorantes (no saben las reacciones que tuve cuando les comenté cuál era la forma de curar el hipo…todavía no lo superan). Quería consultarles si dan clases -o si saben de alguna persona/grupo/institución- de ciencia para la plebe. Simplemente por amor al arte -o al no-arte- de la naturaleza.
Se agradece,
Saludos!

Julian

22/01/2015

Julian

Pregunta: ¿Estas variaciones que se producen en el intento de «copiar» el plano del ADN son las que fueron determinando la evolución de las especies? ¿O esta surge de el licuado genético entre madre y padre?

Excelente la nota.
Saludos

Lila

15/01/2015

Lila

Amo los artículos, se los tengo dicho en todos los canales que compartimos, o sea Facebook y esta web, no puedo con más redes sociales que una. Pero tampoco puedo ni quiero dejar de destacar los comentarios. Sobre todo en la web (el caralibro está lleno de sensibleras mostras fanáticas religiosas que no entienden nada. Aunque ahora que lo pienso, tal vez se calmen un poco ahora que todos somos Charly…), son siempre geniales. Me encantaría alguna vez tener una duda, pero no pasa, je. Solo aprendo de lo que escriben ustedes y quienes preguntan. Tal vez algún día, luego de seguir leyéndolos a todos, pueda hacer una pregunta y entonces finalmente sentiré que puedo pensar científico. Hasta entonces, solo agradecer mucho a los organizadores, a los invitados y a los comentaristas.
Abrazo de gol olímpico
(la copa es para la gilada)

Guido

09/01/2015

Guido

Muy bueno. Aunque de los artículos tuyos que leí, me resultó uno de los más difíciles. Un tema que me encanta y que veo poco en relación a esto (ok, no es que yo mire mucho) es la epigenética. Que no somos sólo ADN. Como un «yo y mis circunstancias» genético.

Me encantaría escribir algo sobre eso. Pero tengo mucho en el tintero. Estoy como ese cómic de «PhD comics» en donde al chabón se le prende la lamparita en el baño y se le apaga camino a la PC.

Este. http://1.bp.blogspot.com/-cwWkQXiBus0/UYItTZLqG6I/AAAAAAAABFs/Ol9dnKD09ko/s640/PhD-Comic.png

Tincho

06/01/2015

Tincho

Hermoso el artículo. Me dio mucho gusto descubrir esta página. :)

camila

05/01/2015

camila

Sin mas que decir que cada artículo me enamora.. Si Pablo, lo dije!

Julio

05/01/2015

Julio

Sois grosois!!!!
Dicho todo esto, primero el huevo o el pollo?

Julian

05/01/2015

Julian

Impecable. Leyendo esto no puedo evitar pensar en como se manifiestan los procesos epigenómicos, los cuales, a pesar de haberlo intentado, no los entiendo para nada. Pregunto porque estos procesos APARENTEMENTE tienen mucho que decir en la génesis de las enfermedades mentales, como la esquizofrenia (soy psicólogo). Tiro esta idea para que vos veas, o hacer una entrada, o una breve explicación en el coment o pasarme la referencia de algún «Epigenomics for dummies», o algo parecido.
Por otra parte, tiraste una pequeñísima puntita sobre biología molecular, transgénicos y efectos nocivos sobre la salud. Es todo un tema, pero estaría bueno leer una nota al respecto. Son mis deseos, nada mas.
Saludos y felicitaciones por todo lo que hacen.

Nacho

05/01/2015

Nacho

Epselente

Sergio R.

05/01/2015

Sergio R.

Qué crack este flaco… gracias por escribir!
Consulta que llevo muchísimo tiempo tratando de dilucidar: el desarrollo normal del ciclo de vida de un pollo cualquiera, esa intrincada maraña de información y riqueza que se va agregando, ¿está plenamente determinada en la cadena de ADN original? Es decir que si conociéramos perfectamente la calidad y el entorno de esa célula original, conjuntamente con las leyes de todos y cada uno de los procesos a los que será sometida, ¿podríamos predecir enteramente la vida del pollo cualquiera?
La otra opción es que sepamos que no hay leyes ni datos sobre información inicial que alcance, que siempre hay nueva información que sale de nosabemosdónde, y por ende SABEMOS que NUNCA se va a poder predecir enteramente la vida de ningún pollo.
Hasta ahora sólo encontré opiniones, y me han llegado a responder que mi pregunta pertenece más a la filosofía que a la biología y bioquímica (lo cual no está descartado, pero no es la intención). En definitiva: ¿Cuál sería la respuesta más científicamente rigurosa?
Lo se, expliqué bastante mal la duda pero espero que sepas entender qué quise preguntar.
Gracias de nuevo!

Verónica

05/01/2015

Verónica

La nerda que hay en mi ama a todos y cada uno de los que escriben! Amo las ciencias biológicas y amo escribir, así que tengo un orgasmo mental cada vez que los leo.
Necesitamos más gente como ustedes en los laboratorios y en las aulas people; la claridad, pasión y sencillez con la que desmenuzan y transmiten conceptos fundamentales son asquerosamente avasallantes!

Marcos

05/01/2015

Marcos

«estructuras hipercomplejas, musicales» Me parece que leíste «Godel Escher Bach»

Hipolito

05/01/2015

Hipolito

Nota increible. Clara y concisa; cortita y al pie. Basicamente el resumen de la materia de quimica celular que este matematico curso en el momento de pasar por las aulas de agronomia.

Son unos cracks de la divulgacion gente, realmente le hacen bien a la ciencia con este tipo de cosas. Muchas gracias por esto que vienen haciendo. Por favor no la corten.

PD: Errores ortograficos a cargo del teclado que toco en suerte.

Elvio

05/01/2015

Elvio

Excelente Pablo, como de costumbre. Para mi, clarísimo. Y las refes van bien si alguien te consulta algo específico y no da para tipear una explicación larga, o bien si necesitás evitar ser acusado de plagio, pero para esto, que es divulgación científica, alcanza con tu texto. Las refes completas van para tesis o papers, sobreabundar de ellas en notas de este estilo huele a soberbia o a complejo de inferioridad. Felicitaciones.

Flor

05/01/2015

Flor

Buenas! Como siempre, geniales las notas. Me voy a ir a vivir a Ciudad Gótica. Me quedó dando vueltas algo… Es posible que la misma secuencia ADN se convierta en diversos ARN, pero de un huevo de pollito no puede salir un lagarto. O sí? Cómo se definen esos límites? Manipularlos es caer en la deformidad?
De nuevo, genial la nota. Gracias!

Esteban

05/01/2015

Esteban

Adoré.
Everything from bit, diría Feynman (http://www.iflscience.com/physics/all-feynman%E2%80%99s-lectures-now-available-online-completely-free) y el capo de Stephen Wolfram.