El Gato y La Caja
Tierra de nadie

Tierra de nadie

TXT

Ezequiel Arrieta

IMG

Leonardo Barilari

¿Cuántas veces estuvo la vida a punto de terminarse?

Tierra de nadie

“En el mundo hay gente bruta y astuta, hay vírgenes y prostitutas. Ricos, pobres, clase media, cosas bonitas y un par de tragedias. Hay personas gordas, medianas y flacas, caballos, gallinas, ovejas y vacas […] Pero, pero, pero no hay nadie como tú, no hay nadie como tú mi amor, no hay nadie como tú.”
Calle 13

Muy a pesar del enorme abanico de colores, formas, tamaños y distribuciones físicas que recorren a nuestra especie, la diversidad genética de la población humana es menor a la diversidad genética que tiene toda la población mundial de nuestros primos hermanos: los chimpancés y gorilas (unos 150.000 individuos de cada especie más o menos). Esto quiere decir que, aún habiendo un puñadito de chimpancés, son todos menos primos ellos entre ellos que nosotros entre nosotros o, mal y pronto, que hay más variedad en un surtido Terrabusi que en el ADN de la humanidad (independientemente de si a vos te simpatizan más las Melbas o los Anillitos). Esta cercanía genética sugiere que, en algún momento, la población mundial del Homo sapiens podría haber sido bastante menor que 150.000 sujetos, y quizás no sólo una vez, sino varias veces. Todopoderosos y maravilla de la naturaleza como nos creemos, una vuelta casi nos extinguimos; al punto que, bajo las consideraciones actuales, hubiésemos estado en la lista roja de especies amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, que es como que la Kloosterboer aparezca en una publicidad pidiendo salvar a las Kloosterboers (iniciativa que, por supuesto, apoyamos).

Más de uno seguro flashea con que ahora estamos al borde de la extinción por la manera poco inteligente que tenemos de administrar los recursos naturales. Me hago cargo, yo también pienso en eso. Pero hablo de que en algún momento fuimos un número de seres humanos medio parecido a los que pueden entrar en el Estadio Monumental, y guarda que nos referimos a humanos ya consolidados, a antepasados directos, de esos que sentaron las bases genéticas de nuestra civilización; no a Lucy, abuelísima total en nuestra historia evolutiva, peluda y con rasgos fuertes.

Humanos requete humanos. Como Adán y Eva, pero de verdad.

No hay un consenso sobre lo que pasó, pero así como a los lagartos gigantes los borró del mapa un meteorito condimentado con una pizca de cambio climático drástico y volcancitos de aderezo, buena cantidad de evidencia indica que la erupción de un bruto volcán casi hace lo mismo con nosotros. El Toba, además de ser una comunidad aborigen y de no ser el esposo de la Taba, era un supervolcán que estaba ubicado en lo que es ahora Indonesia. Sarpado volcán, pero sarpado en serio. Tan sarpado era, que ‘era’ porque el tipo explotó en una megaerupción que hizo desaparecer 2.700 km3 de piedras de su cima hace unos 70.000 años y no parece haber dejado testigo que contara la anécdota. No estoy hablando de Pompeya ni de lo que pasó en Chile, sino de la erupción volcánica más grande que se haya estudiado.

La explosión del Toba fue tan enorme que se cree que superó por varias veces a la segunda erupción volcánica más grande conocida, que ocurrió hace unos 200 años en la misma isla, pero en otro volcán. La erupción del Tambodora (nombre propio de ‘el otro volcán’) mató a decenas de miles de personas con un río de lava psicodélica y un tsunami que iba a velocidad ‘primer encuentro sexual de un adolescente’. El ruido de la explosión fue tal que se escuchó hasta en New York. Más tarde, cuando las cenizas repletas de sustancias sulfurosas cubrieron el cielo, la luz y el calor del sol se comenzaron a reflejar en la atmósfera y eso convirtió a las zonas afectadas en una heladera. Sabiendo esto, ahora podemos imaginarnos lo mismo pero multiplicado varias veces, y meter en la ecuación la participación estelar de una era de hielo. El resultado es un planeta donde hacía más frío que en el corazón de tu ex, lo que nos lleva a que no sea difícil entender cómo casi nos convertimos en una especie más del museo de los extintos.

Suena exagerado, pero tiene con que. Un estudio sugiere que la población mundial de humanos podría haber quedado reducida a dos equipos completos de fútbol: 40 adultos aproximadamente. Estos investigadores se pasaron en extremismo pesimista, pero los del vaso medio lleno hablan de unos cuantos miles, que viene a ser lo mismo que un domingo en el que Vélez lleva mucha gente. El problema, más allá del número exacto, es que los sobrevivientes estaban dispersos en varias tribus de unos pocos, y encontrar a alguien para arrimar el bochín que no fuera tu hermana o tu prima era todo un desafío. Bueno, la prima no tanto.

Para colmo, esta no es más que la última prueba fuerte que tuvo que pasar nuestra especie para llegar hasta acá. Todo lo que hoy vive, incluida la especie humana, es un hermoso producto de la confluencia de leyes físicas, químicas y biológicas en el momento y lugar justos. Se dieron bocha de circunstancias súper necesarias para que vos estés perdiendo el tiempo al frente de la computadora leyendo estas incoherencias.

Recapitular implica pensar en un sistema solar con una estrella de tamaño piola y con un promedio de vida largo. La localización de la Tierra a una distancia justa para que el agua se encuentre en estado líquido. El choque de un asteroide enorme que dio origen a la Luna, la cual estabilizó el eje de la Tierra y nos regaló los días de 24 horas en lugar de 8 (TKM, Thea sin frenos). La endosimbiosis bacteriana que resultó en el origen de las mitocondrias y los cloroplastos, permitiendo la explosión de la vida en formas superiores. La colonización de los vegetales sobre la tierra firme. La caída de otro asteroide, pero que esta vez extinguió a los dinosaurios y permitió que los mamíferos nos apoderaramos del mundo. Una serie de cambios climáticos hace 2.6 millones de años que modificó la cobertura vegetal de la vieja África y obligó a los protohumanos a salir del bosque para caminar por las estepas y comer lo que se les cruzara en frente. El volcán de Toba. Sobrevivir a los Neandertales y también enfiestarnos con ellos. Animarnos a salir de África. Animarnos a cruzar océanos. Animarnos a domesticar la electricidad. Animarnos a inventar la Internet. Así, hasta ahora, que ya tenemos Internet, antibióticos, supermercados y McDonalds. Todas esas cosas que nos hacen invencibles, indetenibles; casi eternos.

Actualmente somos una bocha y limpiarnos a todos puede ser más difícil que cuando andábamos en culo por el Gran Valle del Rift. Los humanos somos unos bichos locos recontra adaptables que hemos podido superar con éxito un montón de desafíos evolutivos. Pero hoy, el desafío de supervivencia es nosotros: los ecosistemas se están degradando y se bancan cada vez menos nuestras actividades. Sin embargo, aún tomando todas las precauciones y siendo hermosamente correctos, a veces las cosas pasan, los meteoritos pegan, los virus mutan y debajo del Parque Nacional Yellowstone, en Estados Unidos, hay un volcán tamaño Toba que en cualquier momento detona.

Somos seres chiquititos y frágiles habitando una mota de polvo en el vacío del Universo. Los mismos que hace 70 mil años casi dejan de ser. Los mismos que otras centenas de miles de especies jamás extrañarían.

Recién estamos empezando a entender la necesidad de cuidar nuestro único gran rancho, mientras mandamos pedacitos de nosotros a otras piedras perdidas en el espacio, por si algún día nos levantamos y refresca fuerte.

COMPARTÍ LA NOTA

En esta nota se anda diciendo...

Ezequiel Quiroga

14/04/2017

Ezequiel Quiroga

Muy buen artículo. Nunca había escuchado de ese volcán ni del que está abajo del Yellowstone.
Quería avisar que está caído el link al video del Gran Valle del Rift (https://www.youtube.com/watch?v=PQbxzf8Mxss).

Charo

27/12/2015

Charo

Me quede pensando en el volcán de Yellowstone…

Flavia

05/11/2015

Flavia

GENIOS! Gracias. me informé, me reí y me emocioné.

hernan

07/07/2015

hernan

ehhh, tengo un duda,
no, esa no,
esta: es sarpado o zarpado?
una boludez frente a todas las otras que tengo, pero bue…

Débora

07/07/2015

Débora

PD: proud to be an 80’s bitch (’89 más precisamente)

Débora

07/07/2015

Débora

“Recién estamos empezando a entender la necesidad de cuidar nuestro único gran rancho, mientras mandamos pedacitos de nosotros a otras piedras perdidas en el espacio, por si algún día nos levantamos y refresca fuerte”

Gracias!! Gracias, gracias, gracias, gracias, gracias por 6,022*10^23. A eso multiplicale los prontos 7000millones de seres para que te des cuenta cuán significativo es para mí.
Hace pocos años (vaya a saber uno qué filo de bicho curioso me picó) hice un click en mi vida y empecé a interesarme por saber de todo un poco más, y le metí con ganas: ecología, biología, química, un poquito de física tal vez, y en estos últimos dos años la reina… astronomía. Cuando alguien como yo, de la nada en una charla normal, te sale con comentarios emulando lo que escribiste al final de la nota, te miran como diciendo “perotomateeelaaaaaaa”. Antes volvía a mi casa con el corazón roto, pensando que mis razonamientos eran todos salidos de una serie de ciencia ficción de poco presupuesto; después de varios bodoques científicos leídos, miro a estos cuquitos y no puedo evitar sentir pena. No me da el bocho para meterme a una carrera y darle con tutti sin parar hasta el MIT… ponele…. en un esfuerzo por encontrar algún lugar desde donde sacar a relucir todas las cagadas irreparables que nos estamos mandando y meter manos a la obra por revetir, al menos, el 10% de todos esos quilombos. Esto del compro-tiro-compro-tiro-compro-recompro-sigo comprando-tiro-tiro-tiro, ¿es un deporte, un reemplazo al ojeo de la Papparazzi de lunes a lunes, un fetiche?
Perdón que me extendí. Los leo cada vez que puedo; me gustan todas las notas pero ésta se lleva una estrellita dorada. Al menos ahora me siento menos rara. Larga vida a los gatos… y a las cajas.

Luciana

30/06/2015

Luciana

Muy buenas las notas loco! Hoy te empecé a leer y me encanta, voy por la quinta nota y no puedo parar, jajajaj

Tincho

30/06/2015

Tincho

Excelente como siempre! Gracias por esa mezcla de humor y ciencia, saludos.

Lucas

30/06/2015

Lucas

Son muy buena lectura.
El volcán de Yellowstone es grande pero acá cerca de Mendoza los vecinos Chilenos tienen lo suyo y en la misma escala. Laguna del Maule.
http://repositorio.uchile.cl/handle/2250/114575

Gaby

26/06/2015

Gaby

Muy bueno! gracias!!!!

Gisel

25/06/2015

Gisel

Genial! Gracias!!

PAZ

24/06/2015

PAZ

*Fenómeno biológico conocido como

LUCIANA

23/06/2015

LUCIANA

Te mereces muchos unicornios voladores, carita feliz en la frente y power rangers rojos digitando un corazón.
Primer comentario:
Yo pienso no? Será esta alerta de “casi extinción congeladora” la que instaló en nuestros genes la estrategia adaptativa de “cucharear”?? (con funcion primaria de retener calor y secundaria de (posible) reproducción)
Segundo comentario:
Siempre me pongo a pensar todos los sucesos que sucedieron (me encanta redundar) para que yo esté acá perdiendo el tiempo… es muy divertido! Con respecto a la endosimbiosis bacteriana que condujo (por fin! que aburrido todos procariotas) al eucariotismo, es mucho más que eso. Es toda la teoría endosimbiótica serial (SET) por demás interesante, y más porque fue descripta por la ídola de las ídolas en mi historia groupiera: la revolucionaria Lynn Margulis (te dejo artículo que te va a encantar y que va explicar también mi fascinación por los líquenes http://www.semicrobiologia.org/pdf/actualidad/53/p14%2053.pdf).
Me llamó la atención que no hayas mencionado a los fucking amos del Universo dentro de los sucesos!!! jajaja
Tercer comentario:
Escribir con esta letra me hace sentir tan inteligente y creativa como ustedes, gatos. Qué ilusa…

TKM

Emma

23/06/2015

Emma

Ustedes los gatos andan flechando los hipotálamos de todas las sapiosexuales que visitamos sus artículos. Calmense.

Ariel

22/06/2015

Ariel

Algo interesante del acervo genético humano, relacionado con eso: más del 90% de la variedad genética humana está en nuestra cuna, África (con los bonobos y los chimpancés).
Esto es: si nos morimos todos los blancos, rojos, amarillos y marrones que superpoblamos el resto del planeta y sólo quedan los africanos, sólo perderíamos menos del 10% de toda la variedad humana existente.
Encima de poco variados en conjunto, la gran mayoría venimos de un hilito genético que se desprendió de la cuna.

Ceci

22/06/2015

Ceci

Genialmente escrito, como siempre..
Tengo una duda desde siempre con este tema, tal vez puedan ayudarme con ella.
Tomen en cuenta que escribo sobre un cuasi ignorancia del tema y que he leído relativamente poco y lo poco que he leído no ha contestado mi interrogante… Tal vez por no saber buscar o tal vez porque estoy preguntando una burrada que nadie se gastaría en responder… Pero en fin, aquí va:
Entiendo que el efecto invernadero es real, que la deforestación, contaminación, y otros ción causan estragos… Pero..
Tengo entendido que la tierra ha pasado por varias glaciaciones y posteriores derretimientos,verdad? Entonces, es orden natural que eso vuelva a suceder? Puede ser que lo que nosotros estamos causando un acelere el proceso pero en realidad en un futuro lejano termine siendo insignificante?
No lo digo como justificativo porque acelerar el proceso me parece algo suficientemente reprochable por si solo pero mi pregunta es, el calentamiento global, a paso un poco más lento, no es algo que se supone que ocurra? Y luego una glaciación… Y así ad infinitum hasta que muera Mirtha Legrand?
Gracias por culturizarme un poco cada día..

rama

22/06/2015

rama

no sólo leerlos es un vicio… acabo de terminar de ver el Gran Valle del Rift vía yutu!

Lau

22/06/2015

Lau

El final me hizo acordar a un capitulo de Doctor Who, de la 5ta temporada (NewWho), cuando en el futuro el planeta de hace pelota (como siempre) y los paises se trasladan (con tierra, edificios y todo) a los lomos de ballenas espaciales gigantes. Si, ese es el programa que amo.
Me llama mucho la atencion no saber absolutamente NADA de lo que estas hablando, en general una idea tengo de los temas que tratan.
Pienso por un lado que nos tenemos que hacer cargo de las cagadas que nos mandamos sobreexplotando ciertas cosas y aspectos de la tierra. Por otro lado, todo tiene su curso y por pelotudos nos merecemos que explote Yellowstone. Pero no antes de la 4ta temporada de Sherlock.

Lu

22/06/2015

Lu

Una Lic en Genética me explicó en su momento que los nativos del continente americano tenían como antepasado el mismo padre. Se lo comentaron en un congreso, alguien que o la deliró mucho haciendo esa investigación, o realmente lo comprobó. Lo que la investigadora les comentó es que el tipo habría cruzado a través del Estrecho de Bering y cruzado parte de América, relacionándose con distintas tribus. Teniendo en cuenta lo que Ezequiel nos cuenta, tiene cierta lógica. Ustedes escucharon al respecto? Lo tomé con pinzas porque me pareció un poco loco y en su momento no encontré ningún paper que lo afirmara

Coni

22/06/2015

Coni

Pobres volcanes, siempre los pintan como los malos de la película, pero no nos olvidemos de que sin sus olorosas emisiones gaseosas hoy no podíamos preocuparnos por el cambio climático ni por Velez.
Igual buenísima la nota, y los quiero un poquitito más todavía por darle cabida a los volcanes en El Gato.

Ingrid B

22/06/2015

Ingrid B

1) ya no tengo ganas de ver una sequoia. No voy a ir a Yellowstone.
2) la mitad de los adolescentes obsesivos van a tener que beber el doble para tener que concentrarse en su primera relación sexual sin recordar al volcán Toba, el tsunami y el mar de lava psicodélica. Pero por suerte existo para medicarlos y dejarlos solo pensando en crear más kloosterboers
3) muy clara la nota. Dedícate a reinventar el Curtis….

PAULA

22/06/2015

PAULA

“…debajo del Parque Nacional Yellowstone, en Estados Unidos, hay un volcán tamaño Toba que en cualquier momento detona…”

Mirá vos. Karma is a bitch. (A setenta años del bombardeo de Hiroshima y Nagasaki).

francisco

22/06/2015

francisco

jajajaja “Tags: comeprima” jajajajjajaja q culiaa!

Sergio R.

22/06/2015

Sergio R.

Un artículo que menciona a Marce (Kloosterboer es para los que la aman menos, para nosotros es Marce); tira bocha de datos muy interesantes que por mi parte ni me había puesto a pensar; y que tiene una etiqueta de “comeprima”. Gracias por tanto!
PS: No me bardeen a Vélez che…

Lucas

22/06/2015

Lucas

Interesante nota, como todas las del gato y su notarios.
Además de las teorías publicadas sobre la “casi extinción humana de milenios atrás”, tiene mucho de las ideas de incontingencia histórica de Gould y con algún atisbo corolario de Sagan también.
Vale aclarar que a pesar de toda nuestra evolución contingente y nuestro altísimo desarrollo social, cultural, científico y tecnológico, no estamos exentos a las extinciones en masa. Lo que las grandes extinciones en masa nos han enseñado es que no importa cuán groso seamos y cuán adaptados estemos al ambiente o cuántos genes anti-extinción hayamos adquirido luego de millones de años de evolución. Al que le toca, le toca. No hay tu tía.
Es algo que decía Gould, esto desesperaba al común de los mortales, porque no te deja un atisbo de esperanza. Pero ya sabemos que la esperanza debemos dejarla en la iglesia.
Ocurrió en el Precámbrico, a finales de Cámbrico, en el Ordovícico, Devónico, finales del Pérmico (la mayor de todas), Triásico, al culminar el Cretácico (con la extinción de algunos dinosaurios), en el terciario… Las piegras cósmicas cayeron siempre y seguirán cayendo. Y los volcanes seguirán escupiendo roca fundida y polvo oscurecedor de atmósfera.
Por eso somos un linaje contingente, porque pasamos todos esos grandes quilombos. Pero los demás linajes, que actualmente están vivitos y coleando, también lo supieron sobrellevar. Estamos en igualdad de condiciones.

Germán Sejas

22/06/2015

Germán Sejas

Ahora leo, en serio, pero no podía dejar de venir acá abajo a comentar ¡¡Aguanten las melbas!!

Sigo.

Fer

22/06/2015

Fer

Me imagino algo así como un mix de “Impacto Profundo” y “El día después de mañana”, pero con guionistas que saben algo de ciencias… :P
Y sí, definitivamente hay que salvar a las Kloosterboers.

Ana

22/06/2015

Ana

Imperdible, como siempre. Gracias, Ezequiel.

El Gato y La Caja