Aborto: nacimiento de una idea

Aborto: nacimiento de una idea

TXT

José Manuel Morán

IMG

La Cope

¿Cómo decidimos cuándo darle valor de individuo a un embrión? ¿Cuál es la historia detrás de lo que pensamos del aborto?

Aborto: nacimiento de una idea

Uno de los lugares más comunes en donde el debate sobre el aborto suele quedar enredado es aquel que lo sitúa como una disputa entre los derechos de la mujer (a la salud, al propio cuerpo, a su vida, etc.) y el derecho del feto a la vida. Sin embargo, para llegar a pensar el debate en esos términos fue necesario dar un paso anterior, que generalmente es invisibilizado e incluso negado por algunos/as: para pensar el aborto en términos de un conflicto de derechos se tuvo que construir antes al feto como un sujeto, cuya vida tiene un ‘valor’ y debe ser protegida.

Muchos/as confunden los términos que se debaten, asumiendo que la disputa en torno al aborto legal se vincula con ‘el inicio de la vida’. Esto es un error porque antes del comienzo de los primeros signos de actividad cerebral, de la implantación o incluso de la fecundación, ya hay vida. Óvulos y espermatozoides son, de hecho, células vivas de la especie humana, como también lo son las células de la piel, de los órganos internos, etc. Así que lo primero que sería preciso dejar en claro es que el debate sobre la vida que se da en torno al aborto corresponde más específicamente al del inicio de la vida ‘de un nuevo individuo humano’, y no en el inicio de la vida como tal. Yendo un poco más al hueso, el debate central es desde qué momento comenzamos a otorgarle valor y protección a esa nueva vida individual (sin perder de vista que ‘individual’ es en sí mismo discutible, dada la naturaleza dependiente del organismo en desarrollo).

Muchas veces damos por sentado que ciertas cosas naturalmente son como las pensamos nosotros/as, que son obvias, hasta que les ponemos un poco de perspectiva histórica y antropológica. Lo cierto es que cada sociedad y cada cultura negocia de manera distinta los umbrales que determinan el momento en que la vida comienza a ser considerada como susceptible de protección.

La antropología ha demostrado que en muchas sociedades no industrializadas el inicio biológico de la vida no coincide necesariamente con el inicio de la valoración de esa vida. En ciertas culturas, el inicio de la vida suele asociarse al momento del parto biológico, por ser este el primer instante en que es posible visibilizar al/la niño/a, mientras que su aceptación social (la entrada de esa nueva vida a la comunidad) puede ocurrir en un momento posterior, como cuando se cumplen ciertos ritos, cuando ocurren determinados eventos simbólicos de importancia para la comunidad o cuando se alcanza un cierto estado de maduración. Dice la antropóloga Lynn Morgan que en múltiples culturas el ‘parto biológico’ está separado del ‘parto social’. En algunos lugares, por ejemplo, el ingreso simbólico de una nueva vida a la comunidad ocurre recién cuando se le asigna un nombre al/la bebé, cuando se realiza la perforación de una de sus orejas, cuando se le circuncida, etc., ritos que pueden ocurrir a los pocos días o a los años luego del parto biológico. De este modo, en algunas sociedades, antes del nacimiento biológico el feto no es considerado todavía una ‘nueva vida’, menos aún un sujeto independiente susceptible de protección o de valoración moral.

Por otro lado, en las sociedades occidentales, desde hace unas pocas décadas venimos atravesando una dinámica social y política en la que hemos tendido a adelantar el momento simbólico en que valoramos y admitimos esa nueva vida como parte de la comunidad. En parte, esto se debe a las nuevas tecnologías de visualización que desde mediados del siglo XX nos han permitido observar los fetos antes del nacimiento. Esta ‘visibilidad’ que ha adquirido el feto dentro del útero de la mujer transformó las percepciones que se tienen respecto de éste, produciendo cambios en la valoración subjetiva que le asignamos. Aquí es cuando nos acordamos de que todos tenemos un amigo que le habló a una panza. Parafraseando nuevamente a Lynn Morgan, las tecnologías de visualización han adelantado el parto social en Occidente. Eso sí, este fenómeno tuvo lugar con una relativa ambigüedad: aunque hoy en día les asignamos nombres a los/as hijos/as antes de su nacimiento, oficialmente el nombre queda registrado recién tras el parto; pese a que valoramos la vida fetal, los registros de mortalidad oficiales sólo cuentan las muertes de aquellos que murieron tras el parto, y no antes; para prácticamente todo efecto, una mujer embarazada cuenta como una sola persona, y no como dos, tres, ocho. Es decir, atravesamos actualmente un proceso ambiguo de adelantamiento del parto social en el que valoramos la vida fetal, sin desprendernos del todo de la idea de que el nacimiento biológico constituye un momento simbólico central que marca el ingreso a la comunidad.

Imagen destinada a descomprimir emocionalmente. MIREN, BEBITOS!!!

La postura de la iglesia, también histórica

El propio discurso sobre el inicio de la vida individual que actualmente defiende la jerarquía de la Iglesia Católica no ha sido idéntico a lo largo de su historia. La idea de que la vida individual comienza con la fecundación fue adoptada oficialmente por la Iglesia Católica recién en la segunda mitad del siglo XIX.

A lo largo de la historia del catolicismo, una larga lista de teólogos y Sumos Pontífices apoyaron la tesis denominada ‘hominización tardía’, fundándose en antecedentes filosóficos, teológicos y bíblicos. Según Tomás de Aquino, por ejemplo, el alma era infundada (produciendo la ‘animación’) a los 40 días de la fecundación en el caso del hombre, y a los 90 días en el de la mujer. San Agustín agregaba 6 días más en los fetos de hombres. Así, aunque el aborto era considerado un pecado, para una gran parte de los teólogos de la antigüedad, era menos grave si se realizaba antes de la ‘animación’ del feto, y en ningún caso, cuando ocurriera antes de la ‘animación’, se lo asimilaba con un homicidio. Algunos pasajes del Antiguo Testamento, como el Éxodo, hacen una importante distinción entre las penas aplicadas a una persona por asesinato (en cuyo caso la pena es la muerte), y aquellas aplicadas a una mujer que aborta (las que remiten sólo a una multa).

Por casi dos milenios la Iglesia Católica mantuvo el debate interno respecto de la hominización sin oficializar una posición, a excepción de un breve período de tres años durante el siglo XVI, cuando en 1588 el papa Sixto V apoyó de manera oficial la tesis de la ‘hominización inmediata’, según la cual el cuerpo recibiría el alma desde el momento mismo de la fecundación. Así, por primera vez la jerarquía católica contrariaba la tesis de la hominización tardía sostenida por la mayoría de los teólogos premodernos. Sin embargo su sucesor, Gregorio XIV, modificó tal posición y señaló en 1591 que ‘donde no hay homicidio o feto animado, no ha de aplicarse un castigo más estricto que el que prescriben los sagrados cánones o la ley civil’. Con esto, la Iglesia volvía a sostener la idea de que el alma recién se infundiría en un momento posterior a la fecundación y, por lo tanto, el feto ‘inanimado’ no constituiría aún un individuo susceptible de la misma valoración moral que un ser humano ‘animado’.

Pese a esto, en los siglos siguientes la preponderancia de la teoría de la hominización tardía comenzaría a ceder terreno frente a la de la hominización inmediata, producto de algunas transformaciones que ocurrirían tanto al interior de la propia Iglesia Católica como en el contexto europeo en general. Pueden distinguirse al menos dos grandes antecedentes que incidieron en este cambio de perspectiva. El primero se relaciona con las observaciones iniciales de espermatozoides y óvulos a nivel microscópico. A lo largo del siglo XVII se desarrollaron las primeras observaciones que utilizaron el microscopio como tecnología de visualización, indagando los objetos en una nueva escala de ‘realidad’. Científicos de la época, algunos de los primeros en hacer uso de las nuevas tecnologías de visualización, comenzaron a observar óvulos y espermatozoides sosteniendo que en ellos se podía ver un diminuto y completamente formado ser humano, al que denominaron homunculus.

Científicos del siglo XVII predicen la construcción de monoambientes cada vez más estrechos.

Estos ‘hallazgos’ dieron pie a lo que se denominó ‘corriente preformativa’, difundiendo consigo la idea de que el embrión constituiría ya un ser humano que no necesita nada más que crecer hasta su nacimiento. En términos generales, quienes sostenían la tesis de la hominización tardía habían tendido a apoyarse, con algunas variaciones, en la idea aristotélica de que el alma humana o sensitiva sólo podía encontrarse en un ser con forma humana. Dado que se asumía que el óvulo recién fecundado no tenía dicha forma, se pensaba que no poseía alma, y que sólo era animado cuando la tomaba. La corriente preformativa puso en cuestión esta idea, al sostener que el óvulo fecundado sí correspondía a un ser con forma humana. Por esto, algunos teólogos influenciados por los postulados de esa corriente científica comenzaron a considerar que si el producto de la fecundación era ya un ser con forma humana, entonces debería tener alma desde ese mismo instante. Aunque los postulados de la corriente preformativa fueron posteriormente refutados, su influencia sobre el debate en torno a la hominización es, para muchos/as, evidente.

A los 23 segundos de la fecundación, ya podemos escuchar los latidos del corazón del cigoto, podemos pedirle que elija el color del cuarto que lo va a recibir o hasta podemos mediante un estetoscopio escuchar un monólogo sobre la angustia que tiene por no saber si estudiar derecho o contabilidad. Todo con una sola célula. Una.

Pero además de la corriente preformativa hubo un segundo antecedente, aunque de orden teológico. En 1708 el Papa Clemente XI declaró a la Inmaculada Concepción como una fiesta importante para la Iglesia Católica, fijando su fecha en el 8 de diciembre, justo nueve meses antes del nacimiento de María. De modo indirecto, esta doctrina apoyaba la tesis de la hominización inmediata: si se asumía que María había recibido su alma en la concepción, se abría entonces la posibilidad de pensar que la animación de todo ser humano podría ocurrir en dicho momento. La aceptación de la doctrina de la Inmaculada Concepción llegó a su punto cúlmine cuando Pío IX la oficializó mediante la bula papal ‘Ineffabilis Deus’, en 1854. Fue el mismo Pío IX quien, quince años más tarde, oficializaría finalmente la tesis de la hominización inmediata. En 1869, mediante la publicación de la ‘Apostolicae Sedis’, indicó que todo aborto, independiente del momento del embarazo en que se realizase, es un homicidio que merece la pena de excomunión.

La posición contemporánea sostenida desde la jerarquía vaticana respecto al inicio de la vida individual, aunque influenciada por la doctrina de la Inmaculada Concepción y por la corriente preformativa, adquirió un nuevo matiz a partir de la segunda mitad del siglo XX. La defensa católica de la fecundación como el momento en el que emerge la vida de un nuevo individuo se funda hoy en una idea ‘genetista’, basada en una noción de continuidad e inmutabilidad de la identidad genética a lo largo de todo el proceso de desarrollo biológico, y cuyo punto de partida sería la fecundación del óvulo. Se trata de una idea estrechamente relacionada con la emergencia de la biología moderna. En la era de la genética, los genes adquirieron el carácter de entidades que contenían la información del ‘programa predeterminado’ a través del cual opera y se regula la vida misma. Para que la Iglesia Católica adoptase el imaginario genetista en sus nociones y argumentos respecto del inicio de la vida de un nuevo individuo humano fue clave el trabajo del médico Jérôme Lejeune.

A finales de la década de 1950, Lejeune descubrió que la causa del denominado ‘Síndrome de Down’ era la presencia de una copia adicional del cromosoma 21. Su descubrimiento no sólo sirvió para demostrar el origen genético de ciertas enfermedades, sino para instituir en el Vaticano el imaginario genetista de la vida: dado que el genoma contiene los códigos de salud y enfermedad preprogramados de los individuos, Lejeune asumía que, desde el momento en el que se forma el genoma completo de un organismo –esto es, la fecundación– se forma la estructura del ‘plan rector’ de la vida y, por lo tanto, podría hablarse de un nuevo individuo desde aquel instante. En junio de 1974, Lejeune fue nombrado miembro de la Pontificia Academia de las Ciencias y sólo cinco meses después la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano publicó la ‘Declaración sobre el aborto’, donde señalaba que “desde el momento de la fecundación del óvulo, queda inaugurada una vida que no es ni la del padre ni la de la madre, sino la de un nuevo ser humano que se desarrolla por sí mismo. […] La ciencia genética moderna aporta preciosas confirmaciones. Ella ha demostrado que desde el primer instante queda fijado el programa de lo que será este ser viviente: un hombre, individual, con sus notas características ya bien determinadas”.

El hecho de que el óvulo fecundado (llamado también ‘cigoto’) sea la primera célula con un ADN distinto al de la madre y el padre, y que se mantendrá inmutable durante su desarrollo biológico, constituye para la Iglesia Católica la prueba científica de que ese óvulo fecundado es ya una nueva vida, un individuo distinto de sus progenitores/as cuya vida es valorable en sí misma.

Entonces, ¿la iglesia basa su postura actual en conocimientos científicos? Para nada. Establecer el momento de formación del genoma humano como punto de inflexión a partir del cual una vida se constituye como un pleno sujeto de derechos no es en absoluto una aplicación directa del conocimiento que nos proporciona la genética. Implica que primero tenemos que asumir que lo que hace valiosa nuestra vida como seres humanos, y que por tanto amerita protección, es la información genética que nos hace únicos. En otras palabras, supone entender a los seres humanos como un conjunto de códigos preprogramados (los genes), y a esa información genética como lo que da un ‘valor esencial’ a la vida humana. El resbalón lógico que opera acá es bastante fácil de señalar: convengamos que de observar y entender la importancia de los genes para la vida biológica a definir el individuo como sujeto de derechos en base a la existencia de una información genética única, hay un paso que ya no es científico, sino cultural, político e ideológico. Porque al ver en un microscopio el proceso de fecundación, la imagen no nos muestra una persona, ni menos un sujeto de derechos, sólo dos células que se unen. Afirmar que un cigoto es un sujeto no es una conclusión científica sino una forma subjetiva de asignarle valor moral y jurídico a una célula, basándose en el imaginario genetista que afirma que los genes son todo, que representan la última verdad de nuestra existencia. Lo cierto es que todo significado y valoración que le asignamos al feto es una representación y no una forma imparcial y objetiva de pensar en la vida embrionaria. Y el problema es cuando negamos ese carácter construido que tiene la valoración de la vida, disfrazándolo bajo la apariencia de una verdad científica.

Antes de debatir el aborto en términos de un conflicto de derechos entre el embrión y la mujer debemos sincerar los modos en que hemos situado al debate en ese terreno, desnaturalizar lo que entendemos como evidente o natural y observar que quienes se oponen al derecho al aborto suelen subjetivar al feto negando la operación política que efectúan cuando, bajo la apariencia de la naturalidad y la objetividad, otorgan a ese feto la cualidad de sujeto y, como tal, de persona susceptible de protección, al tiempo que invisibilizan a las mujeres y les imputan un estatus moral y jurídico equivalente al de una célula, como es el cigoto.

 

BONUS

Sol Minoldo, la editora de esta nota, dando una entrevista a FM La Patriada el 5 de enero de 2018.

En esta nota se anda diciendo...

Pau

19/06/2018

Pau

Excelente nota, no tiene desperdicio, no le sobra nada, muchas gracias!

Raúl López

09/06/2018

Raúl López

Qué complicado para muchos varones paracaidistas, abstenerse de opinar sobre los úteros femeninos. Los hombres no abortamos, sólo tenemos una posición ética posible sobre el tema: apoyar a la mujer en la consecución de su derecho a decidir sobre su cuerpo sin pedir permiso. Nuestras opiniones morales sobre el tema son irrelevantes, personales y no le interesan a nadie más que a sí mismo.
Esto es un debate LEGAL y se hará lo que las mujeres decidan y sea mejor para la parte social involucrada.
A lo suyo muchachos.

Matías Nicolás

05/06/2018

Matías Nicolás

Para hacer una comunicación disruptiva no hace falta entrar en el absurdo. Hay muy buenas notas en el sitio. No caigan en el circo del amarillismo, una nota crítica no tiene porque contener chicaneadas baratas.
La nota es tan absurda como la presentación del autor.

Marcos

24/04/2018

Marcos

En varias ponencias se habló de estrés post traumático luego de que la mujer se realiza un aborto. Se mostraron estadísticas de países donde el aborto está legalizado hace más de 30 años y se muestra claramente estrés post traumático.

En la mayoría de las especies animales es el macho el que obliga a la hembra a abortar. Por ejemplo, cuando hay un nuevo macho alfa, lo primero que hace es matar a los cachorros que la hembra tuvo con el anterior macho alfa.

Solamente en animales enjaulados en zoológicos se ha visto a hembras matar a su propia cría.

Dado que nuestras conductas tienen un origen evolutivo, mi pregunta es, no se puede explicar el estrés post traumático de las mujeres luego de realizarse un aborto porque están obligados por los machos alfa de nuestra sociedad? En la televisión, en las radios, los machos alfa de nuestra sociedad hablando a favor del aborto y lavándole la cabeza y confundiendo a las mujeres.

Leonardo

22/04/2018

Leonardo

La vida humana no empieza a los 3 meses, solo se hace más valiosa. Es un hecho científico que la vida humana empieza con la concepción, no solo para los seres humanos sino en todos los demás mamíferos. Si esto no fuera asi, no solo se podrían curar enfermedades genéticas -como mencionaron en un comentario-, sino que se podría prestar para la completa manipulación del genoma humano. Consecuencias tanto positivas como negativas. Los ricos podrían modificar a sus hijos y los pobres no podrían acceder a dichas ‘mejoras’. (más división y brecha) Sin embargo, tales cambios seguirían implicando un cambio en la condición humana, lo que nos hace humanos. El ser humano no debería jugar con su propia esencia, ni con la vida en general. O sea que podamos hacer algo, no significa que debamos. Que pasaría si, siguiendo esta dirección, llevamos la edición genética a un paso más alla y empezamos a insertar adn animal o de vegetales (como se hace con algunos animales de producción avícola) en el genoma? Tales cambios podrían permitir al ser humano hacer seguramente cosas increíbles, pero acaso seguiría siendo del todo humano?

Marcos

15/04/2018

Marcos

Cual es la interpretacion correcta de potencia y acto, la que dio Lino Barañao en el articulo de la nacion, o la que da esta doctora en la ponencia

https://www.youtube.com/watch?v=bQISBo_K6oU

Marcos

01/03/2018

Marcos

Que hay de cierto de que lo de las mujeres es solo una excusa, que las verdaderas razones son las empresas multinacionales, las clínicas de fertilización asistida, las investigaciones en ingeniería genética? Hoy en día las clínicas de fertilización asistida no puedes descartar los embriones que no usan, los tienen que tener congelados porque la vida empieza desde la concepción. Si el aborto fuera legal se podría hacer experimentos en ingeniería genética con embriones hasta las 3 semanas, se podría avanzar en descubrimientos para mejorar la raza humana, como se hace con la soja transgénica.

Marcos

01/03/2018

Marcos

Hay algo que no entiendo, los zurdos se quejan del capitalismo, pero con el aborto convierten la vida humana en una mercancía. En Esparta, en la época de Platon y Aristoteles, cuando un niño nacia lo examinaba un anciano buscando defectos, si le encontraba alguna debilidad al niño lo tiraban de un monte sagrado. Las empresas de fertilización asistida tienen miles de embriones congelados, no los pueden descartar porque actualmente nuestra legislación considera vida humana desde la concepción. Hoy en dia se puede detectar sin técnicas invasivas el síndrome de down antes de las 12 semanas de embarazo, se podrían abortar las embarazadas de chicos con síndrome de down, esto estaría bien. Mas adelante habrá técnicas para diagnosticar, antes de las 12 semanas otras enfermedades, u otras características. Los zurdos, que se quejan del capitalismo, con el aborto convierten la vida humana en una mercancía, que los padres eligen que características quiere que tenga el producto.

Marcos

26/02/2018

Marcos

En los casos similares al que le sucedio a l tenista Boris Becker con la modelo Angelika Ermakova, el hombre puede pedir el aborto a la mujer? Si el feto no es una persona, sigue no siendo persona si el aborto lo pide el hombre.

Marcos

26/02/2018

Marcos

En la ciudad estado griega Esparta, vecina de Atenas, en la época de Platón, Aristóteles, un anciano examinaba a los recién nacidos en busca de defectos. Lo primero que hacia al estado era examinar el recién nacido y ver si era apto o no para vivir en esa sociedad, no se admitía en la sociedad a nadie que podía ser débil. Si un niño tenía el más mínimo defecto lo llevaban a una colina sagrada y lo dejaban morir.

Marcos

19/02/2018

Marcos

Argumentos en contra del aborto:

1 https://abortodebates.wordpress.com/2014/04/19/una-semilla-es-a-un-arbol-lo-que-un-ovulo-fecundado-a-un-hombre-adulto/

2 https://abortodebates.wordpress.com/2014/04/13/muchas-personas-mueren-atropelladas-por-autos-luego-de-arrebatar-una-cartera/

3 https://abortodebates.wordpress.com/2014/04/13/los-arrebatadores-no-son-tan-caraduras-como-para-solicitar-medidas-de-seguridad-por-el-riesgo-de-accidente-que-corren-cuando-realizan-su-accionar/

4 https://abortodebates.wordpress.com/2014/04/13/seria-muy-bueno-que-en-una-sociedad-no-haya-retrasados-mentales-ni-discapacitados-metales-ni-discapacitados-fisicos/

5 https://abortodebates.wordpress.com/2014/04/13/la-solucion-alemana/

6 https://abortodebates.wordpress.com/2014/04/13/probabilidad-de-que-a-un-auto-se-le-reviente-un-neumatico-y-te-atropelle/

7 https://abortodebates.wordpress.com/2014/04/13/el-embarazo-no-se-produce-por-dar-la-mano/

8 https://abortodebates.wordpress.com/2014/04/13/un-padre-ignorante-y-sin-estudios/

9 https://abortodebates.wordpress.com/2014/04/13/los-esclavos-y-los-negros/

10 https://abortodebates.wordpress.com/2014/04/13/necesitamos-el-lenguaje-para-se-humanos/

11 https://abortodebates.wordpress.com/2014/04/13/una-joven-de-18-anos/

12 https://abortodebates.wordpress.com/2014/04/13/una-persona-en-un-como-farmaceutico-inducido-reversible/

13 https://abortodebates.wordpress.com/2014/04/13/no-vamos-a-seguir-discutiendo/

14 https://abortodebates.wordpress.com/2014/04/13/cuando-el-nino-nace/

15 https://abortodebates.wordpress.com/2014/04/13/porque-podemos-abortar-hasta-los-2-meses-de-gestacion/

16 https://abortodebates.wordpress.com/2014/04/13/hay-miles-de-arrebatos-ilegales-por-dia/

17 https://abortodebates.wordpress.com/2014/04/13/no-hay-derechos-absolutos/

18 https://abortodebates.wordpress.com/2014/04/13/derecho-para-coegr-sin-consecuencia/

19 https://abortodebates.wordpress.com/2014/04/11/tenemos-derecho-a-coegr-sin-consecuencias/

Mari

02/02/2018

Mari

Solo hago un comentario, la inmaculada concepción es la concepción de Jesús sin pecado (por eso inmaculada), no de María: …»En 1708 el Papa Clemente XI declaró a la Inmaculada Concepción como una fiesta importante para la Iglesia Católica, fijando su fecha en el 8 de diciembre, justo nueve meses antes del nacimiento de María.»…

Verónica

05/01/2018

Verónica

El feto tiene una vida parasitaria. Parasita el cuerpo de la mujer. Por eso la mujer decide si desea o no ser parasitada con todos los problemas que ello acarrea. Cuando una mujer decide erradicar al feto de su cuerpo no está decidiendo sobre la vida del parásito: si él tuviera la posibilidad de seguir su desarrollo en otra parte la mujer portante no tendría nada que decidir en relación con la continuidad o discontinuidad del proceso. El día que la ciencia desarrolle un método que permita a los embriones continuar su proceso de desarrollo sin necesidad de parasitar a nadie podremos tener Miles de millones de individuos independientes nacidos y probablemente criados por sí mismos sin necesidad de colaboración. Porque recordemos que la cría humana lleva un proceso de maduración post natal de entre 15 y 30 años, dependiendo del contexto social. Así que habrá que tomar medidas para resolver la vida independiente del feto abortado hasta su maduración total. Ojalá los que se desgarran las vestiduras estén dispuestos a colaborar solidariamente con la crianza de esos parias. Porque de no mediar un contexto familiar es el Estado el responsable de velar por el bienestar de esas criaturas. Criaturas en el sentido estricto. Yo asistí en la cesárea de un feto con nueve meses de gestación que hubo que extraerlo porque su corazón dejó de latir. No fue inscripto como muerto. Simplemente era un embarazo detenido. Si el Estado considera que un embrión perfectamente formado que acaba de morir no es una persona entonces no podemos hablar de homicidio en relación con la vida pre natal. Un poco de coherencia no vendría mal.

Alejandro

04/01/2018

Alejandro

¿Por qué tanta comparación con el nazismo y Hitler…? Entiendo que es un ejemplo muy práctico para ilustrar ciertas cuestiones y que es algo que deberíamos tener presente para que nunca vuelva a ocurrir… ¿pero irse a ese extremo siempre? Como dijo alguien, sí, siempre me da la impresión de que quien usa el nazismo en algún argumento, ya sea a favor o en contra, medio que pierde peso… no sé, mi pregunta original va con buena leche eh, quizás alguien me lee y me instruye un poco, quizás sí tenga sentido. Es simplemente una «sub-discusión».

Con respecto al artículo en sí, como también dijo alguien, sentí que venía muy bien y al final medio que se queda… pero entiendo que quizás la discusión que el autor quiere plantear realmente se planta, y mi sensación de «falta algo» sea porque quizás estaba esperando otro debate. Muy bueno el programa.

Matilde

29/09/2017

Matilde

Parece que mientras a una persona por nacer, le toque estar en el vientre de una mujer que no lo quiere, va a ser un Feto/ cigoto, que carece de valor y derecho alguno. O sea un pedazo de descarte. En cambio, si le toca estar en el vientre de una mujer que decide continuar con el embarazo, pues será un feto o cigoto, con derechos. El cual además va a tener suerte porque la mamá le va a decir bebé en vez de feto.
Qué raro sería tener en nuestro ordenamiento jurídico fetos con derecho a la vida y fetos sin derechos. Pues quien tiene la facultad le otorgarle la posibilidad de adquirir ese derecho es La madre que decide tenerlo o la portadora que decide que no. A partir de cuando una embarazada pasa a ser madre de feto con derechos o simple portadora de futuro feto abortado?
Raro, no?…
Cuéntenle a este iluminado, que la justicia consideró como homicidio la muerte del bebé (no nacido y asesinado en el vientre materno) de Carolina Piparo, y condenó a cinco delincuentes por ese crimen.

Poco me importa que pasaba antes y desde cuando se consideraba la existencia de vida en el vientre materno. Hoy se sabe a ciencia cierta que ese conjunto de células (y no otro) forman un feto que va a prosperar en un ser humano, vivo, único e irrepetible y eso le otorga derechos. Por lo menos derecho a que no lo maten dentro del vientre.
Por supuesto nos guste o no, los derechos no son absolutos y el derecho sobre el cuerpo de una mujer lo tiene la misma pero con ciertas limitaciones. Se podrá tatuar, operar, correr una maratón, lipoaspirar, teñir el pelo, cambiar de sexo y cualquier otra cosa que no atente contra la vida de otra persona que se encuentre afuera o dentro de su cuerpo. Ese derecho a hacer lo que quiera con su cuerpo, se limita, al llevar dentro otra vida, un feto, bebé, ser humano, o como prefieran decirle. Otro cuerpo distinto al suyo sobre el cual ella no puede decidir..

De todos modos quiero aclarar; no estoy de acuerdo con el aborto ni en una mujer que pueda pagarlo, ni en una que no pueda hacerlo.
Tampoco necesito ampararme ni en la justicia, ni en la iglesia, ni en eruditos filósofos que enredan más que aclarar… Me basta con escuchar testimonios de mujeres que se hicieron uno, dos y más abortos, hace dos meses, dos años, o más de veinte y hoy les duele el alma. Hoy ven a sus hijos y se dan cuenta que no hubiera sido tan terrible como parecía, tener a ese que se sacaron. Ven todos los problemas de ese entonces y se dan cuenta eran una pavada al lado de matar a un «hijo por nacer», así lo llaman.. (Para los que prefieren feto, así les jode menos matarlo)
También reconocen que hubiera sido difícil igual, pero no más difícil que soportar este dolor de haber sido la que tomó la final decisión. Porque si bien todos opinan y te convencen que es derecho sobre tu cuerpo y te arengan con ese tema, parece que si no lo abortas, «otro ente» tendría el derecho sobre tu cuerpo(?) no sé, quieren llegar a esa conclusión; la que toma la decisión de matar a su hijo, finalmente y la que soporta las consecuencias, es la mujer.
Los testimonios dicen: _si en vez de oír «sácatelo ya», «conozco a alguien que hace abortos», «no tenes tiempo, si crece después es peor», «No podes con el bebé y la carrera», «que dirá la familia?!» .. Alguien les hubiera dado un apoyo moral, si hubieran tenido el valor de decir estoy embarazada a las personas que podían ayudarlas. Y no a las que arengaron para sacárselo. Aseguran que el final hubiera sido otro…
… No es solo un puñado de células.. Es tu hijo y matarlo te marca para toda la vida y eso es algo que sólo puede sentirse y saberse, después de hacerse un aborto, cuando ya es tarde para arrepentirse.
Por supuesto ningún filósofo, ni grupo abortista, te va a prevenir de las consecuencias negativas, físicas y psicológicas que puede acarrear un aborto, porque no lo sintieron, ni lo sentirán jamás. Además con el dolor del aborto se quedan las madres vacías y mudas: ellos ni se enteran..

Enrique

21/09/2017

Enrique

Ante todo muy buena nota José (como en gral. las del gato). Justamente hago referencia a lo que dijo Javo que, en cuanto al conflicto de derechos, restaría someter a consideración el derecho del padre a concebir a su futuro hijo si él lo desea y tiene los medios disponibles para hacerlo. Considero que darle el 100% del poder de decisión a la mujer es unilateral e irracional en cuanto a la responsabilidad que tienen ambos tanto a la hora de tener relaciones como a la hora de hacerse cargo de las consecuencias.

Mas allá de la ciencia y de cuál sea el criterio que se consensúe para delimitar a partir de cuando se considera vida o no (y considerando los riesgos a la salud para la mujer), debemos instaurar y consensuar el debate cultural y legal para poder darle un marco razonable al asunto y que se respeten, en líneas generales, los derechos de todos los partícipes del proceso.

Clari

15/08/2017

Clari

Gracias :3 La voy a estar leyendo (no la conocía porque soy nueva en estos temas) y a vos también!

Clari

10/08/2017

Clari

Hola José! No sé si es que estoy acostumbrada a que los artículos del Gato en general sean más largos, o que venía muy interesante la cuestión, pero terminé de leer y me quedé con gusto a poco. Me gustaría verte explorar temas como la dupla vida/existencia, y como el hecho básico que no siempre vemos de que el ser humano es un ser social, y, discutamos lo que discutamos, cada individuo para el que se legisla (que después de todo es el tema que nos compete acá), no vive en una isla desierta y se autoabastece económica y emocionalmente (entre muchas otras «…mente») por sí solo, si no que está inserto dentro de una trama social, muchas veces tan compleja e individual como el individuo mismo.
Bueno, es lo que me gustaría leer de un sociólogo y llevo tiempo buscando sin éxito. Por momentitos tocaste estas aristas sin explayarte demasiado, así que si este comentario no se pierde en la marea de polémica te pido que me convides más textos, tuyos o de quien consideres pertinente. Tu artículo merece un muy bien diez felicitado :)

javo

31/07/2017

javo

para analizar de forma completa el conflicto de derechos, se debe también considerar qué tratamiento, si alguno, le damos al derecho del padre a que el embrión nazca.

Val

22/07/2017

Val

Interesante, y muy interesantes los comentarios. He leído muchísimo acerca del aborto pero no sabía de esta perspectiva histórica.
Creo que nadie mencionó que la mayoría de la gente está EN CONTRA de abortar. Pero algunos estamos A FAVOR de tener la libertad de decidir. No creo que encontremos mujeres que abortan por diversión. – Please no me salgan con ejemplos de mujeres que no se cuidan total toman la pastillita. Todos conocemos a alguna así, pero no son representativas.

Una pregunta que me rondaba la materia gris recurrentemente se responde en el comentario de Fancisco Gómez S – ok, ponemos el límite en las 12 semanas. Y si son 12 semanas y un día? o una semana?
» Entiendo que la actividad neuronal arranca a las 12 semanas y para la semana 25 ya se ven patrones de actividad. Ojo, que haya actividad neuronal o patrones no significa que haya consciencia, pero para que haya consciencia sí o sí tiene que haber actividad neuronal.»

Chá gracias.

Roxana F

19/07/2017

Roxana F

Actualmente la ley de Trombofilia esta vetada. El tratamiento con heparina previene el aborto espontáneo que suele darse en estadíos avanzados del embarazo. Si bien en ambos casos hay una gran diferencia que es que la madre quiere o no la continuación o interrupción del embarazo. Pero a los ojos de la ley hay un doble discurso sobre el valor del feto en materia de «derechos». Esto habla de la gran hipocresía que hay entre las personas del poder.

Diego A

19/07/2017

Diego A

Hola. Solo quería comentar que es perfectamente te válido en nuestro idioma el uso del masculino o como genero neutro. De hecho es la única forma válida.

Emiliano Celis

18/07/2017

Emiliano Celis

La nota esta bien planteada pero tiene errores conceptuales muy graves que la desacreditan:
1)»..el ingreso simbólico de una nueva vida a la comunidad ocurre recién cuando se le asigna un nombre al/la bebé, cuando se realiza la perforación de una de sus orejas, cuando se le circuncida, etc…». Porque superponen conceptos? Luego de esos ritos la persona no cobra una nueva vida, cambia su vida que es muy diferente. Tengo que suponer que un judío piensa que no estoy vivo porque no estoy circuncidado? I´m a zombie like a Jisus? No, no tengo el estatus que el tiene pero estoy vivo. Ninguna cultura considera a alguien sin vida por no tener estos ritos, sino que los considera impuros, bajos o simplemente que no pertenecen a su comunidad. Nada tiene que ver con la vida.
2) Las embarazadas a lo largo de la historia y en todas la culturas fueron tratadas de forma diferente. No como 2 o como 3, diferente. De hecho lo seguimos haciendo. La pena por asesinar a una mujer embarazada y a una que no esta en gestación es diferente. La cobertura social también. En las civilizaciones como las Tehuelches, Diaguitas y varias originarias, eran puestas en una zona comun normalmente al centro del campamento para resguardarlas
3) Porque suponen que ahora, por ver el feto, se le da mas importancia que antes? Es una falacia sin sustento! O antiguamente cada vez que una mujer estaba embarazada suponían que había comido mucho? Antes no le hablaban a la panza? Siempre se le dio importancia al embarazo y mas a los primogénitos con la esperanza de perpetrar el legado. Hay diosas embarazadas y mitos completos que se basan en el momento de gestación (la diosa Azteca Tlazoltéotl, sin ir muy lejos)
4)La posición de la iglesia fue variando siempre acompañada de los descubrimientos científicos validado por la sociedad (Si, no se arriesgaban a cambiar si no les convenia, y eso atraso toooodo). La ciencia también hace un poco de eso….
4) Ya al final de la nota le da una relevante importancia a la información genetica y luego toma el embrión como una celula mas «…Afirmar que un cigoto es un sujeto no es una conclusión científica sino una forma subjetiva de asignarle valor moral y jurídico a una célula…». No es cualquier celula, es una que tiene la capacidad de diferenciarse y formar un individuo. Cualquier otra celula no puede hacer eso. De hecho el humano ni siquiera posee totipotencia en el resto de su cuerpo, como si lo tienen algunas células vegetales… Toda la información esta en esa celula, y, conjuntamente con el ambiente (Yo soy yo y mi circunstancia decia Ortega y Gasset) va a formar un individuo. Se pierde en la dualidad de la importancia de la información.

PD: Turing bendiga el copy/paste!

Matias

18/07/2017

Matias

Muy buena la nota…. mientras la leía se me generó una intriga (quizás es una boludez) pero…. en el caso de un gemelo evanescente (suponiendo que haya sido absorbido por el otro feto) siguiendo la lógica del sujeto desde la concepción estaríamos en caso de un «bebe asesino de bebés»?

Emiliano

18/07/2017

Emiliano

Claramente tenemos que re-visionar el concepto de individuo y todos la parafernalia reduccionista.
El tema es que es un debate filosófico que si lo tocamos, y no queremos caer en la hipocresía, no aplica solo para las bases que nuestro nuevo paradigma admite cuestionar, sino también para otras que se fundan al mismo. Esto nos pone en posición de cuestionar nuestra propia vision del mundo.
Yo vivo intentando hacer eso, pero no veo que sea la intención con la que quienes luchan por una visión u otra (en este caso, y en otros). En general cada quien quiere reemplazar el paradigma dominante por uno nuevo, no por un paradigma donde la única «verdad» sea cuestionar absolutamente todo, incluso el propio discurso.

AbortarONoAbortarEsaEsLaCuestion

18/07/2017

AbortarONoAbortarEsaEsLaCuestion

Siempre he tenido problemas filosóficos con el tema del aborto. No sólo por que la iglesia lo defienda significa que no tenga algo de sentido.

Para que quede claro, comprendo por qué tanta gente está a favor del aborto, sin embargo, el mismo me trae muchos problemas que podrían desprenderse, voy a intentar expresarlos:

Para la ciencia y para mi también, la palabra vida no significa demasiado, es simplemente un conjunto de procesos bastante interesantes que hacen que una especie perdure en el tiempo, la realidad es que cada individuo no tiene demasiado impacto en la especie, y todos somos fácilmente descartables. Por suerte la evolución nos dotó de una suerte de moral, que básicamente la moral promedio de la humanidad es: no nos matemos o se acaba a especie. Con algunas modificaciones dependiendo de la cultura y salvando excepciones. Algo muy bueno de esta idea de moral, es que la misma cambia a medida que la especie evoluciona, muchas cosas que eran consideradas inmorales ahora son completamente normales.

Yendo al tema del aborto, siento que la idea del mismo plantea una consigna a simple vista bastante lógica y simple: «esto me molesta entonces me deshago de lo que me molesta», y realmente eso es bastante obvio, si tengo una prenda que no me gusta, se la doy a alguien (la doy en «adopción») o la tiro (la «aborto»), y en general no tenemos ningún problema con esa lógica, si le diéramos tanto valor a cosas inanimadas viviríamos como locos. Entonces desde un punto de vista pro aborto, una remera y un feto de o menos, serían, básicamente, lo mismo en términos jurídicos.

Convengamos que nosotros, los humanos ya reconocidos legalmente como tales, no somos muy diferente de un animal ni de un feto, ni de una célula, en general todos tenemos vida, la única diferencia, es que nosotros somos la especie dominante. Y volviendo al tema de esta «moral» que construimos y modificamos con el tiempo, recordemos que nuestra premisa principal era: «no nos matemos o no sobrevivimos», incluso esta puede modificarse con el tiempo obviamente, pero en general se refiere a algo bastante obvio, nosotros, los humanos, no nos deberíamos matar. Y por eso nuestras sociedades no tienen ninguna molestia en matar otras formas de vida, mientras que no sean humanos y tenga más o menos un propósito, todo legal con matar.

El problema que me surge acá, es que un feto si se le da el tiempo va a ser muy posiblemente un humano, al permitir el aborto, siento que estamos moviendo la línea, de esa premisa de no matarnos, ya que lo que hacemos es mover la definición de humano. Muchos dicen que cuando se menciona a Hitler, un argumento está acabado, pero voy a pecar de hacerlo en esta situación por que creo que lo amerita. No fue eso lo que hizo Hitler? Básicamente movió la línea de lo que era y lo que no un humano, lo mismo que pasaba con los esclavos, con los aborígenes de América, todas estas masacres ocurrieron por este tema de poder mover ese límite de lo que define y lo que no a un humano.

Imaginen, entonces, lo que desde mi punto de vista puede pasar en un futuro. Que pasa si estoy encargado de mi madre que esta enferma, y me es una molestia, económicamente, sentimentalmente, etc. Básicamente deshacerme de ella sería lo más «lógico», entonces, aborto a mi madre. Lo mismo para un hijo enfermo, o cualquier otra cosa viviente humana que sea una molestia. Con esa idea tampoco el estado haría cargo, una simple inyección y listo, problema solucionado para todos. Que pasa ahora si toda una sección de la sociedad es una molestia, todos los judíos son considerados molestia entonces, apliquemos la lógica práctica, holocausto contemporáneo.

Otro punto es, el tema de la esclavitud, a la humanidad le convenía tener esclavos, se podían hacer cosas impensables de otra forma, ahora pienso que el principal por que la esclavitud se intento abolir, fue que mejoraba las probabilidades de vivir mejor para los futuros seres humanos. Si promovemos el aborto como salida fácil antes que la adopción siento que estamos bajando la probabilidad de vivir /vivir bien de los futuros humanos, y creo que una especie siempre tiene que aspirar a mejorar a toda costa los futuros sujetos de esa especie.

Estas son mis preocupaciones con respecto al aborto, por favor pido que me indiquen cualquier falla lógica, o de otro tipo que haya en mi razonamiento. Básicamente, prefiero un poco menos de practicalidad en la actualidad, para mejorar un poco la probabilidad de vida/buena vida de los futuros humanos.

Paula

18/07/2017

Paula

Yo perdi un embarazo d tres meses y es una situacion espantosa . Claro q hablo con subjetividad . Pero creo q habria q tener en cuenta ese momento en q el feto comienza a interactuar. Mis hijos mostraron su conducta (la percibi desde entonces) a partir d la semana 19 d embarazo… con horas en q dormian o se movian, reaccion al sonido d la voz paterna…. movimientos particulares ante una melodia, etc. Conducta q mantuvieron luego d nacer. Me parece q el sistema nervioso es clave y aunque el aborto deberia estar regulado no tendria q tomarse con liviandad ya q a mi juicio seria un debate similar al d la euthanasia truncar una vida q no tiene chances d ser bien vivida.

FRAN

18/07/2017

FRAN

Si nos guiamos por el derecho, creo que la manera más fácil de solucionarlo va a ser determinar límites arbitrarios. Así como con el monotributo, que si te pasás 50 centavos de un límite anual, ya pasás a otra categoría; las cilindradas de una moto, el peso de un remolque o los metros cuadrados para pagar un impuesto; el único consenso posible va a ser determinar, por ejemplo, el límite de peso de un feto, su volumen, o la cantidad días desde la relación sexual donde sucedió la concepción; para que se pueda practicar o no. Obviamente, todo medido, filmado, y subido a instagram.
Firmado por una no persona de acuerdo a la ética.

José Manuel Morán

18/07/2017

José Manuel Morán

¡Ah! Y un segundo punto que me gustaría aclarar, respecto de aquellas personas que consideran que tenemos que tomar una postura biologicista fuerte y definir la vida desde la fecundación porque si no reproduciríamos la lógica nazi de asumir que algunas vidas valen más que otras. Lo cierto es que las ideas del régimen nazi que justificaron el extermino de judíos/as, homosexuales, negros/as, etc., se basó, precisamente, en ideas biologicistas fuertes, permeadas por consideraciones raciales y sexuales bastante dominantes en su momento. “La homosexualidad es una enfermedad”, “la raza negra es biológicamente deficiente”, etc. eran proposiciones nefastas, pero amparadas en ramas dominantes del discurso científico propio del siglo XIX y de comienzos del siglo XX. Los fundamentos del nazismo no eran relativistas, sino totalmente absolutistas, y utilizaron el discurso científico para ello.
Por lo tanto, recurrir a ideas científicas, de índole genética u otra, no nos asegura nada. Antes bien, como comenté antes, pienso que debemos forjar un pensamiento crítico respecto de los efectos que tienen cada una de las definiciones que tenemos. La misma ciencia tiene que revisar constantemente la fortaleza de sus definiciones y hallazgos, y una forma es mirar críticamente si éstos no están quizás permeados por consideraciones subjetivas basadas en el racismo, el clasismo, el sexismo, la heteronormatividad, etc. que deben ser eliminados.

José Manuel Morán

18/07/2017

José Manuel Morán

Agradezco mucho sus comentarios y las discusiones que se han armado en torno al tema. Sólo quisiera aclarar un par de puntos que he leído en algunos comentarios, pero me gustaría ser categórico en esto: NO existe una postura unánime dentro del ámbito de la biología para definir cuándo comienza la vida de un nuevo individuo. Para algunos/as es en la fecundación (porque ahí aparece el genoma completa que se repetirá luego en las células del embrión, del feto y del nacido); para otros/as es cuando podemos descartar que el cigoto devendrá un solo individuo y no dos (gemelos), hecho que ocurre recién a las dos semanas de gestación (esto debido a que si “individuo” significa “indivisible”, no podemos decir que un cigoto es aún un/a individuo ya que radica en éste aún la posibilidad de dividirse y formar dos individuos); para otras personas, si definimos la muerte como el cese de la actividad cerebral, tiene sentido asumir que recién emerge un nuevo individuo cuando aparece la actividad cerebral (para las posturas más “conservadoras” esto ocurre recién a las 12 semanas de gestación, cuando aparecen las primeras estructuras cerebrales, pero lo cierto es que recién en las semanas 22-24 hay actividad cerebral organizada y más coherente). Esto sólo para mencionar algunas posturas, ya que existen muchas más.
Habemos otros/as (me incluyo) que pensamos que el tema del comienzo de la vida de un/a nuevo/a individuo no es algo definible de manera científica, y menos de manera neutral y objetiva. Siempre depende de nuestras creencias, ideas, sustratos culturales, posicionamientos políticos, posturas epistémicas, etc., aún cuando no tengamos claridad respecto de los mismos. Podemos considerar acontecimientos biológicos (fecundación, implantación, actividad cerebral, etc.) para tomar una postura respecto al inicio de la vida individual, pero eso no significa que nuestra postura sea “científica”, ni menos aún objetiva, neutral o universal.
Por lo tanto, y acá evoco mi posicionamiento político al respecto, pienso que la discusión no debiese ser acerca de cómo definimos de manera absoluta y universal el comienzo de la vida (tarea por lo demás imposible). El debate debiese centrarse sobre qué consecuencias tienen sobre la vida de las personas cada una de las definiciones que adoptamos.
En lo personal, creo que las posturas que asumen que la vida de un nuevo individuo emerge en la fecundación, y le atribuyen iguales derechos a ese cigoto/embrión/feto que a las mujeres, tienen un efecto muy poderoso sobre la vida de éstas. Construir al cigoto como un sujeto de derechos iguales a los de las mujeres, convierte a la mujer automáticamente en la responsable de velar por la protección de esa vida y, como contracara, como la principal culpable en caso de que algo atente contra el cigoto/embrión/feto. Esto instituye un fuerte sistema de vigilancia sobre las mujeres, volviendo sospechosa su autonomía, su capacidad para decidir, evocando el antiguo sistema patriarcal de distribución desigual del poder que sitúa a las mujeres en un lugar jerárquicamente inferior al de los hombres ya que restringe su autonomía. La idea de que en su interior habita una vida distinta a la de ella, e igual en derechos, desmonta la posibilidad de actuar sobre el propio cuerpo de manera autónoma, y le imputa una responsabilidad, incluso en términos penales, sobre la vida de un tercero, más allá de su voluntad y su deseo. Así, bajo la apariencia de objetividad científica, se instituye una forma de tutela sobre los cuerpos y las subjetividades de las mujeres. Yo, en lo personal, me alejo de la posición genetista por esto mismo.

Camila

17/07/2017

Camila

Excelente nota!
Dato de color, por si les interesa… en medicina china, el individuo pasa a ser considerado individuo y a tener su propio Qi (energía) cuando nace. Desde la concepción hasta el parto el embrión es considerado únicamente la únion del Qi de madre y padre + Qi original de la madre. (me lo cotó el médico chino que me enseña acupuntura).

Perpectiva totalmente distinta.

Mirko

17/07/2017

Mirko

Muy buen artículo. Yo agregaría cosas como que si definimos a la persona solo por ser una combinación única de genes, entones, puedo matar a un gemelo ya que son la misma persona. Y cuando haya clonación no es homicidio si lo clono.

Rocio

17/07/2017

Rocio

Muy buena la nota. Creo que apunta a la clave fundamental de la discusión, que es cuándo sos una persona con derechos. Si no se cambia eso desde el derecho, nunca se va a poder legalizar el aborto, porque las leyes no pueden contradecirse, no es posible aprobar una ley que contradiga otra. Y cambiar eso va a ser muy difícil. Porque hay que correr el umbral a otro momento y cómo decidimos ese otro momento? Y esto va más allá del derecho a la vida, porque hoy en día un embrión tiene muchos derechos, por ej puede heredar en caso de la muerte de los padres, aunque parezca ilógico. Gracias Juan Manuel por poner la primer piedrita del debate.

Nato

17/07/2017

Nato

Excelente nota. Se amplía mucho el espectro de la discusión cuando se le da un contexto histórico, aunque da para discutir largo y tendido. De hecho hace un tiempo discutíamos con un amigo con respecto al tema y si bien coincidimos en que el aborto debería ser un derecho para todas las mujeres que deseen practicarlo, llegamos a algunos puntos muertos de los que no pudimos salir. Uno de ellos era el rol que ocupa el género masculino, si debería o no tener voto en la desición de abortar o continuar con el embarazo. Dimos muchas vueltas, pero no encontramos respuestas definitivas, solo aproximaciones.

Lucia

17/07/2017

Lucia

Este hombre es un genio y tuve la suerte de tenerlo como profesor en la universidad nacional de Córdoba. Magistral cómo sus clases este artículo.

Martin Vidal

17/07/2017

Martin Vidal

Me encanta porque hablamos de biología con un sociólogo. Se supone que este era un lugar para hablar de evidencia y no de opiniones.

mario

17/07/2017

mario

y si pensamos que el feto/bebe es persona a partir de que cobra conciencia de si mismo? imaginando una computadora con hardware pero sin el software necesario, contra una con todo el software (Hipotetico) que le proporcionara una conciencia, en el estado anterior,conectarla o no, no tendría ninguna consecuencia ética,en el segundo caso si.

Pilar

17/07/2017

Pilar

Creo que es muy interesante la postura que plantean.
Yo sí encuentro el debate que plantea la nota, creo que se haya implícito pero inquieto. ¿Qué nos hace personas/humanos? ¿quienes deciden que nos hace humanos? ¿fundados sobre qué?
No sé encontrarles respuestas certeras a estas preguntas pero cuestiones de poder no paran de atravesarlas con mucha fuerza.
El artículo nos abre puertas a una discusión en la que esperemos, que no como otras instituciones y demás, digamos barrabazadas en nombre de la ciencia.

Manu

17/07/2017

Manu

Siguiendo el hilo creado por el otro post «Coherencia» y agregando parte de lo que dice Don Marquis en su intro al excelente argumento que desarrollo (http://faculty.polytechnic.org/gfeldmeth/45.marquis.pdf):

Asumamos por un segundo que aceptamos las posturas pro eleccion. Nos va a surgir un nuevo problema: El de definir cuando se es persona. O sea, a partir del parto? A partir de cierta cantidad de meses? Despues de cierto punto del desarrollo cognitivo?

Muy probablemente nos estemos enfrentando a la misma clase de dilemas que se enfrenta un juez cuando se encuentra en un caso sin precedente y que no es contemplado por la legislacion o esta se vuelve muy borrosa como para aplicar textual lo que dice. La respuesta va a estar condicionada exclusivamente por las circunstancias en las que paso el evento.

No creo que vieramos al aborto con la misma optica si de repente del mundo se viese reducido a 1.000.000 de personas. Como la situacion hoy es completamente diferente, creo que tambien en tanto debe cambiar el derecho al aborto.

Daniel

17/07/2017

Daniel

Para comenzar: el artículo es muy claro, y centra su análisis en la posición de la Iglesia Católica. No es irrelevante: la Iglesia fue y es protagonista de distintas persecuciones a lo largo de los siglos: a los herejes; a los homosexuales; al matrimonio civil…. y una larga serie de víctimas. En este caso, a la mujer embarazada, de cuya vida y derechos la Iglesia (y otros poderes) pretenden ser dueños.
Pero muchos opinantes desdeñan el paraguas de la Iglesia y ofician su propia Inquisición privada. Y se ponen muy serios al hablar de genética, afirmando que «la ciencia» demostró que un embrión es único en su composición genética, ergo es un ser humano. Eso es falso.
El embrión contiene sólo una ínfima parte de la información que moldeará al futuro ser humano. Los genes están allí, pero sólo un pequeño porcentaje de la información genética será utilizada. Cuáles genes se «despertarán» y cuales no dependerá de condiciones ambientales. De la estimulación y la educación. Y del azar.
Es más: si algo define al ser humano como tal es su cerebro (en donde – mucho más tarde – residirá su conciencia y sus valores). Sorpresa!: La complejidad del cerebro es varios órdenes de magnitud mayor que toda la información genética; aún contando a los genes «supérfluos». El cerebro (y el carácter humano) del nuevo ser no pueden ser predeterminados por los genes… así como no se puede construir una casa con dos docenas de ladrillos.
En definitiva, el embrión no tiene más valor vital que cualquier célula de cualquier ser vivo. De hecho, puede clonarse un nuevo ser a partir de UNA célula. Sin madre, padre ni Pecado Original.
No pretendo recomendar tal método, ejemplificado por Houxley en «Un mundo feliz». Pero sí recomendar a los modernos Torquemadas que despotrican sobre los derechos de la mujer a disponer de su cuerpo y de sus decisiones, que dejen a la Ciencia tranquila.

Marcos

17/07/2017

Marcos

El lenguaje nos hace humanos, el lenguaje se adquiere a los 2 años. A los 20 años, luego de la adolescencia madura el lobulo frontal que es lo que nos hace humanos. En grecia los hijos eran propiedad del padre y podia hacer con ellos lo que quisiera, si queria los mataba.

Danilo

17/07/2017

Danilo

¿A alguien más le dio escalofríos el video de la psicópata de los «bebitos»?

Sol Wolgast

17/07/2017

Sol Wolgast

Che Estaría buenísimo dejar de pensar que una mujer decide abortar por falta de educación nada más, ¿se supone que sólo las mujeres que no accedieron a la educación sexual integral o al sistema educativo en general se hacen abortos?
Yo estoy a favor del aborto, y no me falta educación para saber cómo evitar embarazarme. Llegado el caso, si me sucede, querría el derecho de decidir si quiero o no ser madre. Porque una célula no es un individuo, yo si lo soy. El aborto debería ser una cuestión de salud pública, porque en los hechos lo es. No seamos ciegos creyendo que es cosa de «pobres» porque sobra evidencia de que las ricas abortan también, sólo que no mueren.

nora

17/07/2017

nora

muy bueno el articulo

Miriam

17/07/2017

Miriam

Muy buena nota. Yo sufrí dos abortos espontáneos de embarazos que hubiera querido que prosperaran y en esas circunstancias me quedó claro como nunca antes el peso que tiene la subjetividad hasta cierta altura del embarazo (si lo que tenés en tu útero es para vos algo más que la posibilidad de un hijo o no) y la doble vara que se maneja socialmente (nadie me vino a dar el pésame ni me dijo que mis embriones fueran personas muertas, por ejemplo, más bien te encontrás con que la gente se hace la boluda y te dice que no fue nada). Nadie que no esté en tus zapatos debería venir a ordenarte lo que tenés que hacer. De mi reciente legrado por HMR, legal y gratuito, salí más convencida que nunca de que ninguna mujer debería pasar por ese trance en la clandestinidad.

Danilo

17/07/2017

Danilo

Muy bueno cómo desenmascara la operación ideológica que hay en convertir al embrión/feto en sujeto de derechos. Si nos dejamos embaucar por eso nos vemos en una posición conveniente para los anti-elección que es la de dos sujetos con derechos en conflicto.

Ana

17/07/2017

Ana

Muy interesante.
La historia siempre permite tener una perspectiva más clara de por qué existen determinadas posturas, a veces, incomprensibles.
Estos argumentos pueden ayudar a destrabar ciertas discusiones cuyos argumentos parecen irreconciliables.
Como siempre, muchas gracias.!!

Leo

17/07/2017

Leo

Que el óvulo fecundado (llamado también ‘cigoto’) por ser la primera célula viva y en crecimiento, con un ADN distinto al de la madre y el padre, que se mantendrá inmutable durante su desarrollo biológico es PARA LA CIENCIA la base para afirmar que ese óvulo fecundado es ya una nueva vida, un individuo distinto de sus progenitores/as. El derecho toma esa definición para otorgarle los famosos DDHH. Si la Iglesia toma la definición de la ciencia, o si no la toma, si fue coherente a lo largo de la historia o no lo fue, realmente poco importa, aunque la extensión de la discusión sobre estos aspectos históricos parece como si importara. Si la iglesia dice «es humano» o si no lo dice, no cambia el estatus real del cigoto unicelular, del feto de 9meses y 4Kg del lado de adentro, o 9 meses y 2Kg del lado de afuera, u 100Kg y 100años al borde del cajón. Los DDHH son los mismos para todos ellos. Los DDHH no varían si sos sujeto o no sos sujeto. Por otra parte, la «subjetividad» es un concepto con el que trabaja un psicólogo, no alguien que sabe de derechos, que en el peor de los casos usa la expresión «sujeto de derechos» para referirse a cualquier ser humano. La convención universal por los DDHH se firmó pocos añitos después de la 2da guerra mundial, luego de toda una historia con repetidos momentos en donde una parte de los humanos aniquilaba a otra bajo el lema «estos no son humanos», poco después de la barbaridad de Auschwits y de otros varios campos de concentración y aniquilación, se acuerdan los Derechos Humanos enunciados por Convención. Pese a que todos lo firman y nadie lo cuestiona, cada vez que las sociedades tiene problemas la tendencia vuelve a ser buscar la culpa en algún tercero castigable. Si es débil mejor. Si le puedo encontrar una justificación aunque sea fanático-religiosa o de seguridad, mejor. Y si no lo veo ni lo escucho llorar, bingo. Bajo este lema puedo citar ejemplos de lo más variopinto, desde la franja de gaza, pasando por irak, afghanistan o siria, kurdos en Turquía, Serbios en Kosovo, hasta el muro México, o los dictadores genocidas en sudamérica. A alguien hay que matar. En un mundo en donde el régimen capitalista no le terminan de cerrar los números, y a orillas de un estallido mundial, no me sorprende que nos pongamos a discutir si un ser humano tiene que ser acreedor de derechos cuando es humano o cuando es sujeto, incluso cuando la vida de uno no atenta contra la vida del otro sino que, en el peor de los casos, en la forma de vivir. Y a este punto querías llegar, a que el humano no sea humano para que no tenga derechos. Poner en remojo ese umbral así es más fácil de eliminar. Para tener derecho a la vida resulta que tenés que ser «sujeto»,…vaya a saber quien va a ser el dios que califique de «sujeto» a uno sí y a otro no. La mera propuesta de manipular ese umbral me parece tan nefasto como cuando los europeos definieron a los negros, los nazis a los judios, o los genocidas a sus secuestrados, como no-humanos y por tanto pasibles de ser eliminados impunemente. Nefasto es lo más leve que se me ocurre

gianfranco

17/07/2017

gianfranco

Muy buena.

Gabriel

17/07/2017

Gabriel

Lo leí un poco rápido y con varias interrupciones, pero me parece que falto la otra cara de la moneda. Según la ciencia o la medicina, cuándo un feto se consideraría una persona independiente?
Cuando se forma el sistema nervioso central?
Cuando esta en condiciones de nacer aunque necesite asistencia como incubadora, etc?

Gabriel saucedo

17/07/2017

Gabriel saucedo

Muy buena nota. para comentar algo; yo tuve un profesor de biología que sostenía que desde el momento de la concepción en si, había una vida distinta a las de los progenitores y que por eso de lo debía considerar una persona con derechos, que el tema del aborto tenia que quedar para los temas sociales y culturales de cada lugar.