Faveame que Megusta

Faveame que Megusta

TXT

Pablo A. González

IMG

D3mian Allende

¿Por qué nos gustan tanto las selfies? ¿Qué tiene en la cabeza la gente que se pasa el día hablando de sí misma?

Faveame que Megusta

Siempre antes de escribir las notas leo un rato largo, a veces papers, a veces un pedazo de un libro, y mucho, pero mucho Google. No todas las notas que escribo son iguales, y normalmente se dividen en dos grupos grandes, las que son sobre un concepto general y las que son sobre un paper copado que pensé que valía la pena compartir.

Me gusta escribir, lo descubrí no hace mucho y una vez abierta esa puerta, volver a cerrarla se me está haciendo imposible. Todas las notas del Gato incluyen alguna referencia personal, por un lado, porque es un lindo juego, una linda forma de relacionar lo que vamos a contar con algo más grande, un patrón más general, pero también pasa un poco porque nos encanta hablar de nosotros mismos.

No a nosotros. A todos. Porque es de vital importancia que el mundo sepa cómo solucionarías todo problema socioeconómico del país desde la comodidad de tu sillón, cuántas reencarnaciones tiene Mirtha o lo triste que estás porque tu tortuga fue confundida con un frisbee y su aerodinamia testeada por tu sobrino desde un piso 9.

Nos interesa tanto todo lo que sea nosotros que entre el 30 y el 40% del tiempo que pasamos hablando, lo pasamos hablando de eso, y ese número crece a 80% cuando hay una red social de por medio.

La pregunta es, ¿Por qué nos gusta tanto hablar de nosotros mismos? ¿Por qué la sobreexposición, el tuit, la foto de Instagram, el post de FB y la necesidad de comunicar no sólo cómo vemos el mundo, sino exactamente qué estamos haciendo, libre de análisis, opinión o, muchas veces, estructura gramatical?

‘Muy Raro Todo’ de Magui Bravi, con un valor intrínseco comunicacional bastante acotado, acumula al día de hoy 125 retuits y 53 favs. Que corresponden a 125 personas que quieren hacerle saber al mundo que ella considera que todo estaba muy raro, muy raro. Todo. Muy.

De ahí a un programa de mediatarde donde la gente va a desnudar cada miseria de su vida o ficciona una a medida hay solamente un cambio de medio, pero esa constante de hablar de uno, bien, mal, orgulloso, enojado, triste, dulce, amargo o con cascaritas de naranja, parece que tiene mucho que ver con las drogas y la sexo, y Harvard se copa con esas cosas.

Ansiosos de entender si es verdad esa noción popular de que a todo el mundo se le enviagra la panza cuando habla de sí mismo, tenga pito o no, decidieron pagarle a gente por meter la cabeza en un resonador magnético y ver qué le pasaba cuando hablaba de sí misma, de otros o de hechos concretos, objetivos. Los resultados no sorprendieron a nadie. Hablar de uno mismo produce tanta dopamina (el químico del cerebro que se relaciona con la motivación, o sea que medio que es la madre de todas las drogas, la que nos empuja a hacer o no hacer cosas) que preferimos hablar gratis de nosotros mismos a hablar de otros por dinero. Posta. El cerebro de una persona hablando de sí misma, de sus costumbres, sus opiniones y conjeturas se enciende como arbolito chino de Navidad, sin otra recompensa que alguien que pregunte, alguien que escuche.

La gente está muy sola.

Y lo peor es que no pasa por uno, pasa por los demás. Hablar de uno con uno tiene más gusto a locura que a otra cosa. La gracia de uno no es tan gracia si no hay alguien que la aplauda, y el cerebro responde de manera acorde. Cuando hablamos de nosotros mismos sin publicarlo, no hay empujoncito erótico, y todavía más increíble, cuando hablamos de otros sin que nadie se entere, el cerebro se embola y las mismas zonas apenas reaccionan. Para qué opinar sobre hechos concretos o sobre otra gente en privado, cuando lo que realmente me hace cosquillitas en la panza es hablar de mí o de otros o de lo mucho muy mejor que soy yo respecto de ese forro que hace todo mal pero le va bien y claramente tiene que estar acomodado con alguien.

Envidia sana, que le dicen.

‘Mamá, mamá, mirá. Me tiro, mamá. Caigo de cabeza, mamá’, y tu vieja tratando de tomarse un vino, al lado del quincho, con los amigos, haciéndose sorda a un pendejo de 8 años con necesidad de atención. Porque la aprobación de otros genera esa misma descarga. Fav de ‘estoy de acuerdo’. Me Gusta de ‘Sí, ese pantalón borravino te queda bárbaro aunque sea extremadamente pop’ y un corazoncito de instagram que establece que tu arroz con pollo es motivo de erección. Post tiraposta, megusteo, placer de verte repetido, infectivo.

Foto que muestra de más, guiño del otro, placer tuyo. Tuit, fav, fav, fav paja, posta. Fav que estimula la misma zona del cerebro que la promesa de chocolate, dinero o chape (Sistema Mesolímbico Dopaminérgico, o Cuartel General de la Manija, para los amigos).

Me Gusta, compartir, dopamina, manoseo de ascensor, ganas. Manoseo posta, de esos que te aceleran la respiración, de los que transpiran y apretan la ropa. De los que te hacen pensar si arriba hay sábanas limpias y que solamente alcanzan un clímax cuando lo contás en 140.

Árbol que se cae en el bosque y no hace ruido hasta que alguien te lo megustea.

En esta nota se anda diciendo...

Hillary

07/01/2017

Hillary

Aporte innecesario a lo ya dicho y tendencia que se manifiesta sin equa non

https://www.netflix.com/title/70264888?s=i

Delfina

27/01/2016

Delfina

Cuando la gente habla de sí misma casi nunca tienen razon

Mariano

18/08/2015

Mariano

Hola, soy lector empedernido del gato desde cemento, pero nunca dijeron que iban a poner comentarios en el anuario y ahora pensando en el próximo voy a empezar a hacerme el gracioso en todas las notas porque faveame que me gusta.

ani

12/09/2014

ani

Buenisima nota!! Ahora le voy a poder explicar a mi vieja en términos científicos, por qué a mi primita de 15 le encaaaaaanta subir fotitos con las amigas, el perrito, el osito, (un libro ni en pedo).. y recibir 239766 me gustan, ES COMO SI SE ESTUVIERA TOCANDO MA!!!!.. -Vos no haces eso no nena???.. -(tocarme o subir fotos para q me digas q estoy divina?) NO ma!! yo soy pura, casta y virgen(¿?)!.. Ay no! estoy hablando de mi!! pero les juro que sin tocarme!

pitufo

12/08/2014

pitufo

me quiero me amo estoy mas solo que el gato en la caja.

Livi

09/08/2014

Livi

Y si te favean mientras te hacen masajes al costadito del omóplato mejor todavía. ¡Es chiste, me encantó la nota! Si lo hubiera sabido cuando mis hijas eran chicas y me bailaban y me cantaban mientras yo trataba de terminar mi carrera, hubiera dejado de estudiar :)

Itna

08/08/2014

Itna

No sabía que existía “favear”, yo decía “favoritear”, jajajaja.

A todo esto, me pregunto si al hablar de uno mismo inevitablemente se libera la famosa y fabulosa dopamina. Entiendo que es esencial que exista alguien que nos escuche, pero para el caso ¿es lo mismo que el que me escuche sea Cacho el verdulero, mi psicóloga o mi mejor amigo?

En relación a esto, creo que siempre preferí escuchar a los demás antes que hablar. Desde que tengo uso de razón experimento cierto nerviosismo, malestar e incomodidad al ser expuesta a hablar de mi misma. Ante los “¿Y vos como estás?”, “¿Qué estás haciendo de tu vida?”, “¿El trabajo y el estudio cómo andan?” y demás preguntaderas trato de responder de manera lo más zipeada y concisa que puedo… ¿significa que estoy rota? ¿Qué me pasa doctor?

Por el contrario, lo que si me gusta bastante es escribir… de hecho mi primer idea era comentar tan solo lo siguiente: “Aguante Pez, y el Gato… una conjunción un tanto peligrosa, más que nada para mis neuronas.”.

En fin, los favoriteo hasta que la dopamina deje de estar buena (?) jajajaja.
Sigan así genios!!

Mariu

07/08/2014

Mariu

Muy buena nota,como tantas a las que nos tenés acostumbrados ( no te cachondees con el halago).
Me quedé pensando, el “empujoncito erótico” cuando hablamos de nosotros mismos con otra persona, ¿ocurre también si estamos hablando de nosotros mismos negativamente?. Digo, si en vez de contar que me estoy morfando una chocotorta comento que rendí mal un examen

Guido

07/08/2014

Guido

Te tiré un like en el face. Se te puso gomosa?

Enrique Alfonso

02/07/2014

Enrique Alfonso

La nota me gustó la segunda vez que la leí y luego de buscar qué cóños es “favear”… Será porque tengo ´poco más de 5 décadas… En fin, no termina de cerrarme esta cuestión de los neologismos de raíz angloparlante, aunque hay muchos en todos los vocablos técnicos.

Insisto en algo que te decía en un comentario a una nota anterior, me parece que a veces corres el riesgo de perder “audiencia” o más bien lectores que no la tienen tan clara con esto de “la internés”. Por caso te pongo a las y los compañeros de los institutos de formación docente que encima de ser re estructuradxs (… y dale con los neologismos) no leen muchas cosas fuera de los clásicos. Suelo compartir con ellxs estos artículos porque soy de la idea de que debemos abrir la mente, muchos no sólo no comparten la idea, actúan en su contra… Si lográramos demostrar queesposiblesólohayqueintentarlo (así, todojunto) estaríamos abriendo la cancha. Igual hay quienes que ni con una bazuka…

Bueno, humilde opinión. Me agrada que juegues con el lenguaje, que cruces la vereda de vez en cuando, que mezcles el lunfardo y todo eso que alimenta tu estilo, es hasta divertido. Ahora ¿No le estarás dando demasiado cartel a la omnipresente Mirtha? Compartí en una jornada de lectura en el IFD el de “Datando a…” en forma de fragmento y otros artículos más de otros escribas del gato y despertaron interés… Ladran Sancho… (¿Señal que hay perru?)

Capaz que te “faveo”

Antonella

24/05/2014

Antonella

Creo que la pregunta es: si el árbol se cae en el bosque y no hace ruido ¿alguien te lo megustea?

Rochi

20/05/2014

Rochi

Me encantó la nota, te faveo todoooo

Chino

20/05/2014

Chino

Pa! Es la tercera vez que respondo hoy esto y la Internet no me lo registra!
Si, hablo de las ciencias sociales y estoy de acuerdo con que depende mucho su caracter científico de su enfoque y de su método. Aunque la deducción tienen un caracter un poquitin más laxo en lineas generales que en las “ciencias duras”. De todas maneras, para mi como persona y para mi como profesional, es extremadamente valioso el aporte de la perspectiva que le diste a este tema y que le dan a todos los temas en el Gato.
Lo de la cita de tu texto tiene que ver con que sufro Sindrome de Capitanich y el 75,2% de lo que transmito esta sujeto a ser interpretado o yo tengo miedo de eso. Solo quería decir que la Ciencias Sociales (incluso cuando son pseudociencias) tienen muchas formas de responder a las preguntas que vos haces ahí. La Genealogía de la Tecnología o el recorrido sobre la idea de Transmitir podrían ser respuestas válidas para mi. Te las muestro cuando quieras!
Aguante el Gato!

Nahuel

20/05/2014

Nahuel

Muy bueno. El blog se tiene que llamar: “El gato, la caja y la dopamina”.

M

20/05/2014

M

Lo voy a compartir en FB porque en Twitter no me favea nadie

Daniel

19/05/2014

Daniel

De las mejores notas que se han leido por aca. Amor eterno por linkear semejante temazo de Pez.

Chino

19/05/2014

Chino

Muy bueno! Muy interesante tener estos datos, realmente son muy valiosos para los que hacemos seudociencia.
Las seudociencias tienen muchos elementos para responder a estas preguntas que te haces: “La pregunta es, ¿Por qué nos gusta tanto hablar de nosotros mismos? ¿Por qué la sobreexposición, el tuit, la foto de Instagram, el post de FB y la necesidad de comunicar no sólo cómo vemos el mundo, sino exactamente qué estamos haciendo, libre de análisis, opinión o, muchas veces, estructura gramatical?”

Mariana

17/05/2014

Mariana

Me gusta, Pablo! Te faveo!

Pelu

16/05/2014

Pelu

Voy a tener que sobarlo todo a Pablo retuiteando este articulo…. después me fumo un puchito y le pido un taxi.

Myriam

16/05/2014

Myriam

No leī la nota, vengo a decir que anoche hice unos ravioles caseros que estaban espectaculares!

alesita

15/05/2014

alesita

no, bueno, pará. cómo podés negar que está muy raro todo?

sobre todo cuando lo dice alguien con semejante ccccoraje.

igual, yo vengo a decir que las selfies no nacieron ahora, sino que tienen una vasta historia habiéndo sido popularizadas bajo el nombre de “foto flogger”. este acto era casi siempre realizado frente al espejo de algún baño, sea éste público o privado.
porque acá no son ustedes los únicos que hacen DIVULGACIÓN, peleles.

mm. muy raro todo.

LIZ

15/05/2014

LIZ

Arroz con pollo… que hambre me hiciste dar! ya salgo al super a comprar para hacer, muy buen artículo como siempre! : )

Guillermo

15/05/2014

Guillermo

Genial nota. Bueno como siempre. Me hizo acordar a un fragmento del libro que se paso lo pongo-.” Todos nos contamos una historia sobre nosotros mismos. Siempre. Continuamente. Esa historia es la que nos convierte en lo que somos. Nos construimos a nosotros mismos a partir de esa historia.”
Patrick Rothbury el nombre del viento

Romina

15/05/2014

Romina

Si el manoseo está tan bueno, seguro se perdona el “apretan” en vez de aprietan ;)

Sebastian

15/05/2014

Sebastian

Y ahora, despues de leer esto con que cara shareo este articulo en TW o FB???

El Gato y La Caja