Acerca del derecho a la vida

Acerca del derecho a la vida

TXT

Sol Minoldo

IMG

Florencia González

7 ideas fundamentales para conversar y definir una postura sobre el aborto legal.

Acerca del derecho a la vida

El 6 de marzo se presentó en el congreso un proyecto para legalizar el aborto, con la firma de 71 diputados de todas las bancadas. Como aclara Cecilia González, la legalización no se reduce a dejar de criminalizar el aborto (que sería el caso de la despenalización), sino que obliga al Estado a garantizar el derecho de las mujeres a la interrupción voluntaria del embarazo.

Tratándose de un tema que tiende a generar debates apasionados, que el presidente decidiera ‘permitir’ el debate desató la controversia en redes sociales y medios de comunicación. Y sí, el debate social es fundamental, pero un debate maduro requiere discutir sin recurrir a datos falsos o a falacias argumentativas. En esta nota vamos a intentar aclarar algunos puntos para desenmarañar confusiones o desconocimientos que oscurecen el debate, y lo estancan.

¿Es un dato científico que hay una ‘persona’ desde la ‘concepción’?

Empecemos por un equívoco que nunca está de más aclarar: la fecundación no puede ser científicamente considerada ‘el origen de la vida’, ya que también espermatozoide y óvulo son células ‘vivas’. Lo que realmente separa las aguas del debate es desde cuándo existe una ‘persona’. Y por mucho que algunos lo repitan, no es cierto que la ciencia haya dado ‘evidencia’ de que ese momento es la fecundación (o sea, la fertilización de un óvulo por un espermatozoide). Como explica esta nota, una cosa es que la ciencia pueda dar cuenta de que a partir de ese momento existe un nuevo genoma único, diferente al de la madre gestante y al del padre, y otra muy diferente es identificar ‘un genoma único’ con ‘una persona con derechos’. Ese salto pretende dar autoridad científica a una afirmación que no puede hacerse desde la ciencia, porque no es un hecho, sino una valoración de los hechos, una manera de interpretarlos.

Lo que sí puede hacer la ciencia es, como bien apunta Rivera López, darnos información para identificar cuándo un ser biológico cumple con las condiciones necesarias para atribuirle la categoría de persona con derechos, pero para ello debemos establecer primero un concepto de persona, que es siempre normativo. Así, la existencia de un genoma único puede ser un hecho científico y, sin embargo, no constituir condición suficiente para determinar la existencia de una persona con los mismos derechos que una mujer gestante. Para algunos, por ejemplo, la existencia de un sistema nervioso desarrollado que permita ‘sentir’ o percibir el entorno, puede ser más importante que el genoma único, y eso ya corre la frontera entre 20 y 30 semanas desde la fecundación (como contamos en esta nota).

Otra cuestión que se mezcla en el debate es la valoración moral de las ‘responsabilidades’ de las mujeres por los embarazos no deseados. Pero desde ese punto de vista algunas mujeres tendrían más derechos que otras a disponer de su cuerpo. Mientras en unos casos la vida de un embrión o feto es considerada secundaria a los derechos de la mujer gestante, en otros casos, cuando las mujeres no están en riesgo ni fueron violadas, sus derechos sí estarían relegados. Se impone, ante todo, un mandato de maternidad que sólo estaría excusado en casos especiales. Se trata de una tutela sobre el cuerpo y las decisiones de las mujeres mientras que, por otro lado, preocupa mucho menos cuando los embriones no están dentro de su cuerpo. Basta ver la aceptación general de que, para técnicas de reproducción asistida, se congelen los embriones ‘sobrantes’, y que incluso luego de un tiempo sean descartados sin que haya demasiados que consideren que se están ‘asesinando personas’.

¿Por qué se dice que el aborto es un problema de salud pública?

Cuando entendemos ‘salud pública’ como el interés por la salud colectiva, adquiere sentido la preocupación de hace ya décadas por las consecuencias del aborto inseguro, que cada año dañan la salud de cientos de miles de mujeres en el mundo y se cobran la vida de decenas de miles (los números están más abajo).

Ya en 1967, la Asamblea Mundial de la Salud identificó el aborto inseguro como un problema serio de salud pública en muchos países. En 1994, los Estados de cerca de 180 países participaron en la Conferencia de Población y Desarrollo realizada en El Cairo, organizada por Naciones Unidas. En el documento final se instaba “a todos los gobiernos y a las organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales pertinentes a incrementar su compromiso con la salud de la mujer, a ocuparse de los efectos que en la salud tienen los abortos realizados en condiciones no adecuadas como un importante problema de salud pública y a reducir el recurso al aborto mediante la prestación de más amplios y mejores servicios de planificación de la familia”. En las bases del artículo sobre salud de la mujer se expresaba la preocupación por los fallecimientos y lesiones permanentes causadas por abortos inseguros y el impacto que ello implica también para el resto de la familia, “dado el papel decisivo que desempeña la mujer en la salud y el bienestar de sus hijos”. Así, aunque insistiendo en un estereotipo que asimila a la mujer con la maternidad, el documento reconocía que la muerte o el daño en la salud de mujeres que abortan no es sólo un problema de ellas. Otro punto relevante del documento aclara la importancia de garantizar el acceso a aborto en condiciones adecuadas cuando éste no sea ilegal. Es decir que, en caso de despenalizar, se debería dar un paso más para garantizar buenas condiciones a todas las que aborten.

La delegación Argentina planteó reservas en este punto, expresando que “la vida comienza desde la concepción” y que desde ese momento “la persona, en su dimensión única e irrepetible, goza del derecho a la vida”. Por tanto, “no puede admitir que en el concepto de salud reproductiva se incluya el aborto”. Para poner algo de contexto, vale comentar que Argentina también planteó reservas respecto de otro artículo que aceptaba las distintas formas que la familia puede tener, aclarando que “en ningún caso puede alterar su origen y fundamento, que es la unión entre varón y mujer, de la cual se derivan los hijos”.

Las otras delegaciones que también plantearon reservas sobre la inclusión del aborto como un problema de salud pública fueron Honduras, Salvador, Nicaragua, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, Perú, Vaticano, Malta, Pakistán, Libia y Emiratos Árabes.

Las preocupaciones planteadas en el informe de El Cairo respecto del aborto inseguro como problema de salud pública, fueron reafirmadas en 1995 en la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer (en Beijing) y en la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo de 1999 (en Nueva York).

En 2013 se celebró la primera versión regional de estas conferencias de población con la Primera Reunión de la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe. El documento final se conoce como Consenso de Montevideo y plantea la preocupación por las muertes maternas provocadas por abortos inseguros, refiriendo además a las consecuencias de su penalización: “algunas experiencias en la región muestran que la penalización del aborto provoca el incremento de la mortalidad y morbilidad maternas y no disminuye el número de abortos, todo lo cual aleja a los Estados del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio”. Por tanto, se acuerda “eliminar las causas prevenibles de morbilidad y mortalidad materna, incorporando en el conjunto de prestaciones integrales de los servicios de salud sexual y salud reproductiva medidas para prevenir y evitar el aborto inseguro, que incluyan la educación en salud sexual y salud reproductiva, el acceso a métodos anticonceptivos modernos y eficaces y el asesoramiento y atención integral frente al embarazo no deseado y no aceptado y, asimismo, la atención integral después del aborto, cuando se requiera, sobre la base de la estrategia de reducción de riesgo y daños”. Y además, “asegurar, en los casos en que el aborto es legal o está despenalizado en la legislación nacional, la existencia de servicios de aborto seguros y de calidad para las mujeres que cursan embarazos no deseados y no aceptados e instar a los demás Estados a considerar la posibilidad de modificar las leyes, normativas, estrategias y políticas públicas sobre la interrupción voluntaria del embarazo para salvaguardar la vida y la salud de mujeres y adolescentes, mejorando su calidad de vida y disminuyendo el número de abortos”.

¿Cuál es el impacto del aborto en el mundo y en nuestro país?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que cada año se efectúan, en todo el mundo, unos 22 millones de abortos peligrosos, es decir, que no fueron realizados por personas con capacitación adecuada y empleando técnicas correctas, o se llevaron a cabo en un entorno donde se carece de un estándar médico mínimo. Unos 5 millones de mujeres ingresan en hospitales como consecuencia de complicaciones por abortos inseguros, que pueden ser aborto incompleto (no se retiran o se expulsan del útero todos los tejidos embrionarios), hemorragias (sangrado abundante), infección, septicemia, peritonitis, perforación uterina (cuando se atraviesa el útero con un objeto afilado) y daños en el tracto genital y órganos internos debidos a la introducción de objetos peligrosos. Además, más de 3 millones de mujeres que han sufrido complicaciones a raíz de un aborto peligroso no reciben atención médica. En 2008 se calcula que se produjeron 47.000 defunciones a causa de abortos peligrosos a nivel mundial.

De acuerdo con información de Estadísticas vitales del Ministerio de Salud, disponibles desde 2001, en Argentina la cantidad de muertes en este milenio por ‘embarazo terminado en aborto’ han ido de un máximo de 100 a un mínimo de 43 por año, representando entre el 31,3% y el 12,8% de las muertes maternas totales. Vale aclarar que si bien los datos no distinguen entre abortos espontáneos o inducidos, las evidencias muestran que la mortalidad está asociada casi siempre con su inducción en condiciones de inseguridad (algo que se desprende de las bajas o nulas tasas de mortalidad materna a las que se asocia el aborto en los países donde se realiza en condiciones seguras).

Fuente: Estadísticas vitales del Ministerio de Salud de la Nación

Hace falta aclarar que las muertes registradas como relacionadas con aborto tienden a subestimar la cantidad real. Como explica la OMS, puede ocurrir que, al producirse tras un procedimiento clandestino o ilegal, el incidente no se notifique en forma confiable, sobre todo si no ocurre de forma inmediata al procedimiento.

Teniendo en cuenta la cantidad de hospitalizaciones por complicaciones relacionadas a aborto, se puede hacer una estimación de la cantidad de abortos clandestinos. Así, un trabajo sobre los datos del año 2000 estimó que las 65.735 intervenciones hospitalarias por aborto daban cuenta de 446.998 abortos inducidos ese año en nuestro país. Otro método aplicado en ese trabajo es el ‘residual’, que compara la cantidad de nacimientos registrados (que es la fecundidad real) con una cantidad de nacimientos estimada como ‘potencial’ (de acuerdo con un multiplicador que se determina para cada sociedad, según diferentes variables que influyen en la fecundidad). Con ese método, la estimación de abortos en Argentina para 2004 y 2005 ascendía a 485.974 abortos anuales.

¿Los abortos son siempre un riesgo?

Un argumento que relativiza los problemas de la penalización (o las ventajas de la legalización) es que, en realidad, el aborto es siempre una práctica de riesgo. Sin embargo, La Organización Mundial de la Salud cuenta con evidencias que indican que la diferencia de riesgo del aborto inducido es enorme según el marco legal y las condiciones de acceso a servicios de salud seguros (un aborto inseguro en Latinoamérica puede ser entre 300 y 30 veces más letal que un aborto legal quirúrgico, como se aprecia en los gráficos de abajo).

Otro factor que, según indican las evidencias, aumenta el nivel de riesgo en un aborto ilegal son las condiciones socioeconómicas desfavorables, en contraposición al bajo nivel de riesgo al que se exponen las mujeres que pertenecen a estratos socioeconómicos medios o altos, que pueden financiar un aborto en condiciones seguras.

Las legislaciones restrictivas conllevan consecuencias completamente evitables sobre la salud y la vida de las mujeres que abortan. Al quedar relegados a la clandestinidad, los abortos son realizados muchas veces en condiciones inseguras y/o sus complicaciones son tardíamente o mal atendidas.

Los gráficos de abajo muestran que mientras un aborto legal es más seguro que un parto, las tasas de letalidad de un aborto inseguro pueden ser muy altas.

Tasa de letalidad de abortos inducidos legales, abortos espontáneos y partos a término en EEUU cada 100 mil procedimientos.

Tasa de letalidad cada 100 mil procedimientos de aborto inseguro, por región, 2008 (Fuente).

Tasa de letalidad cada 100 mil procedimientos de aborto inseguro, por región, 2008 (Fuente: OMS).

¿El aborto traumatiza a las mujeres?

Los estudios sobre el tema (como este, este, este, este, este, este, este, este y este, entre otros) no avalan que exista un síndrome traumático postaborto, algo así como daños emocionales ligados de manera intrínseca a la práctica de abortar. Por un lado, no todas las mujeres que abortan voluntariamente padecen posteriormente efectos psicológicos traumáticos o problemas en la salud mental. Y por otro, si bien en algunos casos, abortar efectivamente puede tener un efecto traumático, depende mucho de la estigmatización, de la falta de contención social, afectiva, familiar, de sentimientos de culpa relacionados con significaciones sociales, de la ilegalidad de la práctica y de las condiciones en que se aborta.

Las mujeres que interrumpen un embarazo rompen las expectativas sociales dominantes sobre la ‘naturaleza’ de ‘ser mujer’, que asocia la sexualidad femenina a lo reproductivo, la maternidad como destino y deseo de toda mujer e incluso un ‘instinto natural femenino’ de cuidado hacia los vulnerables. Al desviarse de esa norma la mujer pasa a ser vista como ‘promiscua’, ‘irresponsable’, ‘egoísta’ o ‘descorazonada’, entre otras lindezas.

La estigmatización social del aborto implica que las mujeres (y en ocasiones también sus parejas) experimenten presión desde sus familias y entornos afectivos para continuar con el embarazo o bien que, en caso de abortar, reciban una fuerte condena de sus comunidades. Ello lleva a que la experiencia de abortar se realice frecuentemente sin contar con apoyo emocional de amigos y familiares, con una fuerte carga de marginación y silenciamiento.

El estigma ligado al aborto también puede existir de forma internalizada de modo que, más allá del rechazo social, genera sentimientos de culpa, vergüenza, miedo y tristeza. En gran medida, los sentimientos asociados al aborto están relacionados con los significados que las mujeres tienen sobre la maternidad, la feminidad y el aborto.

Si bien el estigma puede existir tanto en contextos de legalidad como de ilegalidad, la prohibición legal lo magnifica, lo reafirma y lo legitima.

Varios estudios (como este, este, este o este) muestran que la ilegalidad y la penalización generan altos niveles de temor, incertidumbre y angustia. En contextos de una práctica de aborto insegura, predomina el miedo a morir como sentimiento previo. Además, se experimenta el temor a la denuncia y la sanción penal. Cuando necesitan recurrir a servicios de salud por complicaciones en el procedimiento de aborto, las mujeres temen ser maltratadas, estigmatizadas, o incluso denunciadas.

Por otro lado, la experiencia de abortar en clandestinidad puede implicar un sufrimiento físico evitable. Incluso al abortar con misoprostol, pero con el sentimiento de desprotección que supone hacerlo en secreto y temer necesitar ayuda médica, se acentúan los temores asociados al dolor, la demora para completar el procedimiento, el sangrado prolongado o la posibilidad de que no sea efectivo y tener que acudir a una institución para completar el aborto.

De acuerdo con los estudios (como este, este, este o este) , las consecuencias del aborto pueden ser, de hecho, positivas cuando se realiza en condiciones seguras y legales, con información y bajo supervisión médica, y contando con apoyo social y afectivo. En esos casos predomina la asociación del aborto con sentimientos de alivio.

¿Es costoso garantizar el acceso gratuito al aborto?

Para poder analizar adecuadamente el costo de garantizar el acceso seguro al aborto hay que considerar el costo que tienen las consecuencias del aborto inseguro, porque lo cierto es que la atención a mujeres con complicaciones de aborto inseguro consume una enorme cantidad de recursos (en Argentina las intervenciones hospitalarias por aborto rondan las 60 mil por año). Por eso, el costo de las prácticas seguras se compensa, al menos en buena parte, por la reducción de costos de atención de las complicaciones derivadas de abortos mal realizados. Además, la introducción de métodos eficaces para atender complicaciones de aborto, algo que sería posible si la práctica se institucionaliza, permite reducir el tiempo de internaciones y los costos de las intervenciones, como enseñan las experiencias en otras partes del mundo. En Uruguay, por ejemplo, un estudio calculaba en 2007 un ahorro del 82% por cada intervención cambiando la atención quirúrgica hospitalaria del aborto (o sea, el legrado) por una ambulatoria con AMEU (aspiración manual endouterina).

¿Qué dice la ley sobre el aborto en Argentina?

En Latinoamérica predomina una legislación restrictiva. El aborto está totalmente despenalizado en Cuba (desde 1965), en Guyana (desde 1995), en Uruguay (desde 2013) y en el Distrito Federal de México (desde 2007). Además, en Puerto Rico está despenalizado ‘de facto’ (por un lado, la ley teóricamente prohíbe el aborto que no esté indicado por un médico para proteger la salud de la embarazada pero, por otro, esa ley contraviene un dictamen del Tribunal Supremo de EE.UU al afectar a derechos fundamentales). En el otro extremo, el aborto está totalmente penalizado en El Salvador, Honduras, Nicaragua, República Dominicana, y lo estaba en Chile hasta 2017. En los demás 25 países, incluida Argentina, está despenalizado de forma parcial para ciertos causales (cuando corre riesgo la vida de la mujer, cuando el embarazo resulta de una violación, cuando la mujer tiene retraso mental y/o cuando está en riesgo la salud de la mujer).

En nuestro país existe el aborto legal para casos específicos, garantizado como un derecho en la constitución. En los hechos, sin embargo, este derecho no estaba garantizado por las dificultades que implicaba hacerlo valer, ya que sólo se accedía pidiendo permiso a la justicia. En 2012 la Corte Suprema determinó que ese trámite no era necesario e instó a los centros de salud a implementar un protocolo sobre el procedimiento que garantizara el acceso al aborto en los casos legales. Uno de los puntos del protocolo que generó resistencia fue permitir el aborto en caso de violación sólo con una declaración jurada por parte de la mujer que lo solicitaba, es decir, sin que mediara denuncia penal. Al día de hoy, el aborto legal dispuesto por la constitución no es un derecho garantizado porque grupos de presión, fundamentalmente relacionados con la iglesia católica, han conseguido que el protocolo no se implemente.

Si ya es difícil que el Estado garantice el aborto que reconoce como un derecho, mayor desafío es conseguir una ley que lo legalice por completo. En estos días, con motivo del inminente debate, algunas personas han afirmado (por ejemplo acá, acá o acá) que dicha ley sería inconstitucional, contraria a diferentes tratados de derechos humanos.

¿Legalizar el aborto violaría el ‘derecho humano a la vida’?

La constitución Argentina incorporó, con la reforma de 1994, diversos tratados de derechos humanos. Algunas personas sostienen que el aborto no sería constitucional porque en uno de esos tratados, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, se define que el derecho a la vida es ‘a partir de la concepción’.

Este debate ya lo tuvo Uruguay, cuando discutía su despenalización. Por entonces también había quienes interpretaban que la Convención era contraria al sostener que “toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley, y, en general, a partir del momento de la concepción”. Pero lo cierto es que el texto incluye, entre comas, las palabras ‘en general’. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos analizó por entonces que la inclusión de esas palabras no era casual. Se agregó para que los Estados pudieran legislar sobre un amplio abanico de excepciones, sin violar la Convención.
Otra cuestión señalada por la CIDH fue que, por otro lado, la penalización del aborto incumplía con otros tratados de derechos, como la Convención sobre los Derechos del Niño y la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer, y que el derecho a la vida no debe entenderse como un derecho absoluto, cuya protección pueda justificar la negación total de otros derechos. En la misma línea, la Corte Suprema de Justicia argentina sostuvo que la protección jurídica al embrión no es absoluta y, por lo tanto, puede ser balanceada con otros derechos e intereses.

Por último, en la Convención de los Derechos del Niño se entiende por niño “todo ser humano menor de dieciocho años de edad” pero no se especifica desde cuándo. Es Argentina la que, mediante la ley con la que adhiere a la convención, formula entre sus reservas la aclaración de que interpreta el niño “desde la concepción”. Pero al tratarse de una ley, no tiene rango constitucional y no representa un obstáculo para avanzar en una ley que legalice el aborto.

Si te hubieran abortado…

Para terminar, hay un razonamiento que aparece de forma recurrente en el debate sobre el aborto: la especulación contrafáctica. A modo de argumento, muchas veces se hace referencia a que ‘si te hubieran abortado, no estarías acá’ o ‘si su madre lo hubiese abortado, tal o cual genia/héroe/capo no habría nacido’. El primer problema con este argumento es que, es cierto, en caso de ser abortado, ‘alguien’ no nace, y eso podemos lamentarlo cuando ese ‘alguien’ somos nosotros o alguna persona que nos parece valiosa. Pero si se trata de argumentar con la información sobre la mesa, podríamos decir exactamente lo contrario, y entonces sería para lamentarnos que su madre no haya abortado en su momento a alguno de esos seres que hacen del mundo un lugar peor. El segundo problema es que, aunque fuera cierto que todos los abortos nos privaran de la existencia de personas maravillosas, es un paso más complicado considerar eso como un argumento para prohibirlos. Es que, en esa misma línea, sería judiciable todo aquello que impida la fecundación de cada persona específica, real o hipotética, como por ejemplo que los padres del susodicho no hubiesen tenido sexo cierto día puntual, o usaran un método anticonceptivo.

 

Desnaturalizar ideas y ordenar la discusión nos pone de frente a los axiomas encerrados en cada postura y a la forma, muchas veces falaz, en la que se construyen argumentos a partir de esos axiomas. Queremos que esta conversación se de pública y masivamente, que los implícitos en nuestros representantes se hagan explícitos. Que si vamos a votar de acuerdo a nuestras creencias, lo hagamos de forma explícita. Que aclaremos los argumentos con los que definimos (desde) cuándo existe una ‘persona’ con derechos. Que votemos en libertad e informados, teniendo siempre presente que se trata (también) de un problema de salud pública que, directa o indirectamente, nos afecta a todos.

Y que esta conversación no se quede solamente en el aborto, porque es un pedido sobre nuestros derechos más fundamentales: ‘Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir’.

 

En esta nota se anda diciendo...

Luc

19/02/2020

Luc

Al respecto de la voluntad del padre, podríamos analizar el caso del aborto que se practicó una mujer en Colombia a los 7 meses, cuando el padre pidió que lo llevará a término y le diera la tenencia. O del caso que se dio en Argentina de una pareja que buscaba adoptar, que le pagó todo lo necesario a una mujer embarazada para que lo llevara a término dándolo en adopción en lugar de abortar. Hay muchas soluciones o caminos intermedios ante embarazos no deseados, que también deberían contemplarse en lugar de reducir todo a “ser madre” o “aborto”.

También hay muchos detalles finos en el proyecto de ley, por ejemplo, el proyecto presentado la última vez permitía el aborto en cualquier instancia si se firmaba una ddjj argumentando violación. Eso permite virtualmente aborto libre para cualquiera en cualquier momento. Y no veo a quienes defienden fervientemente la aprobación de la ley analizar o especificar estos detalles, lo cual me sorprende porque estando yo a favor del aborto legal, veo que todo se ha reducido a una cuestión de fanatismo y ganar la batalla a costa de lo que sea, aún si el proyecto es un mamarracho. Incluso se ven las posiciones fanáticas tratando de convencer por una u otra opción sin proponer las cosas de manera igualitaria para que sea realmente la mujer quien decida. Eso no ayuda.
Mejor sería incorporar, como en Uruguay, unos días con información y reflexión antes de la decisión final, donde tanto la información sobre el aborto como sobre adopción o ayuda económica son dadas para que la mujer decida de una manera informada. El punto de ayuda económica no es menor, primero, porque según diversas encuestas se midió que las clases pobres son las que más se oponen al aborto legal, y segundo, porque ser pobre no debería ser por sí misma una razón suficiente para abortar, eso nos convertiría en elitistas que reducimos la pobreza castrando a las clases bajas en lugar de ayudandolas a que dejen de serlo.

LETI

07/10/2018

LETI

Y como «medis cuanta cantidad de persona sos»? Efecto todo o nada…desde cuando?
RECORDARAS que los.griegos practicaban abortos, tiraban a sus hijos si el padre no los ponía en la falda,.y reboleaban sin más a todo el que no cuadraba en su modelo….
Y en el medioevo algo similar…y en distintas partes del mundo se han practicado infanticidio y feticidio….sólo que no eran tan falsos como para inventarse teorías de que no había vida…lo tenían claro. No le daban derechos….. y no vivía…..No se gastaban en falacias para calmar su conciencia.
Ahora lo.disfrazados.todo con discursos aberrantes pseudo filosóficos y anti científicos.
Como…….. «el discurso materno.es.el que.lo humaniza»…entonces lo que sale entre los coágulos.de un aborto es una mandarina?
Los griegos sabían lógica aunque no demasiada ciencia……Ahora nosotros, parece que ni eso!
Si necesitamos un inventrar teorías para justificar las acciones más aberrantes….No será que necesitamos calmar la conciencia porque en el fondo.de.nuestro.corazón.sabemos la verdad?
Supongamos que una ley despenalizara a la mujer que mata a su violador. Es suficiente no ir presa para vivir tranquila y campante el resto de sus días? Y matando al humano inocente, la va a pasar mejor?
Y siguiendo con los supuestos….si por ley se permitiera matar a todos los violadores y a todos los hijos engendrado por violación, pero la persona que debe hacerlo fuese cualquier individuo al azar de la sociedad que pidió esa ley, con el método que se le ocurriese? Es decir fuese una carga pública para quienes están de acuerdo? Contame si te.dan al violador atado y medio drogado y el.cuchillo.con.que Judith mató a Holofernes…..
Contame si te pongo en.las manos el instrumento adecuado que es.más fácil de usar que la manga de reposteria y das nomas…..empieza a sacar los pedacitos…..de mandarina…
Por favor….cordura…..Porque para tener sororidad
O fraternidad
Tenes que reconocer un Padre comun…

edu

31/07/2018

edu

Acá tienen una interpretación de las palabras “y, en general”.
https://infoderecho1.blogspot.com/2018/07/interpretacion-de-las-palabras-en.html

edu

31/07/2018

edu

Acá tienen una interpretación de las palabras ” y, en general”.
https://infoderecho1.blogspot.com/2018/07/interpretacion-de-las-palabras-en.html

Tobias becerra

26/06/2018

Tobias becerra

Yo estoy a favor del aborto legal seguro y gratuito, porque es un ser humano el que se esta gestando tengo, sentimientos para querer a la vida asi como mis padres me crian con amor.

Tomas Davio

25/06/2018

Tomas Davio

La semana pasada, me llega la noticia de que una niña de 11 años fue violada por su padrastro, entonces meme puse a pensarla que pasaría si la niña llega a quedar embarazada, y dije que lo mas lógico seria que aborte, pero como este método todavía no se legalizó en la argentina esa niña no puede estar segura si va a poder abortar, además su cuerpo no esta desarrollado totalmente como para tener un hizo y esto podría hasta matarla. Lo cual me pareció un claro ejemplo de por que el aborto tiene que ser legal.

Abril

20/06/2018

Abril

Excelente artículo.
Quería saber… ¿por qué se visibilizó ahora y no antes? ¿Por qué se está discutiendo sobre el aborto legal en este momento histórico y no hace años? ¿Cuáles son las circunstancias o las características de la coyuntura que lo permiten?

Marcos

18/06/2018

Marcos

Tiene algo de cierto o es paranoia este video?
https://www.youtube.com/watch?v=uDL0pr-7Drk

Mariano C

13/06/2018

Mariano C

Es la misma discusión. El desarrollo del ser es constante. Un bebé es otra etapa de desarrollo más, lo mismo un adolescente, un joven, etc. En qué momento del desarrollo uterino hay evidencia incontratable de cuándo empieza la vida humana? Qué criterio unánime de la biología, medicina, genética, filosofía, religión, etc hay? No podemos hablar de duda razonable?

Sandra

15/05/2018

Sandra

Las leyes que abarcan la “Educación Sexual para decidir” y los “Anticonceptivos para no abortar” están muy bien escritas (Ley 25673 de Salud Sexual y Procreación Responsable). Su implementación fue muy positiva cuando se efectivizó (La revolución de los mujeres de Luciana Peker lo describe muy detalladamente), pero no funciona como la moda de temporada: SI NO SE SOSTIENE EN EL TIEMPO, todo lo que se avanza esta concretización de una ley en el campo de aplicación, SE PIERDE (y hasta me atrevería a decir que se retrocede socialmente, pero no podría sostenerlo argumentativamente). Claramente son leyes del campo de la Salud Pública, y el Estado es responsable. Ahora bien, la historia circular, es que cambia el gobierno y el Estado se destroza: y siempre volvemos para atrás (como María la paz?).
Entonces, la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito pone a disposición un proyecto de ley donde se pide el tercer punto: “Aborto Legal para No Morir”. En este proyecto no habla de los dos primeros puntos porque ya están muy discutidos y reglamentados…sólo hace falta (y no es para nada poco importante) la VOLUNTAD POLÍTICA para que se implementen como corresponden. Pero en este tercer punto nos trabamos como sociedad, siendo que existen datos al rolete donde puede verse el altísimo beneficio que otorga a la salud pública el contar con un marco regulatorio donde el aborto sea legal.
Claramente, como dice Darío S, nos toman a las mujeres como cuidadanas de segunda. Así que ponernos a discutir dónde empieza la vida (que no es en la fecundación) es un distractor nefasto para seguir tratándonos indefinidamente como ciudadanas de segunda.
Se va a caer…
¡Gracias por la nota! (medio atrasada pero la leí!!)

Marcos

28/04/2018

Marcos

Lordalmighty

28/04/2018

Lordalmighty

Boludeces científicas…

David salas

27/04/2018

David salas

Cuando aparecen estas cosas te volves a sentir vivo. Muchas gracias.
Imprimir.

Marcia

27/04/2018

Marcia

Soberbia y genia que buen articulo! Te ame.

Walter

27/04/2018

Walter

Sol haces muy bien en no continuar una discusión con alguien que al finalizar sus escritos firma con la primer letra de su nombre.
Saludos

W

Marcos

15/04/2018

Marcos

Una pregunta, siempre hay stress post tramatico con el aborto
https://www.youtube.com/watch?v=IFWC0OBc8w4

Almafuerte

02/04/2018

Almafuerte

Hola. Creo que la nota sirve para discutir, si bien no comparto muchos de los puntos. Lei lo de Daniel y creo que no puedo agregar otra apreciación a nivel técnico.

Mi crítica es acerca de conceptos como “cuerpo” (de un modo Foucaultiano) y ” deconstrucción”. Es un poco chocante que en un blog de ciencia, se emplee las formas y terminologías posmodernas, tan repulsivas al método científico y a la búsqueda del saber objetivo.

Pedro

01/04/2018

Pedro

Esta parte del proyecto (inciso 2) permite abortar a un niño de 8 meses, por ejemplo, por sólo argumentar riesgo de salud psíquica. Pues se aclara en el encabezado del Art.3 que ” Sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo primero, y más allá del plazo establecido, ”

Toda mujer tiene derecho a interrumpir su embarazo en los siguientes casos:

1. Si el embarazo fuera producto de una violación, con el sólo requerimiento y la declaración jurada de la persona ante el profesional de salud interviniente.
2. Si estuviera en riesgo la vida o la salud física, psíquica o social de la mujer, considerada en los términos de salud integral como derecho humano.

Pedro

01/04/2018

Pedro

Legalizar el aborto es como legalizar a los trapitos o cuidacoches. Alguien cree que es digno vivir de la limosna de la gente? Son parches. La dignidad pasa por la libertad y quien cuida-coches no puede elegir más que cuidar coches. En el medio, una tarea gratuita, (estacionar libremente en una calle que existe porque pagamos Impuestos para su mantenimiento y uso), pasa a ser paga. Lo mismo con quien aborta. Quien aborta no elige, sino que está acorralado por sus circunstancias desfavorables. Pues, aclaro por si alguien aún duda, en los casos no contemplados por la ley actual (violación o riesgos de muerte) el embarazo no es climático o fruto de la mala suerte: surge de una relación sexual consentida.
En resumen, a la mujer pobre, educación y dinero para comprar calidad de vida.
A las demás personas gestantes, responsabilidad por las decisiones tomadas.

Pedro

01/04/2018

Pedro

Enfatizo cuando digo: “El Estado debe garantizar libertad individual a traves de Educación de calidad. ” La libertad individual no debe pensarse como la libertad de la persona gestante a abortar, sino de manera más profunda. La libertad debe atender los intereses de terceros, en particular de los más indefensos. Así como mi libertad no me permite escuchar música al palo a las 2pm porque mis vecinos duermen la siesta, tampoco mi libertad debería condicionar el desarrollo de la vida del niño que en mí se está criando. Por otro lado, la humanidad no ha hecho más que expandir su círculo de consideración moral, pueblos originarios (eran considerados bestias), mujeres (inferiores), negros (sin alma), deficientes mentales (incompletos), homosexuales (enfermos), etc… Ahora, bajo el argumento de la empatía por la mujer pobre, en vez de atacar con toda la furia la pobreza, se la convence de que abortar es la solución. Es un parche. Y retrocede en el camino de expansión moral. Podemos hacer muchas cosas, pero a mí me gusta hacer la mejor. Si una persona es pobre y queda embarazada, saquemosla entre todos urgentemente de la pobreza.

Pedro

01/04/2018

Pedro

2 puntos claves : ideas de Ley
1. Despenalización del aborto>>> no condenar a quien lo practica
2. Practicar el aborto en hospitales públicos indiscriminadamente, distinto a la legislación actual>>> reafirmar los aspectos positivos de la práctica
Hay una diferencia sustancial entre despenalizar y acompañar, legitimar la práctica con el hecho.
El Estado encarna la moral de una sociedad y auspicia de vara de lo bueno y lo malo. Robar está mal, el Estado lo pena. Si yo robo, el Estado me juzga y condena y pone en valor los derechos de la víctima. Si yo aborto, pues soy mujer, pobre y eso me hace más vulnerable, tengo derecho (según el proyecto de ley) a relativizar el valor de la vida que ocurre en mi interior, ponderando más mis derechos que las del niño (es niño según la ley vigente).
Despenalizar no es lo mismo que practicar el aborto en hospitales de manera gratuita y universal. Despenalizar desestigmatiza a la persona gestante, pero no obliga al Estado a encarnar el rol de abortista. Sino el rol de compasivo ante la vulnerabilidad de la persona gestante. Es como despenalizar el robo que podría hacer una persona muy pobre y hambrienta, pero sin acompañarla a robar ni darle un mapa de las casas más ricas del barrio. Simplemente se la entiende y no se la mete presa. No creo que el Estado deba hacerse cargo de ejecutar el aborto. El Estado debe garantizar libertad individual a traves de Educación de calidad. Lo demás es blef.
El relativismo no es bueno, atenta contra ideales universales de derechos humanos. Si hay vida, hay que permitirle su desarrollo. La persona gestante, mal que mal, pudo desarrollarse, no la abortaron y desde su existencia pretende anular la existencia de un otro.
Por último, hace unos años era pro-aborto, pro-relativismo. Hoy no encuentro argumento fuerte para apoyar que una persona pueda abortar por sus causas personales.

Pedro

01/04/2018

Pedro

Si ya hay acuerdo en que hay vida en el seno de la persona gestante, ¿el aborto es sin duda un asesinato? Si algo que tiene vida, deja de tenerla, ¿murió? Si murió, ¿quién es el responsable de esa muerte provocada?

Pedro

01/04/2018

Pedro

¿La despenalización del aborto y la garantía de poder realizarlo en el marco de la legalidad del Estado, no relativiza el valor de la vida aún más y da pie a próximos debates sobre la pena de muerte ?

Martin

20/03/2018

Martin

Obviar no es mentir, simplemente la herramienta preferida de los manipuladores, genocidas y asesinos. Mucho de eso en este articulo

Marcos

13/03/2018

Marcos

Que tan real puede ser este video o que tal lejos esta la ciencia de hacer esto con embriones

https://www.youtube.com/watch?v=DuvqQGj4hDk&feature=youtu.be

David Salas

12/03/2018

David Salas

Que hermoso quilombo arman siempre. Por cosas como éstas, me siento orgulloso y feliz de ser contemporáneo al gato y la caja .

Ramiro

12/03/2018

Ramiro

Acabo de enterarme del artículo 3 del proyecto de ley y me parece un total despropósito, a contramano de toda la argumentación seria sobre el momento en que se considera que existe una persona, según lo planteado en este artículo. Parece bastante claro que permitiría interrumpir un embarazo en el mes 9, cuando el feto está completamente desarrollo e incluso ya podría estar viviendo fuera del vientre materno. ¿Qué opinión tienen al respecto?

Julian

10/03/2018

Julian

Daniel coincido plenamente con vos. Un poco le respondí a sol para seguir con la idea

Valoro el acto democrático (aunque algunos piensen q es cortina de humo) de plantear el debate sin ser macrista.
Queda en la calidad de nuestros gobernantes redactar una ley seria con todas las áreas bien estudiadas

Abrazo!

Daniel

09/03/2018

Daniel

Julián, me parece muy interesante el elemento de presupuesto y planificación que aportás. Paradójicamente, la intención de quienes impulsan el proyecto es que no pase por tenga giro a la comisión de presupuesto. Entonces, qué tipo de debate de recursos se quiere dar, cómo se esperaría que, si fuera a aprobarse, sea realmente practicable.

Bueno, se trata de una sola de muchas contradicciones que están presentes, en el tratamiento de esta cuestión y que sería bueno desnaturalizar de forma seria. En este artículo se abrió un apartado con ese título y una discusión muy limitada, como vos señalás. Es como si para una tesis de doctorado tengo un capítulo de 2 páginas, no lo haría, no.

Plantear el problema del costo, es plantear un problema de recursos, no se puede legislar en el vacío, cual es el “costo” de generar los recursos para que después sea “menor el costo”. Esa es la pregunta correcta. No porque eso signifique dar de baja cualquier intención de legalizar el aborto, si no porque quienes lo proponen no le dan la suficiente importancia (lo de no tratarlo en Presupuesto es sólo un ejemplo, otro es la limitación del proyecto al aborto y no a la educación ni anticoncepción).

Si yo planteo que es más barato consumir agua de Marte porque hay más y no paga impuestos, asumiendo que ya tenemos un acueducto de 220 millones de kilómetros construido, nuevamente, sería un gran FAIL.

Julian Kotliroff

09/03/2018

Julian Kotliroff

Hola, soy medico pediatra y ginecólogo y trabajo en hospital publico hace 9 años. Estoy re contra a favor de la legalización del aborto, y la nota viene a aportar datos serios y correctos. Con muchísimo respeto quiero opinar que me parece escaso el párrafo sobre los costos que implica el aborto y creo que se debe debatir seriamente este punto.
En primer termino, es correcto que Un aborto seguro costará al sistema de salud la milésima parte de lo que cuesta al sistema un aborto complicado clandestino. Yo mismo he tenido pacientes internadas largo tiempo y con complicaciones graves. Pero pensar solo eso me parece pobre. Tenemos que pensar como insertar en un sistema de salud saturado, una practica que implica 500.000 al año en la Argentina. Hay 500.000 apendicitis en Argentina por año? Esta preparado el sistema de salud para bancarse semejante cantidad de pacientes? No hay dudas que esto NO debe frenar la ley bajo ningun punto, pero si creo que debe incluir esto en el debate. En mi hospital (publico) una mujer con cancer de mama, ovario, utero puede llegar a tener una demora de 15-20 para ser operada a cambio de cancelar otras cirugías porque no hay turnos quirúrgicos. El aborto es un problema de salud que hay que resolver en termino de 5 dias desde la consulta con lo cual si tuviéramos que realizar alguna practica, en que momento la haríamos? quien la haría? Cuando se promovió la ligadura de trompas como método anticonceptivo en hospitales públicos, fue un proyecto que hoy es casi invisible. Yo mismo tengo alrededor de 300 pacientes en lista de espera que vamos llamando desde el servicio de Ginecología porque se cancela alguna cirugía que se considera mas relevante (CANCER). Las pacientes tienen el derecho a ligarse las trompas? si. Se las opera? A muy pocas. Se pensó que se iba a agregar recurso humano a este problema y nunca ocurrió. Yo pregunto con sinceridad y respeto a todos los lectores si hoy llegaran al trabajo y les contaran que tienen ademas de su tarea habitual que les consume 8 horas, una nueva tarea que consume 2 o 3 horas mas. Podrían cumplirla? O hablarían con su jefe para contratar mas gente? Repito, estoy re contra a favor de legalizarlo, pero tiene que haber un debate serio de costos y sobre todo de recurso humano. Se cree que el sistema de salud tiene infraestructura y recurso humano para tolerar esta practica y no es asi. El recurso humano medico hoy no es considerado a la hora de discutir estas cosas “si total medicos en los hospitales hay”. No es tan cierto. Espero se entienda lo que quiero decir. Si se relee el párrafo, incluso se plantea el costo de un raspado o aspirado y en ningun momento se contempla al medico. Desde lugares como estos, sitios serios, con mucho respeto al debate y la diversidad, creo que se debe contemplar que alguien lo va a tener que hacer. Bienvenido el debate y legalicen el aborto de una buena vez. Abrazo a todos y espero se entienda la idea

Juana

08/03/2018

Juana

El aborto es un derecho garantizado en la Constitución? De donde sacaron eso?

Ana

08/03/2018

Ana

Un muy interesante artículo que enciende más aún el debate.
Todos los comentarios y respuestas a los mismos, posteriores a la nota, son sumamente valiosos; aún cuando algunos se puedan considerar altamente fanáticos.
Me gusta que se haya generado este espacio para el cambio de opiniones.
Acuerdo, con algún comentario, que sería interesante plantear, en el comienzo, la posición de la autora, que de todas formas, queda bien clara.

Marina

08/03/2018

Marina

Marcos y Matheus. en mi caso el conflicto sobre el “derecho” al aborto pasa por lo que plantean ustedes. El niñ@ por nacer tiene padre y tiene madre con los mismos ” Derechos”?. Si el padre quiere que continúe el embarazo tiene algún elemento legal ? del mismo modo que si quiere interrumpirlo? porque entonces como es que cuando el padre no se quiere hacer cargo le hacemos un ADN y lo obligamos a mantenerlo? ahí si tiene ” obligaciones y derechos”? porque ya nació y es persona porque su madre lo decidió, aunque el padre no hubiera estado de acuerdo con ello. Para mi el aborto no puede adquirir el rango de ” derecho” porque se superpone con derechos de otros. Si estoy de acuerdo que sea un elección, una elección libre, una elección implica que hay otras opciones. acuerdo con que la “ciencia” ( supongo que se refiere a las ciencias naturales) nunca nos podrá decir ahora es “persona” , porque son las ciencias sociales las que lo definen de acuerdo en cada país a sus creencias varias. ( la religión, la filosofía, la antropología… Desde mi punto de vista acuerdo con que una normativa sería suficiente para garantizar la elección libre y la atención en un ámbito médico. Creo que no es tan facil, no es blanco o negro, lindo o feo, día o noche, no es cuestión de dicótoma, me parece que hay que tener un debate profundo, y serio. Y si ,es cierto que, el debate por la fertilización asistida quedó trunco porque es un muy buen negocio económico. Un abrazo para seguir pensando una propuesta que nos abarque a la mayoría, y respete la postura de la minoría.

Marcelo

08/03/2018

Marcelo

Tu exposición interesante parte de una falacia: pretendes q la definición de persona que resulta de una convención determine lo q planteas q la ciencia no puede resolver: cuando ese genoma único es una persona con derechos.
Es decir, te atribuís la capacidad de definir persona a través de una determinacion x una convención normativa lo q no podes determinar con método científico. Y porque deberías tener razón?? Porque no tiene razón el q cree q ya es vida y por lo tanto una nueva persona que al igual q un bebé no es independiente ni autónomo? A partir de q instante y quien puede decidir el momento conveniente a partir del cual es persona? Solo por la fecha en que podes anotarlo en el registro civil, cuando ya tiene DNI empezaría a ser persona??

Lula

08/03/2018

Lula

Muy buen artículo.

Aparte de todo lo que ya me hacía estar a favor de la legalización de la práctica, esta oración sumó algo más: “Basta ver la aceptación general de que, para técnicas de reproducción asistida, se congelen los embriones ‘sobrantes’, y que incluso luego de un tiempo sean descartados sin que haya demasiados que consideren que se están ‘asesinando personas’.”

Descartar la misma célula cuando esta está fuera del cuerpo no es asesinato. Simplemente brillante.

Beatriz Noriega

08/03/2018

Beatriz Noriega

No olvidarse de las mujeres internadas en hospitales neuropsiquiatricos.Ni siquiera son consideradas ciudadanas.Muchas de ellas hasta no hace mucho(creo que eso eso ha cambiado)eran violadas o maltratadas .
Apoyo la despenalizacion del aborto ,pero no solo hay que convencer a los legisladores,no olvidarse del maltrato recibido por las mujeres que van a hospitales publicos a solicitar que se les ptactique el aborto,por parte de enfermeras y medicos.
Betunori.8/03/2018

Martén

08/03/2018

Martén

Me decepcionan, gatos. El grado de parcialización y militancia que posee esta nota es alarmante. Esperaba un análisis más completo, objetivo y no lateralizado (o sea, lo esperable de profesionales de las ciencias), pero han dejado más que claro que sus posturas ideológicas pesan más que la objetividad científica. Qué decepción :(

Daniel

08/03/2018

Daniel

■ ¿Es un dato científico que hay una ‘persona’ desde la ‘concepción’?
– No, por supuesto que no. Pero la afirmación que está más cerca de ser un dato científico es que “hay una nueva vida humana” desde la concepción y que aún cuando esté dentro del cuerpo de la madre y dependa de su sistema biológico para sobrevivir, ese embrión tiene todos los elementos para desarrollarse y llegar con grandes chances a la semana 12 o 14 o 20. Si evitamos abordar este punto perdemos el eje, porque si hay vida humana desde la concepción, por más primitiva que sea podría conectarse con el derecho humano a la vida. Y de ahí, cambia la dimensión de análisis. Creo que el artículo debería haberse centrado en ese concepto.

■ ¿Por qué se dice que el aborto es un problema de salud pública?
– El problema de salud pública es “que mueran mujeres por abortos clandestinos” no “el aborto”, plantearlo así es un poquito sesgado. El artículo pasa por alto algo esencial y es que el caso más cercano, el de Uruguay, diez años antes de legalizar el aborto, redujo de 40 a sólo 5 las muertes por aborto. Wow, cómo hizo? Con una política sanitaria. Entonces, para resolver el problema de salud pública, lo que hay que desnaturalizar es que sea requisito legalizar el aborto.

■ Para cerrar la autora insiste en el slogal de la campaña pro-aborto, pero es llamativo que siendo parte central de la “teoría del cambio” la educación y la anticoncepción, el proyecto sólo se ocupe del aborto. FAIL. Si el slogan fuera realmente considerado como tal, lo que debería proponerse no es legalizar el aborto, sino generar un marco normativo que incluya la consideración de esos aspectos (educación sexual y anticoncepción) como parte de la regulación. Hmmm, y cómo sería eso? Bueno, justamente, avanzando en un paquete regulatorio que ponga todo junto. Uy, pero sabés lo difícil que es eso?! Claro que es difícil, pero si el slogan incluye tres objetivos, y el proyecto de ley sólo se centra en uno hay algo que no cierra. Veo constantemente la alusión al slogan, pero realmente no se traslada en la propuesta regulatoria.

ADRIANA ALBORNOZ

08/03/2018

ADRIANA ALBORNOZ

MUY BUENO EL ARTÍCULO

Leonardo

08/03/2018

Leonardo

Ya hay suficientes métodos anticonceptivos que brinda el Estado.No quiero que se siga gastando dinero de los impuestos en mujeres que no asumen sus responsabilidades.Además ya es legal y el gobierno de mierda que tenemos se tiene que encargar de otras prioridades (educacion.,desnutrición,desempleo,deuda)
Apenas 43 mujeres mueren por abortos clandestinos. una cifra insignificante,no como nos quieren hacer creer las feministas.Dejen de exagerar!!!.
Y mientras vivamos en una sociedad hiper sexualidad a y promiscua,van a seguir pasando estas cosas.

Juliana

07/03/2018

Juliana

En la frase final es donde está el verdadero eje de la batalla, ni más ni menos que educación. Y tendremos de plus prevención de ETS. Con esa premisa cumplida, el % que tome al aborto como una opción, será cada vez menor. Hay una población que con o sin legalización, lo seguirá considerando como una opción. Para ese %, cuidemos que no mueran.

Emilc

07/03/2018

Emilc

Mucho palabrerío !!! Nadie explica por qué en vez de luchar por la legalización del aborto no bregan por una campaña en serio de prevención de embarazos no deseados. Se argumenta que la mujer tiene derecho a decidir sobre su cuerpo. Con ese mismo argumento podríamos decir que deberia , en situaciones normales prevenir el embarazo ya que las otras situaciones están exentas de responsabilidad penal. Realmente un debate estéril. Me canse de tanta argumentación falaz para justificar lo injustificable. No he escuchado voces atribuyendo alguna responsabilidad al tercer actor. Aquel sin cuya intervención el embarazo no hubiera sido posible.

Matheus Macambira

07/03/2018

Matheus Macambira

Hola Sol. En la nota habla que se cuestionó la constitucionalidad de una eventual ley de aborto libre. Sería bueno agregar que ese planteo no tiene sustento. La Convención Americana de Derechos Humanos dice que la vida se protege “en general” desde la concepción.

“En general” significa que los estados miembros pueden establecer excepciones (no lo digo yo, lo dijo la Corte Interameticana en ‘Ataliva Murillo’). La concepción viene a ser, entonces, un marco o acuerdo mínimo -no una obligación-, ya que cada país puede seleccionar por ley casos en los que la protección del embrión comience en otro momento antes del nacimiento (fertilización in vitro, el aborto legal, etc).

Saludos!

Marcos

07/03/2018

Marcos

Tener un sistema nervioso funcional no te hacer persona. El articulo va por el lado de definir las características mínimas que se debe tener para ser considerado una persona. Estas preguntas parece de la época nazi, o de la época de los esclavos, o de los negros, pero bueno, es lo que hay, sabes si los esclavos tienen alma, conciencia o como se llame?

Sabías que no existe el teatro cartesiano? Cuando un bebe nace existe alguien que está esperando adquirir el lenguaje para decir lo que tenía que decir. No hay ni siquiera inteligencia práctica, mucho menos conciencia de cualquier otra cosa, ni de su propia existencia, no hay pensamiento, ni lenguaje interior, ni nada de nada, tenes que leer algo de psicología evolutiva de la niñez para ver como se van adquiriendo.

Sabías que el lenguaje nos hace humano? El lenguaje se adquiere pasado el año y medio. Sabes la importancia del lenguaje en el pensamiento, etc.

El artículo va por el lado de definir las características mínimas para que alguien sea considerado persona pero te quedas en el camino, no las definís, me podrías decir cuáles son las características mínimas necesarias para que alguien sea una persona?

Otra pregunta, porque se considera al embrión solo un conjunto de células cuando es la madre la que pide el aborto, pero si es el padre el que pide el aborto, el conjunto de células automáticamente se convierte en persona? No tendría que ser igual el derecho de matar un embrión, tanto hombre como mujeres pueden matar un embrión?

Marcos

07/03/2018

Marcos

Hay mas de 7500 muertes anuales por accidentes de transito, mientras que hay solamente 50 muertes por aborto. A mi me preocupa que aumenten las muertes por las mujeres cruzando las calles para ir al hospital a hacerse un aborto.

El Gato y La Caja